ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 856 Ambos eran sólo dos niños pequeños

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9203

Actualizado: 2019-04-17 05:50


Bill era el tipo de persona que aparecía siempre en el momento oportuno.

Justo cuando servían los platos de Daniel y la joven modelo, Bill entraba en el restaurante y después de ver a su prima y a Ire; se acercó rápidamente y se sentó junto a Martín.

"¡Ire, hacía mucho tiempo que no nos veiamos! ¡Ven aquí! ¡Déjame abrazarte!", dijo Bill. Bill tenía unos días libres para el Festival de Primavera. Quería ir a visitar a Irene, pero lo retuvieron, fue vigilado estrictamente por su abuelo y ni siquiera pudo salir de su propia casa.

¡Todavía estaría encerrado en su casa, si no se hubiera escapado esa noche!

Cuando Bill acababa de decirle eso a Irene, notó una mirada helada, lo que le hizo temblar de la cabeza a los pies.

Miró a Daniel, que estaba sentado delante de él, y sus ojos se encontraron. Bill estaba asustado y encogió el cuello con cobardía. Dijo: "Irene, ¿tienes algún problema en tu cerebro? ¿Por qué te enamoraste de un hombre tan frío como una piedra? ¿Por qué no elegiste a mi primo, que es mucho mejor que él?" Continuó, "¿Y qué pasa conmigo? ¿No soy lo suficientemente bueno? ¿Por qué tuviste que torturarte a ti mismo?"

Dejó de murmurar mientras echaba una rápida mirada a Irene, que estaba sentada en diagonal al otro lado de la mesa. Entonces tomó los cubiertos y comenzó a comer sus platos franceses.

"¡Eres un hombre, no comas caviar!", le gritó Martín. Luego pasó el plato de caviar de Bill a Irene.

A Bill no le importó demasiado, y luego se volvió para comer el plato francés de ostras, pero Daniel también le quitó el plato y dijo: "Todavía eres joven, y no es bueno para tu salud que comas ostras."

...

Había un aura extraña y misteriosa alrededor de la mesa donde se sentaban tres hombres y una mujer.

'¡Bien! ¡Entonces me comeré el pescado!', pensó Bill.

Pero Martín volvió a hablar y dijo: "A Irene le gusta más el pescado. ¡Dale la rodaja!"

...

Al final, solo quedaba un vaso de zumo, un plato de ensalada y un trozo de queso delante de Bill. Enojado dejó sus cubiertos y protestó, "¿Están bromeando?"

"Sí, niño flacucho. Dile a tu primo que te lleve de vuelta a casa y que te mantenga a salvo con tu abuelo", respondió Daniel.

Siguió tomando la ostra sin ni siquiera levantar la cabeza para mirar a Bill.

Finalmente, Irene dejó de reírse y le pidió al camarero que volviera a traer toda la comida para Bill.

"¡Ire me trata mejor! ¡Te amo!", dijo Bill felizmente. Y mientras decía esto, también sonrió con una sonrisa malvada y le lanzó un beso.

Martín ahora comenzó a rezar por Bill en su mente; ¡No debería haberse atrevido a actuar así delante de Daniel!

Y como era de esperar, Daniel era del tipo de persona que tenía que vengarse.

"Bill, ¿vas a volver a tu u

LE!"

Daniel calentó haciendo algunos estiramientos y dijo: "Bueno, entonces, ¡empecemos!"

Pero Bill no estaba satisfecho con su orden y dijo: "¡Eso lo debería haber dicho yo!"

... ¡Daniel pareció ver la sombra de Irene al lado de la de Bill, y pensó que eran solo dos niños pequeños!

Entonces, con impaciencia, agitó las manos y dijo: "¡No seas tan pesado! ¡Vamos, rápido!"

"¡Comienza!", gritó Bill. Bill acababa de decir su última palabra, y en solo un segundo fue arrojado al suelo con una rápida llave de brazo.

...

Ni siquiera tuvo la oportunidad de contraatacar. Era tan patético y vergonzoso que incluso hizo que Martín se tapara los ojos. Martín se preguntó por qué tenía un primo tan estúpido.

Aparecieron cada vez más espectadores y los rodearon para ver qué estaba pasando. A Daniel no le gustó eso, así que le dio una patada a Bill, que estaba tirado en el suelo, y le instó: "¡Levántate! ¡Vamos a terminar esto ya! "

"Vamos, el perdedor tiene que invitarnos a todos a licor", gritó Curro. El resto estuvo de acuerdo con él. Hoy estaban todos juntos, y era realmente bueno para ellos reunirse por fin.

Bill se sintió incómodamente desafiante, y se levantó del suelo. Luego, después de decir otra vez "Comienza", comenzaron a luchar de nuevo. Esta vez Bill esquivó el primer golpe de Daniel, pero el segundo...

Bill recibió una patada tan fuerte por el segundo golpe de Daniel que tuvo que arrodillarse.

...

Se sentía realmente desconsolado, al ser derrotado por un oficinista ... '¡Bueno, parece que soy incluso peor que una rata de biblioteca! Ire... ¡No! ¡Tengo que luchar por Ire!', pensó Bill.

Aunque ya había perdido dos rondas, y el ganador estaba claramente decidido, Bill aún no reconocía su derrota, y en cambio se levantó e hizo todo lo posible por ganar al menos una ronda.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir