ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 848 El Jefe Si y Miss Shao se guardan rencor

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8802

Actualizado: 2019-04-16 00:07


Para sorpresa de todos, una celebridad que estaba no muy lejos de ellos, ofertó y dijo: ''¡Sesenta millones!''

Muchas de las personas que estaban allí la reconocieron, porque era, en realidad, la esposa de un famoso magnate del petróleo.

''Gerardo, ¿podríamos realmente superar esta oferta?" Irene no tenía idea de cuánto dinero tenía realmente su familia. Le susurró en el oído a su hermano y esperaba conseguir su apoyo.

Gerardo la miró de una forma cariñosa y le dijo: ''¡Ofrece lo que quieras!'' Luego, observó muy pensativo las preciosas alhajas que estaban en exhibición.

''¡Ochenta millones!'' En el momento en que Irene hizo su primera oferta, se convirtió en el centro de atención de todos los presentes en la sala.

Estela la miró y no podía creerlo. 'Ochenta millones... '

"La hija de Shao finalmente hizo una oferta. ¡Qué suma tan desmesurada!''

"Sí, ¡es mucho más atrevida que la señorita Song!"

...

Cuando ofreció esta suma de dinero tan alta, Adele, definitivamente, perdió todo el entusiasmo.

Sin embargo, las cosas dieron un giro inesperado cuando Daniel alzó la voz con firmeza y dijo: ''Cien millones."

Irene se puso furiosa cuando escuchó esto. ¡Se sentía como si tuviera un nudo en la garganta!

¡Se atrevió a respaldar a su novia y a menospreciarla!

''¡Ciento cincuenta millones!" ¡Irene lanzó toda su prudencia por el aire! Confiaba mucho en que Gerardo y su padre, la respaldarían con el dinero.

De repente, todo el lugar estaba en silencio. ¡La competencia entre estas dos personas tan adineradas era feroz!

Sin embargo, Irene parecía que estaba demasiado confiada enfrentándolo a Daniel, quien hizo la mayor parte de su fortuna por sus propios medios.

''¡Doscientos millones!'' La voz de Daniel aún era segura y altiva y Adele parecía un poco preocupada porque bajó la cabeza y le susurró algo al oído.

Quería que participe en ese juego, pero con mucha precaución.

Daniel curvó sus labios. Esta era, observándola mejor, definitivamente, una fina pieza de joyería. Si se vendiera al precio de la oferta que era de cincuenta millones, la casa de subastas seguramente perdería todas sus ganancias.

Sin embargo, muchas personas se dieron vuelta y miraron con atención porque la puja entre los dos, se volvió cada vez más feroz. ''Se rumorea que Irene es como una hermana para el Jefe Si. ¿Cómo es que ahora, los dos, compiten entre ellos?''

''¡No debemos confiar en los rumores que circulan en Internet!"

"Probablemente, es porque su novia está presente. ¡Es lo más normal que apoye a su novia en lugar de a su supuesta hermana!''

...

Irene tiró de un

o ofreció nada más.

Rápidamente, un nuevo rumor sobre los dos, se extendió entre la alta sociedad. ''El jefe Si y la señorita Shao se guardan rencor.

''Yo también lo creo. ¡Realmente estaba tratando de hacerla enojar!''

''Esa condición o estatus de 'hermana' es en realidad una broma. ¡Sólo fingen que se respetan frente a las cámaras!''

...

Cuando la subasta casi llegaba a su fin, Irene, Estela y Díaz, se reunieron para cotillear.

''Irene, ¿es real la relación que tienes con el señor Han?''

Díaz le preguntó porque nunca se lo reveló.

Irene miró fijamente hacia la dirección en donde estaba Daniel. Reconocía con valentía que ella y Martín se conocían y simplemente dijo: ''Sí. Es real."

No estaba mintiendo porque algunas veces se veían y había una amistad entre ellos.

Daniel se detuvo cuando escuchó estas palabras y miró fijamente el teléfono móvil que tenía en sus manos.

''¡Qué bien! ¡Felicidades! ¡Irene, deberías pedirle a Martín que me presente a uno de sus compañeros!" Díaz estaba muy emocionada cuando escuchó la gran noticia.

''Claro, seguro. No hay problema." Irene asintió con la cabeza rápidamente.

Las chicas se reían juntas mientras observaban al subastador que declaraba el cierre oficial de la subasta.

Algunos miembros del personal entraron para retirar las sillas. Después de esto, llevaron una gran mesa de comedor que estaba muy bien decorada y la colocaron en el centro de la habitación.

Era muy larga y la cubría una hermosa tela blanca con cordones. Estaba cuidadosamente preparada con exquisitos cubiertos de plata y un enorme jarrón con nenúfares en el centro, le daba un aroma dulce al ambiente.

Irene no quería quedarse allí por más tiempo y dijo: ''Gerardo, me voy ahora."

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir