ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 861 Regañado por su propio hijo

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9276

Actualizado: 2019-04-18 05:45


"Gonzalo..." dijo Estrella.

"Me encanta escucharte llamarme por mi nombre. Te daré algo de tiempo para considerar mi propuesta, pero tienes que ponerte el anillo en tu dedo. ¡Nunca te lo quites!" dijo Gonzalo.

"..."

El teléfono de Estrella sonó dentro de su bolso, quiso levantarse del sofá para responder, pero Gonzalo lo sacó y luego se lo pasó. "Dile a tu madre que no vas a volver a casa esta noche", exigió Gonzalo.

"No..." dijo Estrella.

"Escúchame, Estrella. Quiero que te conviertas en mi mujer", dijo Gonzalo. Gonzalo estaba realmente muy ansioso, porque ya había enviado a alguien para investigar a todas las personas que la rodeaban en Estados Unidos, y descubrió que había un gran número de hombres que estaban tras ella. No podía permitir que otro chico tuviera la oportunidad de robársela después de que él ya le había confesado su amor.

Ahora, tenía que hacer a Estrella su mujer para siempre; Definitivamente sería su primer y único hombre, de acuerdo a la personalidad de ella.

El teléfono de Estrella seguía sonando, y su rostro se puso de un rojo brillante al rechazar la oferta de Gonzalo. "No, si no regreso a casa, mi padre..."

"¡Entonces dile a tu padre que estás en la casa de una amiga y que no volverás esta noche!" insistió Gonzalo Si Estrella no regresaba a su casa ésta noche, él iría a ver a la familia Si junto con sus propios padres al día siguiente y pediría bendiciones para su matrimonio.

Estrella se sintió incómoda y le exigió: "Por favor, suéltame."

Nunca antes había estado tan cercana a un hombre, y ahora estaba bastante asustada e intimidada.

Gonzalo se quitó de encima ella y Estrella se sintió un poco más relajada. Luego se levantó del sofá para contestar su teléfono, que ya había sonado dos veces. "¡Mamá!" ella dijo.

"Estrella, ¿dónde estás ahora? ¿Por qué no has vuelto a casa todavía?" preguntó Lola.

Estrella echó un vistazo al hombre que la estaba mirando, bajó la voz y dijo: "Mamá, estoy en la casa de mi amiga, voy ... en camino..." Inicialmente no quería mentirle a su madre como Gonzalo le había dicho, pero el hombre de repente la tomó por la cintura...

"Mamá, no voy a volver a casa esta noche. Tú y papá duerman bien, por favor." Estrella finalmente corrigió sus palabras.

Lola, al otro lado del teléfono, pensó en la llamada de Daisy y pensó que algo no andaba bien. Daisy había llamado antes y le había pedido que se asegurara de que Estrella llegara temprano a casa.

"¿Por qué no vas a llegar a casa esta noche?" preguntó Lola.

Estrella se mordió el labio inferior y meditó lo que diría a continuación; ella nunca le había mentido a sus padres.

Gonzalo quería quitarle el teléfono de sus manos y hablar él mismo con Lola. Pero Estrella estaba asustada y rápidamente

o de Gonzalo, y tu hermana nos dijo que está en la casa de su amiga", le explicó Jorge.

"Escucha, mi hermana te mintió, pero ¿qué quieres que yo haga al respecto? Ella no quiere volver a casa, así que, ¿por qué tienes que entrometerme en sus asuntos?" dijo Daniel. 'Gonzalo jugó muy bien sus cartas. ¡Seguro que tiene sus tácticas para acercarse a Estrella! ¡Pero si solo está jugando con ella, no lo voy a dejar ir tan fácilmente!' pensó Daniel.

Jorge se quedó sin palabras ante la respuesta de Daniel

Luego, Daniel continuó: "Sólo ve a tu cama a dormir con tu esposa. Llamaré a mi hermana y veré qué está pasando, y si algo no va bien, iré por ella, ¿de acuerdo?" Daniel finalmente había dicho algo para aliviar la tensión de Jorge. Después de todo, Estrella era su hermana, y por supuesto que él se preocupaba por ella.

"'¿No te remuerde la conciencia?, ¡pequeño malcriado! Olvídate de Gonzalo y Estrella por ahora, ¿cuándo vas a casarte con Ire?" preguntó Jorge.

"No tengo tiempo para hablar sobre ese asunto en este momento. Pero no te preocupes, no dejaré ir a Ire tan fácilmente; y por favor, ¿puede usted y su esposa tomárselo con más calma?" dijo Daniel. En cuanto a su matrimonio, Daniel se sentía un poco consternado y molesto; ya que Irene había rechazado de manera rotunda su propuesta de matrimonio.

Al recordar ésto, Daniel quiso castigar a Irene aún más fuerte.

'¡Cómo pudiste rechazar mi propuesta! ¿Existe alguna otra mujer en este mundo que pueda rechazarme? ¡Sólo eres una mujer que no sabe distinguir lo que es bueno!' pensó Daniel.

Cuando Daniel terminó la llamada con Jorge, llamó a Estrella.

"Oye, quítate de encima, ve a resolver tu asunto tan importante", dijo Irene. Mientras esperaba que la llamada se conectara, ella Intentó empujar al hombre hacía un lado, pero él no se movió ni un centímetro.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir