ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 937 Todo ha sido por tu estúpida idea

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7551

Actualizado: 2019-05-04 00:37


De vuelta a su habitación, Irene estaba a punto de ir al baño cuando la puerta se abrió de repente.

...Gaspar estaba sentado en la puerta, con su robusto pecho desnudo y lleno de cicatrices.

Solo llevaba sus pantalones cortos.

Irene frunció el ceño y dijo: "Gaspar, creo que entraste en mi habitación por error."

Al oírla, Gaspar no se fue, sino que entró y cerró la puerta.

Las gemelas estaban en la habitación adyacente; Irene estaba sola en el dormitorio.

Se asustó y dio un paso atrás. "¡Gaspar, por favor sal de aquí ahora mismo!" Gritó.

Pensó que seguramente habría chismes si alguien descubría que se habían quedado solos en la misma habitación.

Gaspar ignoró sus palabras, solo las de Fonzo siguían resonando en su mente: "¡Duerme con ella! ¡Duerme con ella!"

La agarró por las muñecas, la empujó sobre la cama y la presionó con su cuerpo.

"¡Gaspar! ¿Te has vuelto loco?" Irene intentó empujarlo, pero no lo consiguió. Él inclinó la cabeza y la besó.

Irene giró la cabeza hacia un lado y su beso cayó sobre su cabello.

A pesar de sus esfuerzos, Gaspar aún agarraba su rostro con sus manos y besó sus labios rojos.

Era tan hermosa que en ese momento, Gaspar perdió la cabeza.

Irene mordió profundamente su delgado labio y ambos notaron el sabor de la sangre, pero él todavía no la soltaba.

'¿Qué tengo que hacer? ¿Qué tengo que hacer?' Pensó Irene. Ella arqueó su pierna derecha y le dio una fuerte patada en el muslo.

Y después, volvió a hacer todo lo posible para apartarlo. Lo consiguió finalmente, se levantó de la cama y lo abofeteó con fuerza en la cara.

...

El tiempo pareció detenerse, y la bofetada de Irene despertó enseguida al Gaspar borracho.

Miró a la mujer con sus ojos inyectados en sangre y negó con la cabeza.

"Irene..." Extendió su mano derecha, pero Irene retrocedió inmediatamente.

Cuando salió de la cama y trató de explicárselo, Gaspar se miró a sí mismo y dijo: "Lo siento, estoy borracho."

Se golpeó la frente con irritación.

Irene lo miró fijamente y dijo: "Vuelve a tu habitación y empieza por descansar bien." Gaspar salió de la habitación de Irene.

Tan pronto como se fue, ella cerró la puerta con llave.

Luego, corrió al baño y se lavó los dientes varia

ido al ver a la segunda niña. "Sally, ahora eres un miembro más de la familia Shao. ¡Romperé mi amistad contigo si te atreves a contarle a tu hermano sobre las gemelas!"

Sally negó con la cabeza, pero luego asintió, "No le diré nada. Eso es asunto tuyo."

Sally estaba siendo sincera, pero Irene no se fiaba del todo de ella. No la dejó ir, y en su lugar dijo: "Mi querida Sally, mañana iremos de compras con los bebés. Te compraré lo que quieras. ¿De acuerdo?"

Sally asintió, "Bueno, Irene, realmente no le contaré nada. ¡Voy a jugar con las gemelas!"

En la sala de estar, Gerardo mantenía a las niñas en el aire, y Sally también estaba impaciente por jugar con ellas.

Irene le dirigió una última mirada de sospecha antes de dejarla ir.

Sin embargo, miró la espalda de Sally y se preguntó por qué no se había quedado embarazada aún después de más de tres años de matrimonio con Gerardo.

A la mañana siguiente, los abuelos de Irene se llevaron a Melania para que jugara con sus amigos.

Irene volvió a la Mansión Leroy con Michelle.

No muy lejos de la casa n.º 8

Tres Bentley estaban perfectamente estacionados uno al lado del otro.

El hombre en el auto vio los dos Mercedes aparcados en la entrada de la casa n.º 8. Los tres Bentley se movieron inmediatamente y bloquearon el camino.

Irene miró al hombre que salía del auto y le susurró a Michelle: "Ese es tu papá. ¡Nunca lo confundas con otro!"

Michelle miró ansiosamente a Daniel y gritó en el auto: "¡Papi! ¡Papi!"

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir