ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 947 Tu padre te perseguirá con una escoba en la mano

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7458

Actualizado: 2019-05-06 03:57


Con tono enérgico, Irene dijo: "Tía, ¿sabes por qué mi madre me pidió que fuera a la fiesta de cumpleaños de la esposa del alcalde? Dijo que quería que conociera a más personas y que hiciera nuevos amigos. O sea que necesito vestirme para ser más guapa, porque nadie se hará amigo de una chica fea". Irene abrió la puerta y salió del probador.

Anna siguía a Irene como una criada y trataba de alisar el vestido. Le dijo: "¡Eres tan traviesa! Serás la chica más hermosa allí, incluso si acudes sin usar maquillaje".

Mientras Anna decía esto, Estela había entrado en otro probador con un vestido naranja, también seguida por un asistente.

Después de escuchar las palabras de Anna, Irene sonrió y se paró delante del espejo para suavizar las arrugas de su vestido, ignorando a todas las demás personas presentes allí.

Pero aún podía sentir que el hombre detrás de ella seguía mirándola, lo que la ponía un poco nerviosa.

De alguna manera, Anna la giró repentinamente, e Irene se encontró cara a cara con Daniel.

Entonces Anna dijo: "¡Daniel, échale un vistazo! ¿Qué te parece el vestido?"

Daniel miró fijamente a Irene y su vestido por un rato, y luego dijo: "Tu gusto por la ropa ha empeorado mucho. El vestido es feo y repugnante".

Anna estaba confundida después de escuchar las palabras de Daniel y volvió a mirar el vestido de Irene. Se dijo a sí misma: 'Creo que el vestido es muy bonito, pero está mostrando demasiada piel'.

La respiración de Irene aceleró cuando escuchó a Daniel. Respiró hondo y dijo: "Tía, me gusta. Por favor, pídele a una maquillista que me maquille un poco".

Sin siquiera mirar a Daniel, se dio la vuelta y se sentó frente al tocador.

Irene se miró en el espejo y, de repente, vio a Daniel reflejado en él.

La agarró por la muñeca y, en un tono frío y profundo, dijo: "Te he dicho que es feo. ¿No has oído mis palabras?"

Irene retiró su mano, y mirándole con desdén, dijo: "¡No es de tu incumbencia, incluso si parezco un mendigo!"

Se miraron, con los ojos brillando de ira.

En ese momento, se escuchó una voz suave. "Daniel, ¿qué te parece este vestido?"

Una sonrisa feliz apareció en la cara de Irene. Pensó, '¿Daniel? ¿Una subordinada llama a su jefe por su no

patos de tacón alto de ocho centímetros. Así que tuvo que sentarse en un sofá.

A medida que pasaba el tiempo, llegaban más y más invitados al hotel, y se quedaban charlando y riendo en pequeños grupos.

De repente, varias mujeres sentadas frente a Irene se pusieron de pie y gritaron: "¡Daniel, wow, mira, es Daniel!"

Cuando Irene escuchó sus gritos, no pudo evitar volverse y mirar hacia la puerta del hotel.

Daniel y Estela habían llegado.

Aunque llevaban zapatos de tacón alto, las jóvenes corrieron instantáneamente hacia Daniel, como si fuera su marido.

Incluso algunas mujeres mayores estaban sorprendidas por la buena apariencia de Daniel y se sonrojaron.

Irene dejó de mirarlo y se concentró en la copa de champán que tenía en la mano.

Muchos hombres, tanto viejos como jóvenes, querían hablar con Irene, pero todos eran detenidos por el guardaespaldas que estaba detrás de ella.

Unos minutos más tarde, el alcalde y su esposa hicieron su aparición.

Al instante, muchos invitados les rodearon. Irene no se movió y decidió irse después de darle el regalo a Alina.

Más tarde, llegó el momento de cortar el pastel, y Ferdo tomó la mano de Alina para partirlo juntos.

Todo el mundo podía decir que Alina era muy feliz. E Irene estaba un poco celosa.

Pensó: 'Todos aquí son felices, excepto yo'.

También pensó que era hora de irse, y fue hacia Alina con su regalo. Cerca de ella, Daniel, Ferdo y otros dos funcionarios estaban hablando de algo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir