ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 910 Donde Ire siempre lo mordisqueaba

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8644

Actualizado: 2019-04-29 00:17


Mientras más hablaba, menos sentido tenía.

Daniel ignoró por completo a Ponce y caminó hacia la salida.

Daniel se detuvo repentinamente y sacudió la cabeza que comenzaba a zumbarle. Esta noche había bebido demasiado.

Sólo abrió la puerta con intención de marcharse de ahí.

En ese mismo momento, Ponce sacó del bolsillo su celular, hizo una llamada y dio una orden: "¡Deténganlo ahora mismo!"

De la habitación privada que se encontraba a un lado, salió una mujer al mismo tiempo que Daniel. Pero Daniel no se percató de la presencia de Adele y sin distracciones se caminó directo al elevador.

Adele se encontraba en el mismo hotel gracias a una cena que tuvo con presidentes de algunos bancos con los que se coordinaba.

Fue una sorpresa ver a Daniel, jamás se imaginó que podía encontrarlo ahí, así que rápidamente se dirigió hacia él.

Sin embargo, dos hombres en traje negro aparecieron de repente y dijeron: "Jefe Si."

Daniel se detuvo, se sentía realmente mal, la cabeza le daba vueltas, así que intentó sostenerla con la mano para poder aclarar su mente.

Los dos hombres se acercaron a Daniel, y lo condujeron al elevador. Extrañamente, no encontró fuerzas en él para poder alejarlos y resistirse.

De inmediato se percató que algo no estaba bien.

Adele con pasos sigilosos, los persiguió hasta el piso 18 donde se encontraba una suite presidencial.

Por más que lo intentó, Daniel no pudo librarse de ellos y fue llevado a la fuerza dentro de la habitación.

Adele se acercó más a ellos, haciéndoles creer que había pasado por ahí por accidente o casualidad. Rápidamente, echó un vistazo a la suite y notó a una mujer recostada en la cama.

Fue tal la sorpresa que tuvo que cubrirse la boca para no emitir ningún sonido. Al ver la situación, pensó que lo mejor era llamar a alguien para que pudieran ayudarlo.

Sin embargo, en ese instante se le ocurrió una mejor idea y prefirió no hacerlo. Por el contrario, una enorme sonrisa llena de maldad cubrió todo su rostro.

Dentro de la suite.

Después de llevar a Daniel a la habitación, los dos hombres habían cumplido la orden que les habían dado, así que cerraron la puerta y se retiraron del lugar.

En algún momento mientras Daniel luchaba por librarse, su teléfono cayó al suelo. Los hombres al notar que alguien intentaba llamar a Daniel, lo pagaron de inmediato.

Daniel se sentó al pie de la cama, se sentía muy débil. Detrás de él, se encontraba un mujer durmiendo.

Tenía un hermoso rostro y una pijama color rosa, ambas cosas le recordaron a Ire.

"Ire..." De manera inconscie

comprobarlo por ti misma? ¡No lo olvides! ¡La habitación 1806! ¡Pero no llegues tarde, puede que ya no encuentres a nadie!"

Adele colgó la llamada.

'La habitación 1806...' Irene se vistió de inmediato e intentó calmarse mientras lavaba su cara con agua fría.

Sin perder ni un segundo, tomó el auto y manejó directo al Hotel Zafiro.

Para su fortuna, no había mucho tráfico en el camino. Irene aumentó la velocidad de su auto y no tardó en llegar al Hotel Zafiro.

Muchos más autos estaban estacionados fuera del hotel y decenas de periodistas se amontonaron dentro del hotel.

Irene estaba muy nerviosa e inquieta por no saber lo que encontraría ahí.

Miró a los periodistas y los siguió a los pisos de arriba del hotel.

Dos elevadores se habían detenido justo en el piso 18. La ansiedad de Irene aumentaba mientras el elevador subía al mismo piso que los otros dos.

Al llegar al piso, todos los periodistas entraron de manera imprudente en la habitación 1806.

El rostro de Irene palideció al ver a Daniel en esa cama, que parecía que recién acababa de despertar. Al notar la presencia de los periodistas, Daniel se cubrió de inmediato con las sábanas.

También se dio cuenta a su lado, una mujer se encontraba recostada por lo que la cubrió de igual manera.

"Jefe Si, ha corrido la noticia donde se le acusa de haber abusado sexualmente de la hija de Ponce, ¿son ciertas las acusaciones?" Dijo sin escrúpulos uno de los periodistas.

"Da la impresión que considerando su buena posición social, ¡no necesitaba forzarla!"

"O sólo eres un hombre adinerado y mujeriego a quién que no le importó en lo absoluto."

...

"¡Salgan de aquí! ¡Ahora mismo!" Daniel estaba completamente furioso.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir