ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 875 Tú debes ser mi novia

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7028

Actualizado: 2019-04-21 08:13


Con los ojos rojos, Estela dijo: "Bueno, Irene, gracias. Ya lo veo."

Y luego las lágrimas corrieron por la cara de Estela. ¿Pero por qué? ¿Por qué se había enamorado de Daniel?

Un hombre tan perfecto ... pero era el novio de su mejor amiga. Qué debía hacer…

Irene no notó nada malo con ella. Estaba emocionada y se tumbó en la cama apenas colgó el teléfono.

Daniel volvió a casa media hora después, y cuando lo hizo, Irene estaba en la cama conversando con Sally, quien le preguntaba si quería ir a Estados Unidos o no.

Daniel saltó sobre ella y le quitó el teléfono de la mano, y luego la giró para que lo viera de frente.

Mirándola profundamente a los ojos, él besó sus seductores labios rojos.

"¡Daniel, basta! Dime primero lo que dijo mi padre." No estaría de humor a menos que primero le contara lo que su padre había dicho.

Él no mencionó la furia de su padre y sólo dijo: "Al principio estaba enojado, pero luego aceptó que vayas a Estados Unidos conmigo".

"¿Y entonces?"

"Nada más".

"¿Qué? ¿No se encolerizó? O ... ¿no te amenazó con hacerte responsable de mí?" No era normal que no fuera así.

Observando su encantadora carita confundida, él sonrió. "Por supuesto que se enojó, pero al final lo convencí. De lo único que debes preocuparte en este momento es de estar conmigo."

"¿Cómo lo hiciste?" Ella estaba realmente curiosa. Si tenía razón, su padre debía haber estallado en furia.

"Le dije que si estabas dispuesta a ir conmigo, podríamos omitir el compromiso y casarnos de inmediato".

...

¿Eso significaba que él realmente la amaba? ¿Y que estaba ansioso por casarse con ella?

Pero ... él nunca había dicho que la amaba. Su verdadero amor era otra persona.

"Irene ...", susurró él.

"¿Qué?" Irene lo miró maravillada. Algo andaba mal, y ella se sentía un poco nerviosa. ¿Pero por qué?

"¡Te amo!"

Después de un breve silencio, ella finalmente tomó el control de su corazón, que latía rápidamente, y respondió: "Bueno ..."

"Ire ..." Volvió a pronunciar su nombre con una voz dulce y suave.

"¿Qué?" Ella se acurrucó cerca de él, y

sperar más.

Sin embargo, ella lo miró con tristeza y dijo: "Dijiste que me escucharías".

...

Daniel dejó de lado su acto y hundió su rostro en el cuello. "Ire, ¿estás bromeando?"

"Sí, pero tú fuiste quien me sedujo primero". Después de responderle, le sacó la lengua.

¿Seducir? ¿Cuándo había caído tan bajo como para seducir a una mujer?

Irene se levantó repentinamente y, mientras deslizaba los brazos alrededor de su cuello, gritó: "¡Dúchate! ¡Te dije que te fueras a bañar!"

"Sí, lo sé, y me voy a bañar ahora mismo. ¿Qué crees que estoy haciendo?" Él dijo todo esto hundido en una completa confusión.

Eh ... Irene se sintió avergonzada y se tocó la nariz, y luego dijo: "Por supuesto que estaba pensando en la ducha. ¡Ve!"

Entraron juntos al baño e Irene se acomodó en una cama de descanso cerca de la bañera. Luego, Daniel fue a llenar la tina.

Poco después, se escuchó un grito proveniente del baño. "Daniel, me prometiste que te darías una ducha, ¡no esto!"

"Bueno. ¡Esto es una ducha!" Su voz sonaba inocente.

"¡Detente! ¡No me toques!" El sonido del agua corriendo era muy fuerte.

"Bueno, está bien." Pero sin tocar, sólo besos.

Le besó la barriga y ella se sintió impotente.

Se rindió. Ya no le quería decir nada más a ese maniático sexual.

Por la mañana al amanecer, Daniel finalmente se detuvo y dejó en paz el cuerpo casi inerte de la chica.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir