ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 808 El primero en caer si hubiera una campaña contra la pornografía

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7421

Actualizado: 2019-04-07 06:28


"Sally...", dijo Irene sollozando: "Lo odio."

¡Era déspota!

¡Vicioso!

¡Y ahora la poseía y encendía todo en ella!

"Ire, por favor ya no llores. Llamaré a mi madre de inmediato. ¡Que mis padres lidien con Daniel!" ¡Ella ya había planeado contarles a sus padres desde la noche anterior, pero se había olvidado de ello!

Irene le impidió hacer la llamada arrebatándole su teléfono celular y dijo: "Sally, déjalo así. No enredemos más las cosas involucrando a más personas."

Por la mañana había decidido tomarse las cosas con calma, simplemente no pensaría en ello.

'Que Daniel disfrute su premio; ya antes me gustaba él, ¿cierto? Está bien, ¡realmente no importa! ¡Nací optimista! Pero, ¿por qué no se me quitan estas ganas de llorar? Oh...', pensó.

"Sally, todo está bien. No trates de consolarme, realmente estoy bien. Y no les digas. Yo... ¡Me siento muy avergonzada!" Irene trató de enmascarar su timidez, Pero la verdad es que no sería capaz de dejar que sus padres se enteraran de lo que había sucedido.

No mentía al decir que era una chica optimista, y poco después comenzó a hablar más con Sally.

Dándose cuenta de la timidez que reflejaban sus reacciones, Sally le preguntó cuidadosamente: "Mi hermano... ¿Él te hizo... eso?"

Aunque lo sabía casi todo acerca del asunto, quería que la misma Ire lo confirmara.

Irene se quedó estupefacta y luego, sonriendo, dijo: "Sí, pero está bien. Para expresarlo mejor en palabras, sólo imagina que un animal me revolcó la otra noche."

...

Sally era una chica elocuente, pero cuando escuchó la respuesta de Ire, ni siquiera pudo pronunciar una sola palabra.

Después de dejarla sola, Sally volvió a casa, reprendió a Daniel y le contó lo que Ire le había dicho citando sus palabras textuales.

Daniel, quien estaba realmente arrepentido y desconsolado por lo que había hecho, se hundió en profundas cavilaciones.

Irene regresó a trabajar tres días después, tras descansar en casa. Una vez que regresó a su tienda, comenzó a trabajar de nuevo en las tazas de mousse de mango del Grupo SL.

Pero, no obstante, cuando vio las canastas llenas de mango frente a ella, dijo: "Prefiero hacer otra cosa. Chicos, ustedes encárguense de las ta

ía como un tonto si lograba golpearlo una tercera vez, De modo que sujetó su brazo derecho y la haló cerca de su pecho.

Irene trató de zafarse, "¡Maldita sea, Daniel, déjame ir!", suplicó.

"¡Irene, lo siento!", tiró el cigarrillo que tenía en la mano izquierda y se disculpó.

Su disculpa la conmovió. "Si con el simple hecho de disculparse bastara, no se necesitarían policías en el mundo", argumentó ella.

"Aún se necesitarían para acabar con la pornografía." Lo que él dijo estaba totalmente fuera de lugar.

Irene casi se volvió loca y dijo: "Pues tu serías el primero en caer si hubiera una campaña contra la pornografía."

"Ire..." Su mano izquierda tocó y acarició su suave rostro y luego la rodeo con fuerza con sus brazos.

Su cuerpo apestaba a humo de cigarrillo. "¡Ya es suficiente, Daniel! ¡Déjame ir! De ahora en adelante seremos extraños el uno para el otro. Ocúpate de tus propias cosas y yo me ocuparé de las mías."

"Irene, también fue mi primera vez. ¡Eres responsable de eso!"

'¿Está bromeando? ¿Ahora quiere ser mi dueño? ¿No le importa ser tan malvado?'

...

Irene no sabía cómo responderle, de modo que dijo: "Daniel, si te has acostado con muchas mujeres o no es irrelevante, de todos modos no me importa."

Pero era la primera vez de ella, y eso sí que le importaba...

"¡No quiero a esas chicas, solo te quiero a ti, solo a ti!" Apagó la colilla del cigarrillo, bajó la cabeza y la miró con ojos que brillaban de la emoción.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir