ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 825 Alguien se ha metido con mi hija

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8773

Actualizado: 2019-04-11 00:23


Mientras escuchaba a Gerardo, quien estaba al otro lado de la línea, Samuel mantuvo una estrecha mirada sobre Irene.

'¡Oh no! ¿Le habrá dicho Gerardo a mi padre que iré al Distrito Shenqing?', se preguntó ella.

Se dio una palmadita en la frente y se arrepintió de haber sido tan impulsiva y publicar algo así en los Momentos de WeChat.

Cuando estaba a punto de sacar a escondidas su teléfono y borrar la publicación, escuchó a Samuel decir por teléfono, "Ya lo veo."

Después de colgar, inmediatamente revisó los Momentos de WeChat de Ire.

Ella estaba tan nerviosa que su mano temblaba y no podía actuar con rapidez, así que antes de que tuviera oportunidad de eliminar el mensaje de sus Momentos, Samuel ya lo había leído.

"Ire, ¿has terminado de desayunar? ¡Me gustaría hablar contigo después!", dijo Samuel. Se sentó frente a Irene y parecia querer tener una conversación de corazón a corazón con ella.

"¡Padre! ¡No tienes que decir nada, porque ya lo he decidido!" Ella se le enfrentó sin temer que él ya conociera su plan. Después de todo, ¡no podía detenerla!

"Sé lo que vas a hacer y puedo ayudarte a manejarlo, ¡así que no tienes que hacerlo en persona!", dijo Samuel. Sabía que si tenía que hablar y llegar a un acuerdo con Ire, primero tenía que endulzarle el oido.

Irene se sorprendió al escucharlo decir eso. Mirándolo de frente, dijo: "Padre, ¿no estás enojado?"

Cuando escuchó a su hija, Samuel sonrió, pero inmediatamente hizo una mueca. "Por supuesto que lo estoy. Alguien se ha metido con mi hija, y eso no se va a quedar así. ¡Quienquiera que haya sido, debo darle una lección!", dijo él.

"No, no me has entendido. Él no se metió conmigo, ¡lo hizo con una buena amiga mía!" Irene inmediatamente explicó lo que había pasado.

Al escuchar esto, Samuel pareció calmarse un poco y preguntó: "¿Por qué acosó a esta buena amiga?"

Irene le contó lo ocurrido con más detalle, y también agregó: "Padre, no puedes detenerme, ¡porque ya decidí ir al Distrito Shenqing de inmediato!"

Samuel sacudió la cabeza y dijo: "Mi niña tonta, el Distrito Shenqing es un territorio bajo el control del magistrado del condado, así que si vas allí para enseñarle una lección a su hijo, ¡tendrás muchos problemas!"

'¡Está bien! ¡Las palabras de mi padre parecen tener sentido!', pensó.

"¡No tienes que ir allí en persona, contrataré a alguien más para que te ayude a darle una lección! ¡Prometo que le darán una gran paliza!", añadió Samuel.

Él creía que era mejor que Irene no se ocupara de tales cosas en persona para así evitarse cualquier problema, Pero ella no quería que la siguiera ni

o en sus ojos.

Él asintió una y otra vez, mostrando ser muy obediente. "Está bien, está bien, lo entiendo. Me encargaré de Estela una vez que regrese", dijo.

Esta vez, ¡parecía haber comprendido! Irene, una vez más, le dijo: "De ahora en adelante, serás responsable de la seguridad de Estela y de toda su familia. Si algo malo le pasa a alguno de ellos, te ataré y te traeré de vuelta aquí. ¡Y entonces no me conformaré con darte una paliza!"

"Está bien, recordaré tus palabras", dijo Pablo. Él en verdad le tenía miedo. Mientras dormía en su casa por la mañana, un grupo de hombres vestidos con trajes negros de repente irrumpieron dentro de ella, lo ataron y lo trajeron aquí.

Probablemente ya se había dado cuenta de que Irene provenía de una familia influyente, por lo que simplemente aceptó los hechos y obedeció sus palabras.

"¡Envíenlo de vuelta ahora mismo!", dijo Irene. Luego se sacudió el polvo de sus manos y se fue.

Poco después de que se fuera, Pablo le preguntó cuidadosamente a un guardaespaldas sobre la identidad de ella. Este respondió: "¡Ella es alguien que puede hacer lo que quiera en el País C!"

Después de escuchar estas palabras, ¡no se atrevió a hacer más preguntas! Luego lo llevaron de vuelta al Distrito Shenqing con la cabeza aún cubierta con el saco.

El magistrado del condado, que acababa de recibir una llamada telefónica de la secretaria municipal del partido, ahora caminaba de un lado a otro dentro de su casa, claramente molesto.

Sabía que su hijo había sido llevado a la fuerza por algunos hombres misteriosos, pero no sabía quiénes eran realmente.

A medianoche, Pablo fue arrojado frente a la casa del magistrado del condado. Cuando este lo vio, fue directamente a darle una patada.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir