ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 886 Estaba listo para huir en cualquier momento

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8589

Actualizado: 2019-04-23 06:02


Luna respondió rápidamente: "¡No estoy preocupada mientras Daniel esté allí!"

... Irene no sabía qué decir a eso. Preguntó: "¿Dónde están tú y papá ahora? ¿Estabas preocupada de dejar a Joaquín con una mujer débil durante quince días?"

Luna le contestó sin piedad, y dijo: "¿Cómo te atreves a decir que eres débil? ¿No practicaste Taekwondo? "Vendremos y nos llevaremos a Joaquín pasado mañana."

'¿Pasado mañana?', se preguntó Irene. Irene había estado en País A durante casi diez días, pero Daniel había planeado quedarse quince días y después volver. Le dijo a su madre: "No tenéis que venir. Volveremos pronto."

"Bueno. Sé bueno con Daniel, y no pierdas la calma cuando estés con él, ¿vale?

Irene respondió con rapidez: "Mamá, sabes que últimamente me he vuelto más tranquila."

Su calma se debía únicamente a Daniel. Él era realmente bueno con ella, y ya no podía encontrar ninguna excusa para estar enojada con él. Era muy feliz.

Pero Luna no la creía. La había criado durante más de veinte años y conocía bastante bien el temperamento de su hija. "De todos modos, sé buena con él. ¿Dónde está Joaquín ahora?

Cuando volvían a casa, Irene y su hermano se solían pelear. Luna pensaba que ahora debían llevarse bien.

"Oh, y hablando de Joaquín... ¿Sabes que ahora soy más su madre que su hermana? ¿Lo sabías? Ahora sé hacer leche artificial para él, bañarlo y hasta puedo ponerle el pañal por la noche." Irene estaba orgullosa de sí misma de poder cuidar tan bien de su hermano.

Luna pensó un momento, y ahora que Joaquín había crecido, ya no mojaba la cama por la noche. Le dijo a Irene: "Ya no tienes que ponerle pañales por la noche."

Joaquín podía dejar de ponerse pañales a partir de ahora, ya tenía edad para no llevar. Luna estaba pensando en ayudarlo a dejar la leche del todo después de poco tiempo.

"Bueno."

Siguiendo las instrucciones de Luna, Irene fue a la habitación de Joaquín y le quitó el pañal.

Cuando regresó a su habitación, Daniel salía del estudio.

Se dio cuenta de que no estaba en la habitación, la miró con vacilación y le preguntó: "¿Dónde has estado?"

Irene señaló la habitación de Joaquín y respondió: "Mi madre me pidió que le quitara el pañal."

Luego entraron en la habitación juntos, y Daniel la abrazó y la llevó a la cama.

"¿Por qué me sujetas? Puedo caminar sola." Pero no soltó las manos de su cuello después de que Daniel la acostara en la cama. Daniel se quedó allí inclinado mirándola fijamente, mientras ella todavía estaba aferrada a su cuello.

Luego bajó la cabeza y le besó los

un Tian era muy cuantioso, y era necesario hablar con Ponce en persona. Pensó Daniel.

La secretaria revisó su agenda y respondió: "Organizaré la reunión el tercer día después de la boda de la señorita Estrella. Puede reunirse con él ese día por la tarde. ¿Le parece bien?"

"De acuerdo."

"Eso es todo. Lamento haberle interrumpido, señor Si", dijo la secretaria.

Después de finalizar la llamada, Daniel se preguntó si debía recordarle a Ire que tuviera cuidado con Ferni o no. Pero luego pensó que Ire siempre había estado con él, y que Ferni no podría haber contactado con ella.

Ese día, por la noche, Daniel le dijo a Irene: "No vuelvas a ver ni a hablar con Ferni, ese tipo no es buena persona."

Pero Irene estaba demasiado somnolienta después de jugar con Joaquín todo el día, y no escuchó lo que Daniel acababa de decirle. Simplemente respondió diciendo, vale, y luego se quedó dormida.

El tiempo pasó rápido, y llegó el día de volver a casa, e Irene estaba felizmente preparando su equipaje dentro de la casa.

Lo estaba haciendo sola porque el mayordomo Pu había despedido a todas las criadas de la casa siguiendo las estrictas instrucciones de Lola.

Cuando volvieran a Estados Unidos tendrían que contratar trabajadores.

En País C

Daniel apareció en las puertas de embarque del aeropuerto con Joaquín en brazos, e Irene estaba a su lado vestida con una larga chaqueta vaquera, mientras Rafael los seguía detrás llevando el equipaje en las manos.

Gerardo fue a recogerlos, y tomó a Joaquín de los brazos de Daniel pellizcando su cara regordeta. Sonrió y dijo: "Has ganado algo de peso mientras estabas con tu hermana. Je, je, debes haber probado muchas comidas deliciosas."

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir