ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 914 No debería renunciar a mi amor tan fácilmente

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7453

Actualizado: 2019-04-30 00:07


"Está bien. Le llevé el desayuno y un poco de leche de soja cuando salí del departamento." Estela ocultó su decepción y respondió con sinceridad.

"Eh... Gracias. He... Le he pedido a Rafael que le encuentre otro departamento. Si está listo, puede mudarse hoy," quiso contarle acerca del departamento en el centro. Había cambiado de opinión ya que se trataba de un sitio de alto standing, y

posiblemente Estela no se lo podría permitir. Y si ella se mudaba allí, Irene podría empezar a sospechar.

"¿Mudarme? ¿Es realmente imprescindible que me mude, Sr. Si?" Estela dudó.

Daniel se volvió a sentar y encendió un cigarrillo. "No tiene que preocuparse por eso. Me haré cargo del alquiler. El nuevo departamento tendría más espacio para la dos. Y estarán más a gusto."

El sitio donde Estela vivía era perfecto para una persona, pero se quedaba francamente pequeño para dos.

Estela asintió finalmente y dijo: "Gracias, Sr. Si."

Estela se dio cuenta de que Daniel ya había tomado a Irene bajo su protección. Le estaba agradecido por cuidar de Irene.

"Aquí tiene quinientos mil dólares. Si no es suficiente, puede llamar a Rafael cuando quiera."Daniel tomó el cheque que había preparado y lo dejó en el borde del escritorio.

Estela no lo quiso y dijo: "Oh, no. Gracias, Señor Si, pero tengo ahorros. Tengo bastante para Irene y para mí."

Daniel era tan amable con Irene. Estela sintió invidia.

"Tómelo, por favor. Irene no sabe cuánto cuestan las cosas. Simplemente compre cualquier cosa que le pida y acuda a Rafael si necesita más dinero." Daniel conocía muy bien a Irene. Irene no tenía concepto alguno del dinero. En realidad, Estela gastaba más cuando estaban juntas.

"Me aseguraré de que todo el dinero se gaste en Irene. ¿Alguna cosa más, Sr. Si?" Finalmente, Estela recogió el cheque.

Daniel le dio una calada al cigarrillo, expulsó el humo lentamente y dijo: "Llámeme esta noche después de que se haya dormido."

...

Estela estaba al borde de las lágrimas. ¿Por qué no encontraba a alguien como Daniel?

"Sí, así haré."

"Hum... Ahora, puede volver al trabajo." Daniel sacudió la ceniza de su cigarrillo y empezó a llamar por teléfono.

Como Rafael había actuado rápidamente, encontr

secretarias se levantaron inmediatamente al ver a la Sra. Si. "Buenas tardes, Señora Si." La saludaron todas.

"¿Dónde está Daniel?" Lola estaba impaciente. Caminó por la oficina del Director General y abrió la puerta ella misma mientras preguntaba por su hijo.

Cuando entró en la oficina, Lola vio a Daniel con una mujer.

La mujer abrazaba a Daniel y puso sus manos sobre sus hombros.

Antes de que Daniel pudiera reaccionar, la puerta se había abierto.

Sorprendida, Valentina soltó inmediatamente a Daniel y se apartó de él.

"Mamá." Dijo Daniel con frialdad y con la cara totalmente inexpresiva.

Lola reprimió su ira, caminó hacia Valentina y le dio y repaso de pies a cabeza.

Al ver a Lola, Valentina se puso muy nerviosa. "Buenas tardes, Señora Si." Dijo en voz baja.

Hubo un largo silencio en la oficina. Lola no pronunció una sola palabra. Estaba tan furiosa con Daniel que no sabía por dónde empezar.

"¿Quién es esa mujer?" Preguntó Lola fríamente, mirando a su hijo.

"La hija de Ponce Yi."

Lola lo entendió todo al esuchar el nombre. Le dio a Valentina una bofetada en la cara.

La cabeza de Valentina giró hacia un lado mientras en su cara, un gran huella roja con forma de mano aparecía.

Daniel presenció la escena con indiferencia, pero no había emoción en su rostro.

Valentina respiró hondo. En lugar de enojarse, miró directamente a los ojos de Lola y dijo: "Sra. Si, debe haber malinterpretado algo. Ponce Yi también me manipuló."

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir