ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 878 Esperame en casa

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7417

Actualizado: 2019-04-22 00:07


Daniel ya había salvado a Gerardo una vez, y por sugerencia de Gonzalo, Gerardo había enviado a su casa varias doncellas a trabajar para Daniel.

Hasta entonces, a Daniel eso no le preocupaba, además esas sirvientas sabían cuál era su lugar, y tenían experiencia, por lo que había decidido mantenerlas por el momento.

"¡Humph!" Irene gruñó de descontento.

Sentado frente a frente, Daniel dijo: "Ire, si realmente lo quieres, las despediré".

"¡Por supuesto que quiero! Pero... Quizás más tarde. ¡Ahora no puedo cuidar de Joaquín sola!", dijo, al mismo tiempo que suspiraba.

'¡Puedo ser muy torpe a veces!', pensó.

"Como quieras, y puedes despedirlas cuando quieras. ¿Estás contenta ahora?", preguntó Daniel. "Si no puedo hacer contenta a mi irascible novia, ¿cómo puedo irme a trabajar entonces?", pensó él.

"¡No!", respondió ella. Ella lo miró de nuevo y le dijo: "No podían apartar sus manos de ti y tú simplemente hiciste la vista gorda. Daniel, no tienes ningún respeto por mí, ¿verdad?

Durante un momento se sintió confundido, pero finalmente se dio cuenta de lo que ella estaba tratando de decir. Él respondió: "No es importante, hablaré con el mayordomo Pu".

Sus ojos se desbordaron con una luz alegre que brillaba en ellos. "Nunca se me había ocurrido que pudiera ser tan celosa", pensó.

"¡Está bien!", respondió Irene. Él había dado su palabra, por lo que ella finalmente se frenó antes de ir demasiado lejos.

Le dio un beso en la mejilla y le dijo: "Ve a trabajar ahora. Voy a dormir un poco junto a Joaquín".

"Está bien", dijo.

Daniel puso su brazo derecho alrededor de su delgada cintura y salieron del dormitorio juntos.

En la planta abaja, vieron que Joaquín estaba corriendo fuera de la villa, seguido de tres criadas.

Sorprendido, Colin miró a la joven pareja que bajaba. Podía decir que estaban de buen humor por los ojos brillantes de Daniel.

"¿Realmente Daniel, que siempre tenía cara de póquer podía poner una cara así?", se preguntó.

Daniel dio algunas órdenes al mayordomo Pu y estaba a punto de irse con Rafael y Colin.

De repente, se le ocurrió algo. Se dio la vuelta, caminó hacia Irene y, después de besar sus labios rojos, dijo: "Espérame en casa

tapó sus partes y se escondió bajo el agua.

Irene puso los ojos en blanco y dijo a Joaquín: "¡Niño cobarde, chop-chop, apresúrate! ¡Tenemos que irnos a dormir después de tu baño!"

Joaquín se había acostumbrado a jugar con juguetes mientras se bañaba. Pero, en ese momento, no había ninguno en la bañera. Se quejó a Irene, "Hermana, ¡quiero juguetes! ¡Quiero juguetes!"

"Primero báñate. Te llevaré a comprar algo si tenemos tiempo más tarde esta noche", respondió Irene. Seguía mirando como las dos criadas bañaban a su hermanito con suavidad y habilidad.

"¡Ire, te delataré si sigues tratándome así!", dijo Joaquín. Cruzó los brazos sobre el pecho y miró a Irene.

La diferencia horaria entre País A y País C era de doce horas, e Irene ya estaba completamente agotada. Aturdida, dijo: "Está bien, ve y díselo a papá entonces".

Aunque solo era un niño pequeño, Joaquín no era tan estúpido y respondió: "¡No! ¡Llamaré a mamá, no a papá!

Todo el mundo sabe que papá adora a Ire. "No sirve de nada si llamo a papá", pensó Joaquín.

"Joaquín, tenemos la misma madre. ¡Será más racional conmigo!, respondió Irene. No pudo evitar imaginarse la situación real para él.

Joaquín se puso de morros y frunció el ceño. Tenía las cejas de su papá.

Cuando acabó el baño, Irene fue al guardarropa y abrió una maleta para sacar un pijama entero para Joaquín.

Luego lo llevó al dormitorio, lo colocó en la cama, lo abrazó con fuerza y ordenó: "¡Debes dormir ahora!"

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir