ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 921 En vez de a mí, deberías llamar a Valentina

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8234

Actualizado: 2019-05-01 00:58


'¿Me has amado alguna vez?'' Irene repitió mentalmente sus palabras. '¿No lo amo? Menuda broma.'

Pero Irene asintió y lo miró con una mirada gélida: "No, nunca te he amado, porque eres malo y perverso. ¡Daniel, si te atreves a darte por vencido y matar a tu propio hijo, te odiaré el resto de mi vida!" Dijo Irene.

Trás eso, Irene se soltó de su mano, abrió la puerta y salió del auto.

Se oyeron fuertes patadas desde el interior del Lamborghini. Irene se detuvo un instante, pero reanudó la marcha sin mirar atrás.

Dentro del auto, Daniel pateó violentamente el asiento delantero, hasta el punto de estropearlo.

Pero no fue suficiente para aliviar su ira, por lo que dio otra fuerte patada al compartimiento de almacenamiento situado entre los asientos delanteros.

Irene paró un taxi y fue al departamento de Waterside.

Una vez allí, recogió todas sus pertenencias y le pidió a los guardaespaldas que la ayudaran a llevarlas al auto. Tenía la intención de llevarlo todo de vuelta a la Mansión Leroy.

Antes de irse, Irene miró por última vez el departamento mientras se tapaba la boca para no llorar.

Veinte minutos más tarde, con las lágrimas inundando sus ojos rojos, Irene subió al auto de los guardaespaldas. Volvieron a la mansión.

A partir de ahora, Irene y Daniel... romperían todo tipo de relaciones.

Él tendría pronto un hijo propio con su nueva familia. Irene estaba decidida a no tener nada más que ver con Daniel, y él ya sólo sería para siempre... su hermano jurado.

Irene llegó a la mansión. Cuando Luna vio a su hija tan melancólica, comprendió lo que había sucedido.

Le dolía el corazón por su hija. Siguió a Irene hasta su habitación. Y después la ayudó a deshacer las cajas que los guardaespaldas habían traído.

Irene se acostó en su cama, derrotada y agotada, y dijo a su madre: "Mamá, ahora quiero dormir."

"De acuerdo, duerme bien." Luna dejó los cosméticos de su hija en sus manos y salió de la habitación.

Una vez fuera, Luna habló con Samuel sobre cómo iban a consolar a su querida hija.

Samuel quería golpear a Daniel tan fuerte... Estaba tan furioso. ¡Daniel no debería haber torturado a su hija de esta manera!

Irene dejó su teléfono apagado y se quedó dos días en la cama.

En este tiempo, Lola y Jorge vinieron a verla una vez. Lola tomó las manos de Irene y le dijo: "Ire, lo siento tanto por ti. No aceptaré a esa mujer como mi nuera, y en cuanto a su bebé... Dependerá de Daniel. Si

su estado de salud. Le pedí que tomara algún medicamento, pero él simplemente no me ha hecho caso..."

Irene se quedó estupefacta, y después de un largo rato, abrió finalmente la boca para decir: "Madre*, en vez de a mí, deberías llamar a Valentina.·

"Ire... Sabes que ella no me gusta, y Daniel tampoco quiere verla. ¿Sabes que Daniel casi la golpea aquel día cuando salió del hospital?" Afortunadamente, Chuck llegó justo a tiempo para evitar que lo hiciera.

Después, Daniel fue a darle una golpiza a Ponce Yi. Lo dio tan fuerte que hasta acabó en el hospital. Los negocios de Ponce están hechos tal desastre que su compañía podría ir a la quiebra en breve."

Irene respondió: "¿Pero qué puedo hacer?" Se preguntaba qué podría hacer. ¿Debería ir a convencerlo para que tomara alguna medicina? Pero no tenía ganas de hacer eso...

La voz de Irene sonaba tranquila, por lo que Lola se sintió relajada. Luego dijo: "No necesitas hacer nada más. Solo dale la medicina que Gonzalo ha preparado y pídele que se la tome. Solo eso."

Pero Irene contestó: "Madre*, él no me escuchará..."

El día que le dijo que no lo amaba, supuso que ya no querría verla más.

"Pero Ire, realmente no tengo otra opción. Solo me queda pedir tu ayuda. Por favor, inténtalo. ¿Y si te hace caso? Ire, por favor..."

Al escuchar las repetidas súplicas de Lola, Irene no pudo negarse. Colgó el teléfono y se preparó para ir a casa de Gonzalo a recoger los medicamentos.

Antes de irse, Ire echó un vistazo al mostrador de los postres y tomó unos cuantos pasteles. Luego, le envió un mensaje a Estela: "Estela, luego te llevo unos cuantos pasteles."

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir