ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 686 Es mi deber

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 6811

Actualizado: 2019-04-26 00:27


"No te preocupes. Te llevaré a nuestra habitación, no te muevas y quédate quieta en mis brazos", dijo Samuel con una sonrisa maliciosa, lo que hizo que ella quisiera patearlo.

Luna estaba pensando en que necesitaba volver a su trabajo lo antes posible. La herida estaba sanando bien, y pronto tendría que volver a sus labores.

También pensaba que debía tener cuidado, ya que los paparazzi pululaban por todas partes, esperando una oportunidad para tomarle fotos en situaciones comprometidas como en la que se encontraba en ese momento.

Siendo sostenida entre los brazos de Samuel, cerró los ojos y apoyó la cabeza en el pecho de su marido mientras él abría la puerta y la llevaba al segundo piso.

Una vez que entraron en la habitación, él la bajó.

Pero ella estaba demasiado débil para mantenerse en pie y se tambaleó hacia adelante, apoyando sus manos contra el pecho de Samuel.

"¿Conque te lanzas sobre mí? Eso me gusta", dijo él con un tono de coqueteo, algo que hizo que Luna lo quisiera golpear.

"No. Ya quítate de la cabeza esos pensamientos pecaminosos, ¿acaso no has tenido suficiente? Me voy a dormir".

¿Ir a dormir? Samuel no se había saciado lo suficiente en el auto, y no había manera de que pudiera dejar que su hermosa mujer se fuera a dormir sin disfrutar de ella una vez más.

Así que la empujó con suavidad contra la puerta y la besó apasionadamente.

Odiaba admitirlo, pero él sabía besar muy bien. Su cuerpo se llenó de fuego y finalmente Luna se entregó a él.

Pronto, la habitación se llenó de apasionados gemidos de placer mientras hacían el amor toda la noche.

Al día siguiente.

El sonido del teléfono la sacó de su sueño profundo. Aún mareada, lo descolgó y escuchó la voz de Samuel.

Confundida, miró el reloj y se sorprendió al descubrir que ya era mediodía.

"Hola".

Sólo tuvo que pronunciar una palabra para que Samuel notara una leve ronquera en su voz, y sonrió al recordar la manera en que Luna se había comportado en la cama la noche anterior.

"Corazón, es hora de

quiero que seas feliz".

Una belleza como Luna se merecía ese tipo de cosméticos exclusivos, además, ese gasto no era nada para él.

"Samuel..."

"Luna, eres mi esposa, es mi deber comprarte todo lo que quieras". Él haría lo que fuera por ella.

Luna se sintió conmovida por sus palabras.

"Gracias, Samuel. Pero la próxima vez prefiero comprarlas yo misma. ¿Está bien?".

"Bien, lo que tú digas". Samuel siempre malgastaba su dinero.

Luna, como su esposa, había decidido que era su obligación tratar de gestionar su dinero y asegurarse de que no gastara demasiado en cosas inútiles, ya que tenían dos hijos que mantener, aunque Samuel no sabía que tenía una hija. Él siempre había querido tener una hija. Irene sería la niña de sus ojos una vez que Samuel se enterara de la verdad.

Pero a Luna aún le preocupaba que pudiera descuidar a Gerardo después de que supiera lo de Irene.

A pesar de que Samuel nunca lo mencionaba, ella sabía que amaba mucho a Gerardo, y se suponía que no debía ignorarlo aun con Irene en la familia. Después de todo, era su hijo.

"Tú eres mi esposa y eres quien manda", dijo él en un tono mimado.

El timbre de la puerta sonó nuevamente mientras hablaban por teléfono.

De modo que Luna se dirigió nuevamente a la puerta y resultó ser el mensajero de nuevo, pero esta vez traía muchos paquetes consigo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir