ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 873 No tienes nada de inteligencia

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 9214

Actualizado: 2019-04-21 00:07


Daniel se desabrochó el cinturón de seguridad y salió del auto.

Tan pronto como se bajó, Irene inmediatamente pisó el acelerador y dio la vuelta.

Pero de repente, Daniel apareció frente a ella. Sorprendida, Irene pisó los frenos apresuradamente y, debido a eso, pegó su frente con el volante.

"¡Duele!" gritó Irene. Apretó los dientes y puso la palma de la mano en su frente.

Antes de darse cuenta, Daniel abrió la puerta del auto, le desabrochó el cinturón de seguridad y la sacó con cuidado.

Con su brazo izquierdo apoyando su delgada cintura, sus dos cuerpos se apretaron firmemente. Entonces, Daniel levantó la mano y la puso sobre la frente de Irene, masajeándola con ternura.

"¡Mierda! Si termino con una contusión cerebral, ¿cómo vas a reemplazar mi cerebro inteligente?" Protestó Irene.

¿Cerebro inteligente? Daniel se echó a reír y bromeó: "No tienes nada de inteligencia." Si Irene fuera realmente inteligente, ¿por qué no podía entender que Daniel hizo todo esto para protegerla?

Aunque, no importaba lo tonta que pareciera, Daniel todavía pensaba que era linda.

"¿Estás seguro? Si no soy suficientemente inteligente, ¿cómo pude conquistarte?" dijo Irene. Mientras tanto, estaba pensando en una manera de deshacerse de él.

Daniel no negó sus palabras. En cambio, estuvo de acuerdo. "Está bien, ahora que me tienes, ¿por qué quieres echarme de esta manera?" preguntó. ¡Parecía más irresponsable!

¡Humph! Ella lo apartó y volvió a entrar en su auto, pero Daniel la arrastró por la cintura.

Le quitó el sombrero y lo arrojó al asiento trasero. "¡Odio verlo!" él dijo.

De todos los colores que existen, ¿por qué tenía que elegir ese? ¡Realmente quería torturarlo con un sombrero verde!

(TN: En China, usar un sombrero verde, significa ser desleal al marido).

Irene comentó fríamente: "Tú me compraste este vestido".

"¡Por supuesto, lo sé!" dijo Daniel.

"Entonces deberías saber que el vestido y el sombrero vinieron en conjunto". dijo Irene.

Daniel se sintió avergonzado.

Llevó a Irene al asiento del pasajero, donde se sentó a regañadientes. Daniel condujo su Mercedes Benz hacia el vecindario de la Mansión Leroy.

En la mansión Número 9

Irene no pudo hacer nada, mientras pasaban delante de su propia mansión y entraron en el garaje de la Mansión No. 9.

Entonces no tuvo más remedio que seguir a Daniel a su mansión. Se cambió los zapatos y subió las escaleras.

Irene dejó de lado sus frustraciones y decidió dejarse llevar por la situación. Si Daniel quería hablar, bien. Hablarían.

En el estudio

Daniel se sentó detrás de su escritorio y le ordenó: "¡Ven aquí!" Palmeó su regazo cuando se dio cuenta que Irene estaba a punto de sentarse al otro lado del escritorio.

...

Ir

edo ofrecerte algo de ayuda cuando estés ocupado, y cuando estés libre, podemos salir a divertirnos?"

Irene sabía que Daniel estaba muy ocupado con su trabajo.

Cada vez que iba a su compañía, él siempre estaba ocupado trabajando. En todos sus autos tenían montones de documentos para que siempre pudiera tener acceso a ellos.

Y si no tuviera a Rafael para manejar su teléfono del trabajo, tendría interminables llamadas para responder a cada minuto del día.

"No necesitas ayudarme allí. Puedes salir y divertirte, pero recuerda volver conmigo por la noche", dijo Daniel. Tomó su mano pálida y blanca, que era delicada y suave, como si nunca hubiera hecho ningún trabajo duro.

Esperaba que las manos de Irene se quedaran así para siempre, incluso cuando envejeciera, cuando su cabello estuviera completamente blanco y ya no tuviera dientes.

"¡Ah, sí! La especialidad de Estela en la universidad era administración de empresas, ¡y ella fue una de las estudiantes más sobresalientes de la universidad! ¿Y si le damos un puesto en tu empresa para que pueda ayudarte con tu trabajo? ¿Qué opinas?" Sugirió Irene. Irene pensaba que era un desperdicio de talento que Estela trabajara en su pastelería. Estaría mejor usando su título universitario en Grupo SL.

Cuando mencionó a Estela, Daniel frunció el ceño, pero lo consideró: "Si realmente quieres que trabaje en mi compañía, haré los arreglos".

Daniel entendía las preocupaciones de Irene. Estela Zheng era su mejor amiga, y si pudiera tener un buen trabajo y estable, Irene se sentiría más aliviada.

"Sí, debe ser una persona talentosa, ya que sus calificaciones en la universidad eran bastante buenas". Déjala trabajar como pasante. Solo inténtalo", dijo Irene.

Irene confiaba en el talento de Estela, y creía que sería de gran ayuda para Daniel con su trabajo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir