ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 838 Nada nos separará jamás

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8429

Actualizado: 2019-04-13 23:19


Luna se sintió cálida y sonrió por sus palabras, pero rechazó las buenas intenciones de su hija. "No, no hay necesidad, hija mía. Sólo cuídate bien; Puedo viajar por todo el mundo con tu padre, ¡de todas formas me ha dado suficiente dinero! ¡No te preocupes por nosotros!"

'Además, Joaquín sigue siendo un bebé, ¡y todavía estamos bien!' pensó Luna.

Luego Luna dijo: "Mamá, ¿es correcto parra ti que demuestres tu amor con papá delante de mí?"

Ella admiraba la historia de amor de Luna y Samuel, la de su padre y madre jurados; Daisy, Lola y Laura, cada una de ellas tenía un hombre amado que las trataba muy bien. Su tía también; ¡Su tío la trataba muy bien!

'¡Oh! Realmente espero que Daniel les preste mucha atención y me trate así también, ja ja...' pensó Irene.

Luna se rió y dijo por teléfono: "Es bueno que nos veas como el mejor ejemplo a seguir. ¡Oh, esto es muy dulce!"

"¡Mamá, eres complicada! Bien, olvídalo, no puedo hablar de eso ahora. ¡Te recompensaré con una gran comida más tarde!" dijo Irene.

"¡De acuerdo! ¡Mi belleza!" respondió Luna.

Las dos se siguieron burlando una de la otra por teléfono, y Luna pudo sentir que el estado de ánimo de su hija mejoraba cada vez más.

Después de que terminó de hablar con ella por teléfono, Luna regresó a la vieja casa y, mientras sostenía a Joaquín en sus brazos, le contó a Samuel todo lo que Irene le había dicho.

Como era de esperar, Samuel frunció el ceño al instante y dijo: "Todavía es una niña. ¿Cómo puedes prometerle eso y permitirle actuar de forma errática?"

Luna puso los ojos en blanco ante su marido; sabía que él no estaría de acuerdo con eso. "¡Samuel, tu hija ya no es una niña! Cumplirá 23 años la próxima primavera, y además, también tiene a Daniel ahora... ¡Es hora de darle algo de espacio y privacidad!" ella continuó.

"Si vive sola y le pasa algo peligroso, ¿entonces qué? ¡Estará lejos de casa y no podrá pedir ayuda!" dijo Samuel con un tono más severo. Definitivamente no estaba de acuerdo con la idea de dejar que Irene saliera de la casa y viviera sola.

Luna dejó escapar un suspiro y dijo: "Ella estudió en el extranjero, en Estados Unidos, durante tantos años, y le fue bien. Y de hecho, no siempre estamos en casa, así que dejar a Irene sola en la mansión es lo mismo."

Luego continuó, "¡Sabes que estoy en lo cierto! ¡Siempre estamos viajando, y ella vive sola en la mansión! ¡No hay ninguna diferencia si se muda!"

Su esposo era un poco terco, Luna lo miró sin poder hacer nada y ya no sabía c

una tonta. Bajó la cabeza y miró su bata de baño; se preguntaba quién demonios saldría con un clima como este, vestido con una bata de baño y zapatillas, aparte de ella...

Un Lamborghini se detuvo lentamente en las puertas, y Rafael salió y abrió la puerta del asiento trasero. Un hombre alto con una cara fría salió del coche.

"A las ocho de la mañana. ¡Y trae el desayuno aquí a tiempo!" ordenó el hombre.

Rafael asintió y respondió: "¡Sí, señor. Si!" Luego volvió al coche.

De repente, una figura corrió hacia Daniel, saltando de alegría.

Cuando Daniel vio quién era la figura, sonrió y abrazó a la chica en sus brazos.

Cuando vio que solo llevaba puesta una bata de baño, inmediatamente se quitó el abrigo y se lo puso.

Una vez más, la abrazó y se apoyó fuertemente contra ella en el Lamborghini. Rafael acababa de arrancar el motor, pero lo apagó apresuradamente otra vez.

Cerró los ojos con fuerza y no se atrevió a mirar a la pareja que se besaba cariñosamente fuera del coche.

Irene había venido a esperar a Daniel porque se había aburrido en el apartamento y quería reunirse con él más rápido.

Pero ella no esperaba que el hombre la ayudara con su abrigo, y... la besara allí mismo, sin pronunciar una sola palabra entre ellos.

Los copos de nieve caían del cielo, y en la tenue luz de las farolas de la calle, una pareja se besaba sensualmente apoyada contra un automóvil de lujo, era realmente una escena muy romántica.

Daniel no dejó de besarla hasta que la mujer finalmente se había debilitado tanto que se cayó y se apoyó en sus brazos. Luego la levantó y la llevó en sus brazos mientras se dirigía hacia el edificio de apartamentos.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir