ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 920 Cinco semanas de embarazo

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8232

Actualizado: 2019-05-01 00:58


Irene asintió. "Lo sé, mamá." No quería tomarse las cosas demasiado mal. No iba a perder el tiempo con temas sin importancia.

"Bueno, eso ya pasó. Si ya no quiero estar junto a Daniel, simplemente me iré. No tenía sentido hacerme sentir incómoda."

"Bien."

Había preparado el desayuno para que Irene comiera. Ya había terminado de comer cuando el timbre de la puerta sonó.

Su corazón se detuvo por un instante cuando escuchó el sonido. Irene agarró su bolso e hizo un gesto de despedida a su madre: "Me voy ahora, mamá."

No era otro que Daniel Si quien estaba en la puerta. Irene cambió de zapatos. Al cerrar la puerta tras ella, Daniel le cogió la mano con naturalidad.

No lo rechazó. En el fondo, presentía que probablemente era la última vez que se tomarían de las manos.

Dentro del coche había otra mujer. Irene se sorprendió al verla, recordando quién era.

En cuanto sus miradas se cruzaron, Valentina volvió la cabeza con evidente culpabilidad.

Irene permanecía indiferente mientras se sentaba en el asiento del pasajero.

Daniel condujo directamente hacia el Hospital Privado Chengyang.

Gonzalo se había enterado del incidente a su regreso, medio mes antes. En cuanto vio a Irene, la atrajo hacia sí, alejándola de Daniel.

"Ire, ¿cómo te encuentras?" Gonzalo puso suavemente sus manos sobre los hombros de ella mientras le hablaba con verdadera preocupación.

Valentina los miró con admiración.

Pensó que mucha gente se preocupaba realmente por Irene.

Sin embargo, la única que se preocupaba por ella era su propia hermana...

Irene sonreía mientras sostenía con delicadeza el brazo de Gonzalo. "Estoy bien. Vamos. ¿Cómo está Estrella, por cierto?"

"Estrella está bien. ¡No necesita la ayuda de nadie!" Gonzalo estaba orgulloso de sí mismo por lo bien que trataba a su esposa.

Daniel permanecía en silencio mientras los observaba caminando delante de él. Lanzó una mirada fría a Valentina y los siguió rápidamente a la sala de reconocimiento.

Valentina sintió autocompasión mientras aceleraba el paso para seguirlo.

Si le dieran a elegir, definitivamente querría salir de allí. No le interesaba ser la tercera en discordia y ser el blanco de todas las culpas.

En frente de la sala de reconocimiento

De repente, Daniel llamó a Gonzalo. Irene parecía confusa mientras los observaba alejarse para hablar.

Daniel no paraba de mirarla mientras conversaba con Gonzalo. Todo esto le daba a Irene un mal pr

ue me haga la prueba de ADN. ¿Por qué no puedes darme esta oportunidad?"

Irene contuvo las lágrimas mientras miraba al enojado Daniel. Ella lo miró a los ojos y le dijo con calma: "Te di una oportunidad. Si Valentina no estuviera embarazada, te habría perdonado y olvidado todo. Habríamos seguido con nuestra relación como si nada hubiera ocurrido. Pero ahora todo es distinto. Daniel, ella está embarazada... ¿Podrías por favor no matar a tu propio hijo?"

"¡Voy a encargarme de ellos!"

Daniel estaba muy irritado. Cerró los ojos por un segundo y luego abrió violentamente la puerta del coche. Irene lo atrapó por la muñeca mientras le gritaba, presa del pánico. "¿Qué vas a hacer?"

Se dio la vuelta. Sus ojos estaban tan fríos como el hielo. "No me importa de quién sea el niño. ¡Incluso si fuera mío me desharía de él!"

"No, Daniel. No puedes hacer eso. ¡Estamos hablando de una vida!" Irene lloraba mientras le impedía salir del auto.

"¡Escúchame bien, Irene! No quiero perderte. No quiero que estés triste. Me da igual si es un niño tanto como si son diez. ¡Simplemente no los voy a tener cerca!" Daniel parecía estar abrumado por la ira. Sus ojos estaban rojos y sus palabras eran hirientes.

Irene negó con la cabeza mientras sollozaba: "La chica es inocente. Valentina también es una víctima de esta trampa. ¡Daniel, por favor, acéptalo y déjalo estar! Simplemente no estamos destinados a ser..."

Al escuchar sus palabras, Daniel se soltó de sus manos. Levantó su barbilla con la mano derecha y la fulminó con la mirada: "Irene Shao, ¿me has amado alguna vez? ¿Por qué no nos das la oportunidad de estar juntos?"

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir