ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 850 Golpearé a tu mujer

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8892

Actualizado: 2019-04-16 04:48


Daniel escuchó con atención lo que Irene acababa de decir y lo más importante fue que admitió personalmente que salía con dos hombres al mismo tiempo. Luego se acercó y rápidamente, la agarró de la muñeca.

Todos estaban sorprendidos porque Daniel, con una mirada sombría, arrastró y se la llevó a Irene.

Cuando Estela vio lo que acababa de suceder y toda esta escena, pudo entender un poco más la situación. 'Entonces, el Director Ejecutivo que Irene ama es en realidad Daniel... ', pensó.

Era, en efecto, un hombre excelente, e incluso la joven, que ya era rica, se sentía atraída por su encanto y elegancia.

''Estela, tal vez Irene no regrese esta noche. Reservaré una habitación en el piso de arriba y puedes pasar la noche aquí'', dijo Gerardo. La miró de manera cortés y pensó que, como su hermana se había ido, debería de ser el responsable de encontrarle un lugar para que pueda dormir.

Estela, que en este momento estaba perdida en sus pensamientos, lo escuchó y luego asintió con la cabeza. ''Muchas gracias, Gerardo''.

Luego saludó con la mano a Díaz, que aún permanecía en el suelo, muy sorprendida, lo siguió y lo acompañó hasta la recepción de servicios del hotel.

En el apartamento Waterside

Daniel bajó a Irene del automóvil, subieron las escaleras y entraron en ese gran dormitorio...

Había muchas cosas tiradas en la habitación: muñecas, varios conjuntos de trajes de cuatro piezas y algunos productos para el cuidado de la piel que eran de una marca famosa.

Irene se soltó de la mano de Daniel y luego, saltó hacia las muñecas que estaban sobre la cama. Luego, muy alegre, sostuvo una en sus brazos y rodó con mucha ansiedad. ''¡Daniel, ahora te perdono!''. Le dijo.

El hombre, muy enojado hace un momento, cuando escuchó estas palabras se calmó un poco y ya no estaba tan furioso.

Sacó algo de su bolsillo, tomó la mano de Irene y luego, la colocó en su palma.

''Será mejor que retires tus palabras: 'salir con dos hombres al mismo tiempo'. De lo contrario, Irene Shao, ¡tengo que castigarte!'' Le advirtió Daniel. Sabía que la mujer no tenía ningún tipo de relación íntima con Martín, pero todavía estaba muy enojado con ella.

Irene se sorprendió mucho cuando vio la perla en su mano. Se sentó en la cama, la besó y luego, se la guardó en el bolsillo.

No insistió con el tema de disculparse con él y, en vez de eso, sacó su teléfono móvil y llamó a Gerardo. ''Hermano, ¿dónde está Estela?''

Pensó que era culpa de Daniel que la sacó del hotel de repente y que se había olvidado de su amiga.

''Está en una habitación del hotel por esta noche." Gerardo habló con su hermana por teléfono mientras con

Irene estaba todavía un poco dormida y murmuró: ''¿Romper con él? ¿Por qué necesito hacer eso?''.

Estaba demasiado cansada y no entendía las palabras de Daniel ni lo que acababa de decirle y solo le preguntó de una forma breve. Pero cuando la escuchó, pensó que Irene le preguntó la causa y el por qué tenía que alejarse de Martín.

La giró furioso y la forzó para que lo mirara porque estaba de espaldas. ''Ire Shao, ¿crees que es divertido salir con dos hombres al mismo tiempo?''. Le preguntó.

Esta vez, Irene recordó solo algunas de las palabras que pronunció anteriormente. Cerró los ojos, asintió con la cabeza y respondió: ''Sí, es divertido."

... ¡Daniel estaba aún más desanimado por su respuesta!

''Irene Shao, te lo advierto. ¡Si sigues saliendo con Martín, le pediré a la gente que lo acose y lo moleste y luego, te dejaré!'', Le gritó. Obviamente, no era muy conveniente que Daniel discutiera nada con Irene cuando ella tenía sueño.

¡Estaba tan adormecida y perdida que no podía escuchar ni entender ninguna de las palabras que estaba diciendo!

''Si me dejas, golpearé a tu mujer...'' Le dijo Irene.

'¿Mi mujer?' Pensó Daniel. ''Puedes castigarte'', le dijo.

¿Qué? ¡Oh, no! ¡Estaba demasiado dormida! Ahora Irene solo quería dormir. Luego, le dio una palmada a Daniel en el hombro, tomó una muñeca y la sostuvo a su lado. ''¡Quiero dormir! ¡Si me sigues hablando, tendré que echarte!'' Le dijo Irene.

Cuando vio que estaba tan cansada y por esta vez, ¡Daniel la dejó tranquila!

Después de arroparla en la cama, se levantó, encendió un cigarrillo y entró en su estudio.

Luego, sacó su teléfono y le envió un mensaje a Adele. ''¡De ahora en adelante mantente alejada de Irene para evitar cualquier conflicto directo con ella!''

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir