ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 934 ¿No crees que eres una mala hija y una desagradecida con nosotros

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8518

Actualizado: 2019-05-04 00:17


En el primer momento, Melania caminaba lentamente, pero cuando pensó que el hombre que tenía delante era su padre, aceleró el paso y corrió hacia él.

Estiró sus cortos brazos y gritó: "¡Papá!"

Su repentino grito sorprendió a toddos los que estaban presentes en la iglesia.

Además de haberlo llamarlo papá, también se dieron cuenta de que la niña tenía un fuerte parecido con Daniel. Se preguntaron si esta era su hija y la de Valentina.

Cuando vio que la niña se acercaba cada vez más a Daniel, Estela sintió cómo sus manos se enfriaron repentinamente y su preocupación se intensificaba.

Y no solo Estela se sentía incómoda, sino también el hombre que tenía al lado.

Miró a la linda niña y se preguntó de dónde había salido.

Melania siguió corriendo y se detuvo al fin en frente de Daniel. Sin dudarlo, abrazó las piernas de Daniel con sus pequeños brazos, y mientras enseñaba sus preciosos y pequeños dientes blancos, dijo: "¡Papá! ¡Abrazo, abrazo!"

Daniel la miraba y no pudo evitar agacharse hacia ella. Pudo ver entonces claramente que la chica se le parecía realmente...

Luego, la tomó en sus brazos y no pudo más que preguntarle: "Tu madre es..."

"¡Aquí!" Entonces, se escuchó una voz familiar que sobresaltó a todos los presentes.

En la puerta, había una mujer rodeada por seis guardaespaldas. Tenía el pelo recogido sobre la cabeza y llevaba un traje blanco, con un par de zapatos blancos de tacón alto.

Esta mujer, con su extraordinaria y elegante presencia, no era otra que Irene.

La que había desaparecido durante casi tres años.

Esta cara familiar hizo provocó que las manos de Samuel y de Luna temblaran, así como las de Daniel.

Irene hundió profundamente su mirada en los ojos del hombre guapo que llevaba un elegante esmoquin. Sus miradas se encontraron, y ambas reflejaban emociones complicadas e indescriptibles.

Irene apartó los ojos y caminó hacia sus padres.

"Papá, mamá, he vuelto". Había hablado a sus padres en voz baja, al borde de las lágrimas.

Luna se enjugó las lágrimas de las mejillas y no podía creer lo que estaba viendo.

"¡Ire!" La llamó Samuel. Aunque era un hombre, sus ojos se volvieron rojos y se inundaron de lágrimas cuando volvió a ver a su hija después de tres años.

Al instante, todas las personas allí presentes la rodearon. Una tras otra, no paraban de hecerle preguntas. Querían saber cómo se encontraba y dónde había estado en los últimos años.

Luego, unos momentos más tarde, Lola tomó a la niña de los brazos de Daniel. Mirando a su encantadora

a abofetearse.

Lola arrastró y detuvo a Luna, y todos allí comenzaron a persuadirlas y consolarlas.

"Luna, Ire ha vuelto, no te enfades más", dijo Lola de nuevo.

Gerardo apartó a su hermana y, mientras miraba a su madre, dijo: "Mamá, como acaba de decir Madre*, todo esto es culpa de Daniel. Ire se fue de casa por él, ¡y es quién debe ser castigado y abofeteado!"

Justo cuando Gerardo había terminado de hablar sonó el timbre de la puerta.

Irene se volvió y miró la puerta de la mansión, que estaba en la sala de estar.

Daniel entró tranquilamente, y al poner sus ojos en él, Jorge empezó a regañarlo con voz severa. "¡Daniel! ¿Admites tus errores?"

Al mismo tiempo, Lola dejó a Melania a Laura. No tenía paciencia para discutir con Daniel, y en lugar de eso, agarró un plumero de una de las esquinas de la habitación y lo pegó a Daniel con él.

"¡Te golpearé hasta que mueras! ¡Eres un mal hijo!" Dijo Lola.

Daniel no se defendió, solo dejó que Lola lo golpeara en la espalda y en los brazos.

Finalmente, Anna detuvo a Lola.

Con una mirada oscura en elrostro, Daniel la miró a su madre y le dijo: "Mamá, ¡ella no confiaba en mí en aquel entonces! Le dije que no había pasado nada entre Adele y yo, ni tampoco con Valentina, pero ella seguía sin creerme. Y lo que es más, también se escapó. ¿Qué podía hacer yo?"

Sally también apoyó a su hermano y dijo: "Ire, mi hermano está diciendo la verdad, el bebé de Valentina no es suyo. ¡Le confesó a Daniel que su padre le había pedido que le engañara a cambio de la seguridad de su hermana mayor!"

...

Apoyándose en la gente, Irene se mordió el labio inferior y se preguntó si las palabras de Sally eran ciertas...

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir