ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 787 Fue Daniel quien me rogó que viniera aquí.

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9082

Actualizado: 2019-04-03 01:46


Irene, cada vez más angustiada por la situación, se miró en el espejo y tomó un cepillo de dientes.

¡Se estaba cepillando los dientes otra vez!

Cuando Daniel la vio, salió de la cama y la obligó a hacer gárgaras. Después de eso, cerró la puerta del baño y luego la llevó a la cama, "¿Sabes lo que va a pasar si me haces enojar?" preguntó.

En ese momento, Irene se asustó y se sintió tan indefensa que comenzó a sollozar y dijo: "Solo déjame en paz. Quiero ir a casa."

¡Esta vez Daniel había ido demasiado lejos! Ella decidió no quedarse más con él.

Pero, ¿cómo podría tener la oportunidad de irse a casa? Daniel solo se burló de sus palabras, y luego levantó su barbilla con la mano y la miró ferzomente. "Me ataste, dibujaste una tortuga e incluso escribiste la palabra 'bastardo' en mi cara. ¿Crees que te voy a dejar ir tan fácilmente, Irene Shao? ¡No seas tan infantil!"

Irene iba a disculparse, pero cuando escuchó estas palabras y recordó lo que él le había hecho a ella, y dijo: "Ahora estamos a mano. ¡Déjame ir!"

"¿Estamos a mano?" preguntó Daniel irónicamente. Se echó a reír, lo que sorprendió a Irene aún más.

De pronto, pensó que Daniel se veía muy guapo cuando se reía.

Sin embargo, se sintió desesperada de nuevo cuando escuchó sus siguientes palabras: "Eres una mujer muy inmadura. ¡No seré tan bueno contigo esta vez! ¡Hasta que tu período termine, debo vengarme de otras maneras!"

Cuando escuchó estas palabras, Irene le gritó de inmediato para protegerse: "¡Eres un demonio! ¡Ni siquiera te conozco! Oh, solo quiero irme a casa y estar con mi madre y mi padre..." Y entonces comenzó a sollozar.

Mientras la veía llorar tan amargamente, Daniel cedió un poco en su juego.

La acosó sobre su cama, la abrazó y luego colocó la colcha sobre ambos. "Te dejaré ir a casa mañana, pero solo si eres una chica obediente y te vas a dormir."

Sin embargo, ella simplemente apartó la colcha y dijo: "No quiero dormir. Solo quiero ir a mi casa. ¡Ahora!"

Ella no quería dormir con él en la misma cama. Este hombre malvado no hacía otra cosa más que acosarla.

"¡Irene Shao, no seas malagradecida! ¡Te arrepentirás!" Daniel le advirtió, se dio la vuelta y la apretó contra él.

Enseguida Irene dejó de llorar y lo miró: "Me voy a dormir ahora."

'¡Ya era hora!' pensó Daniel. Sostuvo a Irene en sus brazos y de nuevo puso de la colcha sobre ellos.

Pero antes de esto, Irene se había levantado de la cama para recuperar su teléfono, y cuando abrió su bolso vio, por casualidad, sus toallas sanitarias.

En ese momento, una idea pasó por su mente, lo que provocó que soltara una risa nerviosa.

Luego dejó a un lado su teléfono y se metió en la colcha para dormir con Da

hora estaba sentada de espaldas al baño mientras hablaba por teléfono.

Entonces, cuando Daniel salió del baño, estaba orgullosa de sí misma y de sus palabras, sin saberlo en absoluto.

"Irene Shao, ¿crees que me humillaré tan fácilmente?" dijo Adele, indignada. Ella podría obtener el puesto en su compañía, y eso no solo porque era la hija del ex-director ejecutivo. De hecho, había logrado mantener su posición en el Grupo Changsheng durante un largo tiempo por otros medios.

"¡Por supuesto no! ¡Nunca te he intimidado o humillado de ninguna manera! Ya que puedes ser la novia de Daniel, ¿cómo puedo atreverme a menospreciarte?"

Cuando escuchó las palabras de Irene, Adele estaba muy orgullosa de sí misma.

Sin embargo, Irene continuó hablándole con un tono agudo: "No tienes que ser tan agresiva por teléfono. Tu novio todavía está en mi cama ahora. Será mejor que rompas con él. De lo contrario, te golpearé cuando tenga la oportunidad de conocerte."

Cuando ella escuchó eso, Adele tiró la pluma y trató de calmarse diciendo: "Eres tan solo otra de sus amantes. Yo soy su verdadera novia. ¿Cómo te atreves a hablarme así? Irene Shao, ¿acaso tus padres no te han enseñado a tener un sentido de dignidad y vergüenza?

'¿Amante? ¿Sentido de dignidad y vergüenza?' pensó Irene, ahora confundida.

"Adele Song, estás pensando demasiado. Te lo dije, fue Daniel quien me rogó que viniera aquí. Él sólo me quiere demasiado. De todos modos, soy encantadora y agradable, así que no es de extrañar que todos me quieran." Irene conversó tranquilamente con ella mientras negaba con la cabeza, sin sentir vergüenza alguna.

Cuando Daniel se acercó gradualmente a la cama con enojo, el aire en toda la habitación se volvió extremadamente pesado, y en un momento incluso pareció comenzar a congelarse.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir