ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 894 Ella incluso sale con Martín

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8600

Actualizado: 2019-04-25 00:23


¡Irene pensó que no debería hacer esto, porque sería injusto para Martín!

Cuando el ascensor se detuvo en el noveno piso, salieron.

"¡Irene, por favor, dime si necesitas ayuda!" dijo Martín. Él le metió los mechones de cabello detrás de la oreja.

"Está bien, Martín. Gracias", respondió Irene. Ella sonrió de mala gana.

Martín abrió la puerta de su apartamento y dejó que Irene entrara primero.

Había vivido solo allí durante un largo período de tiempo, por lo que no tenía ningún par de pantuflas para prestarle; esta vez, tenía que dejar que Irene usara las suyas.

"Si no te importa, puedes usar mis pantuflas", dijo Martín. Se sintió un poco avergonzado cuando vio a Irene con un par de pantuflas tan grandes que sus pies solo se ajustaban a dos tercios de ellas.

Irene sonrió, negó con la cabeza y dijo: "Está bien. Gracias, Martín." Cuando ella estaba en problemas y decidió llamar a Martín, él acudió en su ayuda de inmediato, sin siquiera preguntar qué había pasado.

El apartamento era grande, pero incluso si era un poco más pequeño que la casa de Daniel, aún cubría un área de unos doscientos o incluso trescientos metros cuadrados.

Su decoración pertenecía a la gama negro-gris-marrón. En la pared había muchas fotos del ejército, y también una foto de grupo de Martín y sus compañeros.

Había muchos trofeos y medallas colocados en una estantería cerca de ella, y todos ellos fueron competencias que Martín había ganado a lo largo de los años.

"No hay necesidad de agradecerme. Deberías bañarte primero", dijo Martín. La llevó a una de las habitaciones y abrió la puerta negra, y cuando vio cómo estaba decorada la habitación, Irene supuso que debía ser la habitación de Martín.

Había una foto en la pared, y en la foto, Martín llevaba su uniforme militar y saludaba solemnemente.

Tenía un juego de cama de cuatro piezas con rayas negras grises en su cama grande, e incluso el piso estaba decorado con rayas negras y grises.

Toda la sala estaba llena de una fuerte atmósfera masculina. Irene estaba en la puerta, y no se atrevió a dar otro paso adelante. "Hay gotas de lluvia que caen de mi cabello..." ella dijo.

Martín sonrió y dijo: "Es por eso que tienes que tomar una ducha caliente de inmediato. ¡No dejes que te de un resfrío!" Irene se quedó inmóvil, pero Martín la tomó del brazo y la llevó al baño. Después de que le mostró dónde estaban los jabones y los champús, cerró la puerta detrás de él.

Sin embargo, no había ropa limpia para que Irene se pusiera...

Este era un problema muy serio, así que Martín busc

paciencia y se preguntaba qué estaba pasando.

Luego vio a Daniel levantar su teléfono y llamar a Samuel. Daniel puso el teléfono cerca de la oreja de Gonzalo y le dijo: "Dile a mi padrino que Irene se está quedando con Martín ahora, que quiere romper conmigo y que está en su casa."

...

Gonzalo estaba confundido. No tenía nada que ver con esto; acababa de venir a refugiarse de la lluvia, pero ahora se había enterado de que Daniel e Irene no parecían llevarse muy bien entre sí. Pero, ¿por qué Daniel lo involucraba en esto y le pedía que actuara como un tipo malo?

Muy pronto llamaron a Samuel por teléfono, y Gonzalo ni siquiera tuvo la menor posibilidad de rechazar las órdenes de Daniel.

"Gonzalo, ¿qué pasa?" preguntó Samuel.

Gonzalo miró a Daniel, que lo estaba viendo fijamente, y dijo desesperado: "Padrino, Ire quiere romper con Daniel."

"¿Uh? ¿Que pasó?" preguntó Samuel.

Estaba muy confundido. Ire había roto con Daniel, pero ¿por qué llamó Gonzalo para decírselo?

Gonzalo quería decir que él tampoco tenía idea... "Tal vez se separaron por culpa de Martín. Ire está en la casa de Martín. Justo ahora... Cuando Daniel llamó a Ire, Martín contestó el teléfono, mientras Ire... Estaba tomando una ducha", respondió Gonzalo.

Después de escuchar a Gonzalo, Daniel cambió su expresión y se vio mejor. Luego encendió un cigarro y se sentó frente a Gonzalo.

"¡Ella es tan irrazonable!" Samuel al instante se puso furioso. Inmediatamente le colgó a Gonzalo e intentó llamar a Irene.

Sin embargo, Irene seguía tomando su ducha, y nadie contestó el teléfono.

Gonzalo le dio una patada a Daniel, que estaba fumando su cigarro y le preguntó: "Oye, ¿qué pasó entre tú e Irene?"

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir