ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 887 ¿Por qué nunca me espiaste cuando me estaba duchando

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8543

Actualizado: 2019-04-23 19:22


Joaquín levantó su cabecita y dijo orgulloso: "¡Por supuesto, mi cuñado me trató muy bien!"

Daniel estaba feliz y satisfecho con las palabras del pequeño Joaquín. Irene sonrió, y mirando hacia el auto, preguntó: "¿Dónde está Sally?"

"Sally está muy ocupada eligiendo vestidos para Estrella", dijo Gerardo. Luego se metieron en el coche.

La boda de Gonzalo y Estrella estaba programada para celebrarse en menos de diez días, y las dos poderosas familias estaban muy ocupadas.

Gerardo los llevó directamente al vecindario de la Mansión Leroy y primero paró en la Mansión nº. 8.

Luna y Samuel ya los estaban esperando con el almuerzo. Estaban muy felices de verlos volver a casa.

"Papi, mami, ¿por qué me abandonaron? ¿Se debe a que soy muy feo?", preguntó Joaquín. Estaba en los brazos de su madre, y la miró con expresión de descontento mientras repetía lo que Irene le había contado en Estados Unidos.

Irene se rió, y pensó que realmente tenía buena memoria. Y se había tomado en serio sus chistes sobre él.

Luna fingió estar enojada y miró a su hija. Dijo: "¿Quién dijo que mi Joaquín es feo? Le golpearé, ...

Joaquín se agarró al cuello de su madre, mientras señalaba a Irene con el dedo. Él dijo: "Fue mi hermana, ¡incluso me miró cuando me estaba bañando!"

Las palabras infantiles de Joaquín hicieron que todos los presentes en la casa se echaran a reír.

Daniel le susurró al oído a Irene: "¿Por qué nunca me espiaste cuando me estaba duchando?"

La cara de Irene se enrojeció al instante, y lo pellizcó. Le dijo: "¡No seas tan descarado!"

"No me avergüenzo, ¡no me importa tener vergüenza con mi esposa!" dijo Daniel.

Irene tapó rápidamente su boca, y luego miró a las otras personas alrededor. Por suerte, nadie oyó su conversación.

"¡Ya vale de tus tonterías!", protestó Irene.

Daniel agarró su mano y la besó, y después la arrastró a la sala de estar.

A la hora del almuerzo, Irene pensó que era extraño que Samuel y Luna no le hicieran ninguna pregunta a Daniel sobre sus planes de boda.

Antes, Samuel se había preocupado de si Daniel se haría responsable de Irene o no. Habían estado en Estados Unidos durante más de dos semanas, pero ahora no hacía ni una sola pregunta.

Aún más, incluso estaba teniendo conversaciones agradables con Daniel.

Irene sintió que era muy extraño.

Después de terminar su almuerzo, Daniel estaba a punto de volver a la empresa. Rafael condujo el auto de Daniel desde la mansión Nº. 9, y antes de entrar en su automóvil, Daniel sostuvo a Irene en sus brazos y dijo

a oficina del CEO, Estela pudo escuchar a todos hablando sobre ella. Se preguntaban cuál era la relación entre ella y el señor Si, al enterarse de la noticia de que era él quien le había dado la oportunidad de realizar la entrevista.

Cuando Estela pensó en la actitud fría de Daniel hacia ella, se juró que trabajaría más duro y lo haría lo mejor posible para que Daniel cambiara su actitud hacia ella.

A las nueve de la noche.

Daniel cerró el archivo final, y miró su reloj en la muñeca. Vació su escritorio y salió de la oficina.

Rafael estaba a punto de seguirle, pero Daniel agitó su mano y dijo: "Hoy no estás de servicio, puedo volver a casa solo."

Le dio instrucciones estrictas a Rafael mientras seguía caminando hacia su ascensor personal.

Rafael movió la cabeza y comprendió la única razón por la que regresaba a casa tan pronto.

Pero Estela tenía una mirada de duda en sus ojos y preguntó con cautela: "Rafael, ¿por qué el señor Si tiene tanta prisa? ¿Qué sucede?"

Ese no era un tema del que hablar en la empresa, pero Rafael sabía que Estela había sido presentada en la empresa por su amiga, Irene. Él dijo: "Sólo hay una mujer que puede hacer que nuestro jefe se sienta tan ansioso por volver a casa. ¿Quién crees que es?"

Sin decir su nombre, Estela, por supuesto, entendió de quién estaba hablando. Su respiración se intensificó cuando miró las pilas de papeles delante de ella. Después se dedicó al trabajo de la empresa el resto de la noche.

Dentro del complejo de apartamentos Waterside

El Cayenne se detuvo en el aparcamiento interior. Daniel cerró su auto y entró rápidamente en el ascensor, y cuando pensó en su mujer, eso le provocó una gran sonrisa.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir