ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 872 Siéntate y observa cómo nos demostramos cariño

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9394

Actualizado: 2019-04-20 05:35


Ferni pareció recordar algo. Recordó qué salió un reporte en Twitter donde había leído que Irene era la hermana jurada de Daniel...

Entonces Ferni se dio cuenta de que tal vez se había metido en un problema.

Se sintió muy avergonzado y estaba a punto de explicarle a Daniel lo que estaba sucediendo, pero Irene dijó con calma: "Vete si no me quieres oír hablar. ¡No me molestes más, que ahora estoy cenando con mi novio! "

Daniel se burló de sus palabras y pensó que era demasiado pronto para que ella se buscara un nuevo novio. Miró al hombre que estaba a su lado y le dijo: "Sr. Ferni, creo que hay una oportunidad de desarrollo para el proyecto que discutimos hace algún tiempo; podremos hablar de ello en cuanto se encuentre libre ".

Ferni se sorprendió al escuchar éstas palabras y miró a Daniel. "Ahora mismo estoy libre, Sr. Si. Podemos hablar de eso ahora mismo ", dijo.

Se trataba de un proyecto bastante grande, y si el Grupo SL lo aceptaba, definitivamente el Grupo Fengcheng obtendría una ganancia considerable, ¡pero solo sí las dos compañías lograban asociarse!

"No, pero puede ir a su empresa y preparar todos los documentos necesarios. ven al Grupo SL mañana y preguntar por mi secretaria, la señorita Ren. Dile que yo te pedí que preguntaras por ella." Daniel observó a Ferni poner el teléfono y su computadora portátil de vuelta en el maletín, y estaba a punto de irse sin comer nada de lo que acababa de pedir.

"Gracias, señor Si. ¡Ahora mismo me voy!" dijo él. Miró a Irene, quien ahora estaba pasmada, y dijo: "Señorita Shao, me disculpo, pero debo irme ahora. Te invitaré a cenar otro día ".

Después de disculparse con Irene, le estrecho la mano a Daniel para despedirse y salió del restaurante a toda prisa.

Daniel le pidió a uno de los camareros que retirara la cena de Ferni, y luego se sentó en la mesa junto a Irene y comenzó a ordenar comida para él y para la bella mujer que lo acompañaba.

"Ordena lo que sea que quieras comer", le dijo al modelo. Se sentó cerca de Irene y empujó el menú hacia el lado opuesto de la mesa. La modelo, que estaba sentada frente a él, se sintió muy halagada, tomó el menú y leyó cuidadosamente lo que tenía para ofrecer.

La modelo fingió que no ver a Irene en la mesa, porque Rafael ya le había pedido que lo hiciera con anticipación.

Más tarde, Daniel le pidió a un camarero que le trajera el vino tinto más caro que tuvieran en el restaurante.

Cuando Irene vio lo que hizo, comenzó a sentirse un poco afligida. Ella había querido beber un poco de vino tinto, pero Ferni no dejó que lo ordenara.

Cuando vio lo generoso que era Daniel con la modelo, Irene se sintió muy molesta y decepcionada ...

Ella estaba segura de que en el futuro, no se casaría con un hombre como Ferni, ¡que era tan tacaño y pusilánime!

e, así que tengo que irme ahora mismo. ¡Adiós, señor Si!" dijo ella.

Cuando vio a la modelo huir asustada, Irene sonrió con desdeño, y pensó que la modelo era simplemente ¡otra mujer estúpida con grandes tetas! Irene sólo la había asustado un poco, pero ahora ella realmente creía lo que había dicho antes.

Si Daniel no se levantaba para dejarla salir, Irene no podría levantarse de su asiento. Después de que terminó su cena, tuvo que matar el tiempo mirando su teléfono, con la barbilla apoyada en la palma de su mano.

La cena ya había terminado.

Luego salieron del restaurante, uno detrás del otro. Irene rápidamente se acercó a su auto y se subió.

Sin pronunciar una sola palabra, encendió el auto, pero en ese momento, Daniel se subió al asiento del pasajero y cerró la puerta.

Apagó el motor del auto y le preguntó: "¿Qué estás haciendo? "

'¿Piensa que puede comportase como un bastardo sólo porque es rico? ¿Por qué me sigue involucrando en sus amoríos cuando está saliendo con dos chicas al mismo tiempo? No quiero ser la amante. ¿No puede dejarme en paz?' pensó Irene.

Daniel se ajustó lentamente el cinturón de seguridad y dijo: "Conduce hasta el vecindario de la Mansion Leroy y vayamos a mi casa. Necesito hablar contigo."

"¡No!" respondió Irene.

De hecho, ella quería decirle que ellos no tenían nada de qué hablar; Él era tan sólo un bastardo que pensaba con el pene. Si ella accedía a ir a su casa, él podría dormir con ella y no hacerse responsable después, sin hacer nada significativo. Cada vez que Irene pensaba en ello, se enojaba mucho.

Estaba furiosa, porque no podía derrotar a Daniel cuando discutían entre ellos, y tampoco lograba resistirse a él. Y lo que era peor, su corazón se ablandaba cada vez que lo veía.

Cuando vio que ella estaba repentinamente enojada, Daniel la miró y dijo: "¡Intercambiemos asientos!"

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir