ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 719 Un rostro familiar

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7741

Actualizado: 2019-05-03 00:17


"Feliz año nuevo, bebé Irene. ¿Podrías llamarme abuela otra vez?" La pequeña Irene era una réplica de Samuel, y el recuerdo de su hijo hizo que los ojos de Violeta se humedecieran.

Poniendo los brazos alrededor del cuello de Milanda, Irene dijo dulcemente, "¡Abuela!"

En ese momento, Violeta estaba casi ahogada en lágrimas.

Al ver esto, Samuel de repente se sintió muy afortunado de tener a Irene en la familia.

Por supuesto, a quien debía agradecer todo esto era Luna.

Después de que Violeta entrara en la sala de estar con Irene en sus brazos, Vicente se apresuró a relevarla. Se derretía cuando escuchaba a Irene llamarlo abuelo.

"Abuela, abuelo, ¿y yo?", dijo Gerardo, frunciendo el ceño, tirando del vestido de faena de Violeta.

A pesar de la felicidad que la pequeña había traído a la familia y la legitimidad con que había ingresado a ella, su hermano no podía evitar sentirse excluido.

"¡No hay nadie a quien le disguste nuestro bebé Gerardo!" La augusta voz de Milanda flotó a través de la casa hasta los oídos de todos.

Samuel se apresuró a entrar para ayudar a su abuela a bajar las escaleras.

"¡Abuela, un niño inteligente como él merece el afecto de todos!"

Al verla, Gerardo corrió hacia ella, "¡Bisabuela, Gerardo te extrañó tanto!"

Siguiéndolo de cerca, una pequeña figura también se acercó a Milanda, "¡bisabuela, yo también te extrañé!"

'Qué extraño', pensó Samuel, Irene acababa de decir que extrañaba a una mujer a la que, según tenía entendido, ella nunca había visto antes. Se quebró la cabeza durante medio minuto, tratando de recordar cuándo la había conocido y por qué él no lo sabía.

La bisabuela puso sus brazos alrededor de los niños. Se sentía fuerte en presencia de los chiquillos, como si todo lo que necesitara en la vida fuera una familia a la cual mantener saludable y honorable.

"Gerardo, Irene, yo también os extrañé. ¿Qué tal van vuestras vacaciones? ¿Por qué no os quedáis conmigo un par de días? ¿Bueno? Y haremos pastelillos y brownies".

"Está bien".

"Está bien". Dijeron ambos al unísono.

Inmerso en una nube de pensamientos sin orden ni concierto, Samuel miró fijamente el rostro de Irene como si, por enésima ocasión, nunca lo hubiera visto antes, o como si deseara inspeccionarlo en busca de defectos.

'Las caras de Iren

Ella sabía que con gusto se rendiría a sus encantos si cometía el error de dejarlo entrar.

"Bueno", dijo en voz baja, "a veces sí que lo eres".

Salió de la habitación y se dirigió al estudio. Los socios de su firma estaban esperando actualizaciones cada hora de su parte para que pudiera mantenerlos al tanto, por lo que escribió algunos correos electrónicos muy breves.

En el aeropuerto, caminando aprisa con una maleta, había una mujer con un gran sombrero, gafas de sol y un velo, todo de color negro azabache.

Sosteniendo su sombrero por el borde, se dirigió al mostrador donde se adquirían los boletos.

Pronto, en la puerta de embarque, comenzó el proceso de revisión de los boletos de avión. Cuando el inspector revisó el suyo, la miró de arriba abajo, luego vio su nombre en el boleto.

Hizo una seña a dos hombres uniformados que se encontraban no muy lejos de él. Estos se adelantaron alertamente y escoltaron a la mujer a una habitación privada cerca de allí.

"¡Déjenme ir!", gritó ella. "Quítenme las manos de encima". Catalina siguió luchando. Estaba traumatizada desde que Samuel casi la había empujado a la situación de desesperanza. Había estado a punto de vomitar cuando los hombres se le acercaron.

Así que, en cuanto pudo liberarse, corrió hacia el contenedor de plástico situado en la esquina para vomitar.

Los hombres se miraron, inseguros acerca de cómo proceder. Salieron y cerraron la pesada puerta detrás de ellos.

Sin importar cuán fuerte Catalina pataleó y gritó, nadie le prestó atención.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir