ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 720 Cariño, ¡castígame por favor!

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7225

Actualizado: 2019-05-03 00:18


Ya era bien pasada la medianoche cuando dos guardias subieron bruscamente a Catalina a un auto y la llevaron a su apartamento.

"¿Quiénes son ustedes? ¡Déjenme salir! De lo contrario, los demandaré!"

Al escuchar esto, los dos guardias hicieron una pausa antes de cerrar la portezuela e intercambiaron gestos de burla, y uno de ellos dijo: "Trabajamos para el Sr. Shao. Así que puedes hacer lo que dices y demandarnos, él se encargará de resolverlo. ¡Jajaja!"

La puerta del apartamento se cerró inexorablemente, y la abandonaron allí. Echó una mirada alrededor del lugar mientras apretaba su puño enojada.

'¡Samuel y Luna, ese par de entrometidos!', pensó indignada.

Así que esta era su venganza. Su reputación como abogada había sido destruida, y se había quedado completamente aislada de sus amigos y familiares. Lo que más ansiaba era alejarse de esa vida, pero Samuel insistía en no dejarla ir.

'Bueno, ahora que me tienen en sus manos, bien podría quitarme la vida, pero si me voy a ir, me los voy a llevar conmigo', pensó presa de una ira inagotable.

Entonces sacó su teléfono e hizo una llamada. "Necesito un último favor... No tengo mucho dinero, pero les concederé lo último que me queda. Sé que ustedes están siendo vigilados, y que debe ser por orden de Samuel. ¡Puedo ayudarlos a matarlo! ¡No hay necesidad de hacerlo ustedes solos!"

Sentada en el sofá, los ojos de Catalina estaban hinchados de ira. Enterró las uñas en el costado del sofá al pronunciar estas últimas palabras.

En la casa vieja de la familia Shao.

Ya era la una en punto, y Samuel estaba respondiendo su último correo electrónico.

Entonces se levantó, apagó la luz y salió del estudio. En el pasillo se topó con Luna, quien justamente lo estaba buscando.

"Cariño, ¿por qué no te has dormido?" Samuel la abrazó y la levantó en sus brazos mientras se acercaba a la habitación.

"¡Samuel, ya basta! Tus padres están aquí". Ella no quería que nadie viera lo que estaban haciendo.

Pero Samuel no cedió. Inclinándose, comenzó a besarla.

Para sorpresa de Luna, la puerta se abrió con un chirrido, seguido de una exclamación.

"¡Oh! ¡Lo siento! Sólo pa

ntró.

'¿Querrá usar el retrete? Pero este baño no tiene retrete', pensó Luna.

Samuel no respondió de inmediato, sino que tomó un cepillo de dientes y lo limpió brevemente antes de ponerle un poco de pasta de dientes, luego dijo: "No me gusta que conduzcas con este clima frío, es peligroso. Yo te llevaré".

Sin automóviles en la carretera a esa hora, no habría nadie para ayudarla si se deslizaba sobre el hielo y se estrellaba.

Ella hizo una pausa. Él realmente se preocupaba por ella. "No te preocupes. Puedo cuidarme sola, vuelve a la cama".

"Eso es lo que me preocupa". Samuel echó un poco de agua en sus ojos para despertarse.

"¿Qué tal un taxi?"

"No, yo te llevaré. Sólo lávate la cara". Él insistió en llevarla.

Así que salieron de la casa a las 4:30.

Antes de abordar el auto, Samuel llamó a Vicente, quien respondió adormilado. Le pidió que cuidara bien a los dos niños. Después, metió a su mujer al auto y salió a la carretera.

Muchas personas del equipo ya estaban allí trabajando y haciendo preparativos, bostezando por tener sueños.

En ese momento Samuel y Luna llegaron, él estacionó el auto fuera, cerca de donde trabajaba el personal. Su llegada atrajo la atención de muchas personas. Ya estaban completamente despiertos.

"¿No es esa Luna? Y él debe ser el Sr. Shao, ¿cierto?", se escuchó decir a algunos.

"Por supuesto. ¿No le pidió a ella que se casara con él? ¿Quién más podría ser?"

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir