ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 786 Esta vez ella debía romper todos sus lazos con Daniel

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8286

Actualizado: 2019-04-03 00:18


"Waah.. . " Irene, desconcertada, miró a Daniel y se preguntó cuándo había roto sus ventanas.

Al no saber de qué hablaba con Samuel por teléfono, Irene escuchó a Daniel decir: "Todavía no, iré a un viaje de negocios con ella mañana. No te preocupes, la cuidaré bien."

¿Qué? Estaba en shock. ¿Qué habría dicho su padre que hizo que Daniel le respondiera que él la cuidaría bien?

La cara de Daniel cambió mientras la conversación continuaba. Él dijo: "Sí, lo sé. Realmente no es el adecuado para ella."

¿Quién? ¿De quién estaban hablando?

Después dedujo de quién hablaban a partir de las respuestas de Daniel: "Es cierto, está muy ocupado. Ahora no solo tiene que participar en misiones más peligrosas, sino que también debe permanecer en la unidad militar durante 20 horas al día, por lo que no es el adecuado para asegurar la felicidad de Irene."

...

En ese momento Irene dejó de forcejear y se le quedó mirando al hombre que le cubría la boca con la mano. '¡Martín no es el correcto! ¿Entonces tú si lo eres?', pensó.

"No te preocupes por ella. Sé exactamente qué hacer. No la lastimaré."

'¡Papá! ¡Papá! ¡Eres el abogado más astuto que pueda haber! Por favor, ¡no confíes en este hombre malvado! ¡Está a punto de lastimar a tu hija! ¡Por favor, por favor ayúdame!', le rogó en su mente.

Una vez más, Irene comenzó a forcejear. Daniel escuchaba las conferencias de los ancianos en el teléfono, y al mismo tiempo besaba a la chica para que dejara de hablar.

...

'¡Habrase visto a un hombre malvado así de desvergonzado!

Engaña a mi padre con todo el descaro del mundo y, al mismo tiempo, se comporta de manera soez conmigo.´

Pero entonces quedó aturdida por uno de sus besos, y luego Daniel la soltó y rápidamente respondió a Samuel: "Sí, entendido. Que tengas una buena noche. Buenas noches."

Ahora, Irene había perdido la oportunidad perfecta para hablar con su padre porque se había dejado engatusar por un beso seductor.

Los labios de Irene eran como una especie de droga para Daniel; Cada vez que los tocaba, no podía evitar besarlos una y otra vez, incapaz de dejarla ir.

Ahora estaba volviendo a pasar, y le dió un beso francés mientras la llevaba al dormitorio.

Pateó la puerta para abrirla, y el abrigo de Irene cayó al suelo.

Ella sintió que la abrazaba con fuerza y no pudo evitar levantar la cabeza hacia él en el momento en que se disponía a besarla de nuevo.

Sin encender las luces, Daniel la puso debajo de él en

así.

Ella se levantó de la cama y corrió hacia la puerta sin decir una palabra, pero él la tomó por sorpresa y la detuvo sin ninguna dificultad.

"Daniel, vete, estoy rompiendo todo tipo de relación contigo, ¡sólo déjame ir!"

¿Cómo pudo hacer que ella...? Waah... Waah...

Y ahora su ropa estaba toda mojada por su culpa. '¿Qué debo hacer?', pensó.

Con el ánimo decaído, caminó hacia el armario de él y se las arregló para sacar una camisa y ponérsela.

También quería cambiarse los pantalones, pero eran demasiado grandes para ella, por lo que tuvo que quitarse los suyos y permanecer así.

Revolvió todo el armario, pero no pudo encontrar nada que le quedara, Entonces se le ocurrió que podía envolverse con su bata de baño, usándola como una falda.

Después de vagar sin ton ni son por la habitación durante unos cinco minutos, finalmente se puso su bata de baño, envolviéndola en su cuerpo, desde la cintura hasta las espinillas.

Bueno, ¡no está tan mal! Dejando atrás sus problemas al menos de momento, salió del guardarropa con las manos escondidas en las largas mangas de la camisa.

Al salir, lo encontró revisando su teléfono.

Sin que él se lo esperara, ella saltó y orgullosamente hizo una pirueta delante de él, "¡Mira, estoy vestida al último grito de la moda!"

Los ojos del hombre brillaron pero, un instante después, la bata de baño de repente se deslizó de su cintura...

Daniel no pudo evitar reírse a carcajadas.

Irene gritó y en un instante estaba de vuelta en el baño, dejando detrás la bata negra en el suelo, porque la camisa blanca no era lo suficientemente larga como para cubrir todo su cuerpo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir