ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 855 Todo está inventado.

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7500

Actualizado: 2019-04-17 01:59


"Irene, ¿te importa si vengo hoy, en lugar de Bill?"

Martín miró a Irene con seriedad.

La mujer negó con la cabeza y dijo: "No, sé que Bill tiene una adicción con el juego." Mientras Irene hablaba, sonó su teléfono, y era Bill, de quien justamente estaban hablando.

"Ire, mi dulce Ire, ¡finalmente me has llamado! Acabo de revisar mi teléfono. ¿Que sucede?" La voz emocionada de Bill sonaba alegre en el teléfono.

"Sí, lo hice. Estoy comiendo algo de comida francesa con Martín. ¿Vendrás?" Al oír lo que decía, Martín miró a la mujer que estaba al otro lado de la mesa, impotente.

Era cruel y no había dejado espacio ni oportunidad para que estuvieran los dos solos.

"¡Imagínate que ya he llegado! ¡Voy ahora mismo! Bill le preguntó la dirección e inmediatamente colgó el teléfono y fue rápidamente a la dirección que Irene le había dado.

Pero justo cuando terminó su caviar, apareció una pareja delante de Irene.

Levantó la cabeza y se quedó atónita al ver a quien tenía delante. "¡Guau!, eso es rápido", pensó Irene.

Pero quien era la mujer que iba con él...

"Hola, Daniel."

Irene lo saludó con indiferencia y continuó comiendo su foie gras.

Sólo cuando cortó el foie gras reveló sus verdaderas emociones.

"¿Te importa si nos unimos a vosotros? ¿Mayor Han?

Lo que Daniel acababa de decir sorprendió a la mujer que iba con él.

"Sí, nos importa." No fue Martín quien respondió, sino la mujer que cortaba el foie gras.

"El comandante Han no ha respondido, así que lo consideraré como un sí." Daniel le pidió a la mujer que estaba a su lado que se sentara junto a Martín, mientras él se sentaba junto a Irene.

Irene no iba a moverse, pero Daniel se sentó cerca de ella y no le dejó espacio, lo que hizo que tuviera que moverse hacia adentro.

Lo mismo hizo Martín con la mujer que estaba sentada junto a él.

"¡Daniel, no tienes vergüenza!" Y luego vino el frío sarcasmo de Daniel.

"Gracias... camarero, estoy listo para pedir platos." Daniel llamó a un camarero para que les tomara nota.

Poco después, escuchó una voz familiar. "¡Hola, Ire!" ¡Era Sally!

"¡Ire, Daniel!" Y esa era Estrella.

Y después un grupo grande de personas apareció frente a Irene, y se sorprendió al ver que todo

án triangulares."

De hecho, Irene lo había inventado. Ella no sabía si sus ojos se volverían triangulares o no.

Pero estaba claro que la joven modelo la creía, y miró hacia el techo e hizo que sus lágrimas cesaran.

"Daniel, no eres un hombre. Intimidan a tu cita y simplemente te quedas ahí sentado mirando. ¡Maldito seas!" La joven modelo lanzó reproches a Daniel durante un rato más y luego se fue.

Gonzalo, que estaba sentado en la mesa junto a ellos, le hizo un gesto de aprobación a Irene y le dijo: "Ire, es una pena que no seas abogada."

"Ya es suficiente con que mi hermano sea abogado. ¡Estoy colaborando con Daniel en un negocio de cien millones!"

El hombre, que tomaba su vino tinto, sentado a su lado, casi se sobresalta al escuchar sus palabras. "Eh-hem..."

Sin embargo, Martín preguntó: "¿Qué negocios estáis haciendo? Ya tienes cientos de millones en acciones."

Lo que dijo le parecía familiar a Gonzalo, pero no podía recordar dónde lo había escuchado antes.

"No lo sé. ¡Debería ser la pastelería! Cuando firmé el contrato ese día, Daniel dijo que nuestro acuerdo estaba valorado en cientos de millones, y por eso lo firmé."

Gonzalo, que estaba sentado al otro lado de la mesa, de repente se echó a reír y dijo: "Ire, Daniel te engañó. Jaja..."

En ese momento, Daniel tomó una servilleta y se limpió la boca con gracia. Luego miró fijamente a Gonzalo para advertirle y Gonzalo se calló de inmediato.

Sólo Martín e Irene no sabían lo que pasaba.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir