ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 940 ¿Daniel es pariente de Vern

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8828

Actualizado: 2019-05-05 02:08


Daniel llamó otra vez a Estela, quien estaba parada en la puerta a punto de partir, y le dijo, "Dile a Rafael que venga."

"Sí, señor Lo haré." Luego, Estela cerró la puerta tras ella.

Permaneció afuera de la oficina, con un dejo de tristeza que hacía que sus ojos brillaran. Daniel no habia hablado personalmente con ella después de que la ceremonia de boda de ambos fuera arruinada.

Estela se sentó y se quedó como ensimismada luego de haberle contado a Rafael lo que Daniel había dicho hacía un momento.

Si Irene no hubiera regresado, sería ahora la esposa de Daniel. Incluso si... pudieran ser marido y mujer solo en los papeles, ella aún estaba dispuesta a casarse con él.

Sin embargo, Irene había vuelto y era muy evidente que nada había cambiado en tres años. Una vez más, Estela era la persona que no lograba obtener ningún tipo de atención...

Desde el momento en que Irene reapareció, a Daniel ya no le importaba nadie más.

En la oficina

"Verifica la dirección del lugar donde ella cenará esta noche y lleva contigo un grupo de personas así la siguen." Al escuchar aquellas palabras de Daniel, Rafael se preguntó si realmente fueron dichas con algún tipo de emoción.

"Está bien señor Si." Rafael sacó su teléfono y comenzó a hacer algunas llamadas.

Después de que Rafael se fue de la oficina, Daniel se quedó mirando el arma que había en su escritorio, pensando que Irene seguramente había practicado bastante en los últimos tres años...

En realidad, Irene había practicado con ésta durante solo dos años, porque lo había empezado a hacer ya al final de su embarazo.

Durante aquel período, ella se sentía muy aburrida por lo que había decidido matar el tiempo con eso...

Por la noche, a pesar de que muchas personas entraban y salían de un discreto restaurante, se podían ver, tanto adentro como afuera de éste, a los guardaespaldas vestidos de negro.

Todos los que entraban al restaurante eran inmediatamente cacheados y, además, no se le permitía a nadie entrar con algún objeto peligroso.

En un momento determinado, de un auto lujoso y negro bajó una mujer que portaba un abrigo del mismo color, y casi de inmediato, se le acercaron dos hombres vestidos con ropas comunes.

La saludaron diciendo, "Señorita Irene, ¡bienvenida!" En realidad, ambos eran mayores, incluso tal vez tenían díez años más que Irene. Sin embargo, dado que ella era la líder de Puerta Tianye, las personas que no la conocían personalmente debían tratarla de manera respetuosa.

En realidad, Irene no quería llevar ese estilo de una vida, pero como había perdido su memoria a lo largo de esos dos años, todo se le p

i una palabra. En ese momento, Lucio estaba presentando a Daniel a todos los que estaban en la mesa.

"Irene, lo siento."

Estela, apenas tuvo la oportunidad, se disculpó con Irene.

Pero después de escucharla, Irene simplemente la miró con desdén. ¿Lo siento? Ella no le había pedido a Estela ninguna disculpa.

Cuando Lucio presentó a Franc, Daniel se quedó mirandolo a éste. Franc le hizo un guiño imperceptible y luego fingió no conocerlo diciendo, "¡Sr. Si, he oído mucho acerca de usted!"

Daniel, sin mucha emoción, respondió, "Es muy amable de su parte decir eso."

Cuando Lucio estuvo a punto de presentar a Irene, ésta se levantó rápidamente y le dijo, "Tengo que ir al baño."

...

Lucio se sentía un poco avergonzado, no obstante, Irene recogió su bolso y luego de colocárselo en espalda, abandonó la sala privada.

Daniel observaba a Irene de atrás cuando ésta se marchaba y luego lentamente regresó al asiento, sin que hubiera cambio alguno en la expresión de su rostro.

Después de un rato, Franc también salió de la sala y fue a buscarla. Al mirar la puerta cerrada de la sala privada, Daniel se quedó pensativo.

Después de salir del baño y dejando su bolso a un costado, Irene comenzó a lavarse las manos.

Entró un hombre y, cuando estuvo parado junto a ella, abrió el grifo y dijo, "Solo tienes que fingir que no me conoces y deberías irte de aquí a mitad de la cena."

Irene dejó de lavarse las manos y le preguntó, "¿Estás llevando a cabo una tarea ahora?"

Martín asintió y miró por el espejo con actitud vigilante.

Cuando Irene regresó a la sala privada, los meseros ya habían comenzado a servir los platos. Irene reclinó su cuerpo en el asiento y escuchó a Vern le preguntarla, "Irene, ¿dónde está Gaspar?"

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir