ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 707 Déjame complacerte Samuel

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 6251

Actualizado: 2019-04-30 01:01


"Puesto que Catalina contrató a cinco hombres para mí la última vez, es justo que ella también reciba los mismos". No quería que Catalina fuera torturada hasta la muerte porque era mejor dejarla vivir con miedo y deshonra.

Samuel hizo un gesto a uno de los guardaespaldas quien a su vez hizo otro llamado.

Posteriormente, otro guardaespaldas llegó con chile en polvo.

"Dale de tomar agua con el picante". Ordenó Samuel con voz calmada y volvió a mirar su teléfono.

¿Agua con chile? Al oír esto, Luna se quedó boquiabierta.

Dejó el cuchillo sobre la mesa y preguntó: "¿Por qué? ¿Por qué el agua con picante?"

Samuel la miró, con ojos de amor.

"Catalina es alérgica al picante".

Aunque ya había pasado mucho tiempo, Samuel todavía recordaba ese detalle sobre ella.

Irónicamente ella le contestó, "¿Ahora me crees?"

Cuando le arrancaron la cinta de la boca, gritó de inmediato: "¡Samuel, por favor, déjame ir! Sé que cometí un error y lo siento. Lo siento mucho. ¡Por favor, perdóname!"

Samuel se burló.

'Estúpida mujer. ¿No se da cuenta que Luna es la que está al mando?' Samuel movió la cabeza, ignorando sus súplicas y le dijo a Luna: "Lo siento, cariño. Perdóname". Se acercó a ella, la abrazó y la besó.

Ante esta muestra de cariño, Catalina se quedó muda. Mientras fruncía el ceño a la pareja, sin previo aviso, el agua picante fue vertida en su boca. Su mente quedó completamente en blanco.

Quería respirar pero no podía. A medida que el líquido pasaba por su garganta, su cuerpo entero se adormecía.

En ese momento, la muerte sería la mejor opción. Tenía la esperanza de que alguien pudiera salvarla.

Sentía que estaba por asfixiarse, con la cara llena de lágrimas y mocos. Ni siquiera podía hablar ni pensar.

Luna se zafó de los brazos de Samuel, queriendo ver cómo estaba sufriendo Catalina. El guardaespaldas aún la

a vez para... Déjame complacerte, Samuel".

Nunca había tenido relaciones sexuales y no quería ser mancillada.

"¡Me das asco!" Samuel la aventó de una patada, pero Catalina se levantó y le volvió a rogar.

Su fuerza se estaba desvaneciendo rápidamente, por lo que hizo un último intento y volvió a tomar a Samuel por el pantalón.

Luna se estaba enojando, viendo el comportamiento de Catalina. Apretó los dientes, y frunció el ceño.

Presintiendo su ira, Samuel pateó a Catalina lejos de él.

Catalina quedó tendida en el suelo llena de dolor y con las manos sobre su pecho.

"Es toda suya. Hagan lo que quieran con ella". Les dijo Samuel a los hombres que en seguida rodearon a Catalina.

Él se levantó del sofá y tomó la chaqueta de Luna.

Cuando se acercaba a ella, Luna se encogió de hombros, ignorándolo. Se dio la media vuelta y se fue.

Samuel salió corriendo tras ella y le dijo al guardaespaldas que estaba en la puerta: "Más tarde ponte en contacto con los medios de comunicación".

"¡Sí, señor!"

Samuel logró tomar su mano justo antes de que ella subiera al acensor.

Samuel sabía que estaba molesta.

"Relájate, cariño". Dijo Samuel gentilmente para contentarla mientras la ayudaba a ponerse la chaqueta.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir