ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 758 ¿Tu podrías sostenerte tranquilo

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8884

Actualizado: 2019-03-28 06:31


"¿Y si hago algo más, de modo que puedas sumar algunos crímenes a tu lista?" Cuando él apoyó sus grandes palmas en su cintura, Irene se estremeció ligeramente e inmediatamente negó con la cabeza.

Daniel se detuvo y miró con ojos fríos a la chica quien ahora de verdad parecía tener miedo, y dijo: "Mañana quiero que te presentes a trabajar en la oficina en el 88.º piso. ¡No hagas que te lo repita!"

Irene replicó perpleja: "¿Por qué quieres obligarme a trabajar en esa oficina? Lo estaba haciendo muy bien en el Departamento de Secretarias."

"No digas tonterías." Daniel bajó la cabeza y, de manera abrupta, volvió a besar sus dulces labios rojos.

Irene era una mujer sumamente atractiva; era eso, o había algún tipo de droga en sus labios que lo hacía querer besarla una y otra vez.

"Ire, te he traído algo de comida para la cena. Ven, rápido..."

Alguien abrió la puerta desde afuera y en ese momento Irene sintió que su cerebro explotaba repentinamente.

Daniel también se sorprendió. Ninguno de ellos esperaba que Gerardo llegara en ese preciso momento, y Daniel olvidó levantarse de la cama cuando lo vio entrar.

Gerardo estuvo a punto de dejar caer la comida para la cena, y luego de verlos en la cama no tuvo certeza de lo que ocurría, y dijo: "Lo siento mucho, debería tocar la puerta."

Esta se cerró de nuevo y Gerardo se dio unas palmaditas en la cabeza. Siempre tocaba la puerta antes de entrar a la habitación de su hermana, pero ¿por qué se olvidó de hacerlo esta vez?

Y ese hombre, si en verdad vio lo que vio, era Daniel.

¡Qué rápido estaba progresando su relación! Gerardo estaba perdido en sus pensamientos cuando la puerta de la habitación de Irene se abrió de nuevo.

La cara de Daniel había vuelto a la normalidad, y le dijo: "Gerardo, tengo que irme ahora."

'¿Qué? ¿Se iría así sin darle ninguna explicación sobre lo que acababa de suceder?' Detuvo a Daniel cuando estaba a punto de bajar: "¡Daniel, acabo de enterarme por mi madre de que tú e Ire se van a comprometer!" Esa era el porqué de que Gerado no se enojara al verlo comportarse así, Pero Daniel dudó por un instante y espetó: "No hay nada seguro todavía."

... La cara de Gerardo se ensombreció de repente y acercándosele a Daniel dijo: "¿Qué significa eso? Te vi acostado en la cama con mi hermana, ¿y ahora me dices que no hay certeza del compromiso entre ustedes? ¿Qué demonios crees que estás haciendo?"

"No he hecho nada, ¡fue Ire la que se prestó!" 'Si no fuera por su grito, no habría entrado', pensó Daniel.

... ...

Irene se había escondido para escuchar la conversación, pero al escuchar lo que Daniel acababa de decir, salió c

Irene se mordió ligeramente el labio inferior, y pensó para sí misma: '¡Daniel, mañoso bastardo! ¿Por qué no me dijiste que tenías que asistir a una cita? Bien, ¡volveré a casa en taxi, humph!'

El Bentley se detuvo a la entrada de una empresa e Irene vio claramente el nombre de la misma, "Changsheng Co.Ltd." ...

Una mujer con un vestido blanco cremoso estaba de pie junto a la carretera y se acercó al Bentley en el momento en que lo vio, entonces abrió una de las puertas del asiento trasero y entró.

'Oh, así que ella es la Srita. Song.'

A diferencia de la última vez que la vió, hoy Adele traía atado su largo cabello en la parte alta de su cabeza, y llevaba un vestido blanco cremoso, zapatos blancos de tacón y un bolso negro.

Se había puesto un poco de maquillaje tenue y sus labios estaban pintados de rosa, y esta vez daba la impresión de que en realidad era una mujer resoluta y experimentada.

Adele, por supuesto, también reparó en Irene, quien estaba sentada en el asiento delantero, cuando abordó el auto. Entonces preguntó: "Daniel, ¿no vamos a reunirnos con el Sr. Fu?"

"Sí."

"Entonces ¿por qué viene ella...?"

"¡Hola belleza! Resulta que soy la novia de Daniel." Irene se había dado vuelta y dijo esto en su cara, y luego, con una gran sonrisa en el rostro, le sostuvo la mirada mientras Adele intentaba de alguna manera controlar sus expresiones faciales.

'¿Ella es la novia de Daniel?' Adele se sintió desconsolada de inmediato al escuchar eso: "¿Es eso cierto?"

"No", lo negó Daniel, claramente negándose a regalarle siquiera una mirada a Irene, y para colmo, cuando Adele finalmente se calmó, Daniel dijo: "Adele, sé mi novia."

...

De repente todos se quedaron mudos en el coche después de escuchar esta frase.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir