ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 911 Debo hacer que tú y Ponce Yi paguen por lo que me han hecho

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8145

Actualizado: 2019-04-29 04:39


Los reporteros estaban todos asustados y no se atrevieron a seguir haciendo más preguntas. Pero no se marcharon, y siguieron tomando fotos de ellos.

"¿No oyeron lo que acabo de decir? ¡Quien se atreva a exponer lo que sucedió hoy será mi enemigo para siempre!" advirtió Daniel furiosamente.

Los reporteros se miraron unos a otros; no sabían lo que debían hacer a continuación.

Justo en ese momento, Daniel notó una figura en la puerta. Aunque se encontraba de espaldas, Daniel todavía podía reconocer quién era ella. Al instante, Daniel entró en pánico.

"¡Todos ustedes salgan! ¡Ahora!" gritó Daniel. Los reporteros se asustaron con el grito colérico de Daniel, por lo que salieron corriendo de la habitación del hotel de inmediato.

El dormitorio se quedó en silencio. Mientras la mujer a su lado seguía durmiendo, Daniel se vistió rápidamente.

Luego, tomó a Valentina por la muñeca y la sacó de la cama.

Sin embargo, Daniel vio marcas en su cuerpo y una mancha roja en la sábana. ¡Estaba totalmente perplejo!

Sabía lo que significaba la mancha roja, ya que aún guardaba la sábana con la mancha de Irene en su mansión.

Cuando Valentina vio al hombre frente a ella, gritó y se cubrió apresuradamente con el edredón. Preguntó: "¿Quién eres?"

Los ojos de Daniel ardían de rabia, lo que la hizo retroceder temerosa.

Él la pateó. Mientras rodaba por el suelo, Valentina se sintió tan herida por su patada que ni siquiera pudo pronunciar una sola palabra.

"¡Perra! ¡Debo hacer que tú y Ponce Yi paguen por lo que me han hecho!" gritó Daniel con furia.

"No tengo nada que ver con esto... Yo soy la víctima..." Valentina logró expresar las palabras, pero Daniel ya se había marchado de la habitación.

El auto de Daniel estaba estacionado afuera del hotel, y cuando salió, los reporteros, que todavía no se habían ido, lo rodearon.

Daniel miró a su alrededor, pero no podía ver a Irene por ninguna parte. Luego, eligió a un reportero al azar y le ordenó: "¡dame tu teléfono!"

El reportero estaba tan asustado que rápidamente sacó su teléfono y se lo entregó a Daniel. Marcó un número, pero nadie contestó la llamada.

Después del cuarto intento, Daniel llamó a Rafael y le pidió que fuera al Departamento Waterside.

Le devolvió el teléfono al reportero, miró a todos los presentes con sus ojos afilados y penetrantes, y advirtió de nuevo: "escuchen, repito. ¡Quien se atreva a exponer e informar lo q

información sobre el paradero de Ire, ¡avísenme, por favor!" dijo Daniel. Luego, se marchó de la mansión.

Samuel llamó a Gerardo y le pidió que más guardaespaldas buscaran a su hija. Además, se comunicó con Martín.

Cuando Martín supo que Irene había desaparecido, sin pensarlo dos veces, se llevó a varios soldados con él para buscarla.

Cuando Daniel regresó a la empresa, vio que ya había un teléfono nuevo en su escritorio. Entonces volvió a marcar el número de Ire, pero la llamada aún no podía conectarse.

Luego, llamó a Estela y le preguntó: "Srita. Estela, ¿se ha puesto en contacto con Irene hoy?"

Estela se quedó perpleja y respondió: "No, acabo de llegar y ponerme a trabajar. ¿Qué ocurre?"

Daniel encendió un cigarrillo y respondió: "Está bien, nada. ¡Si ella se comunica contigo, ¡avísame primero!"

Estela asintió y salió de la oficina del CEO.

En esa mañana, los medios de comunicación seguían exponiendo y publicando las fotos de Daniel y Valentina Yi en el hotel.

Daniel se puso furioso y ordenó al departamento de RRPP que se encargara del asunto de inmediato.

Muy pronto, muchas personas se enteraron de la noticia de que Daniel se había acostado con la hija de la familia Yi en un hotel.

Entonces, Ponce llamó a Rafael. Daniel contestó el teléfono mientras intentaba controlar su ira.

"Sr. Si, le he entregado a mi querida hija. ¡Ahora, no me diga que no se hará responsable!" dijo Ponce al teléfono.

Al escuchar sus palabras desvergonzadas y viciosas, Daniel dijo con voz desdeñosa: "¿Qué pasa si no me hago cargo? ¡Soy Daniel Si! ¡Puedo tener a la mujer que quiera!"

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir