ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 951 ¿Quieres que te muestre, Sr. Si

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7689

Actualizado: 2019-05-07 00:56


Luego de escuchar que él no le devolvería a su hija, Irene se quedó mirando fijamente el teléfono. Estaba demasiado enojada para decir algo.

¡Bastardo! 'Nunca debería confiar ni una palabra de lo que un hombre dice en la cama'. Pensó con desprecio.

Desechó el estuche de la píldora y condujo hacia el Grupo SL.

'Todo mi sacrificio será en vano si no me devuelve a mi niña. No puedo dejar que suceda'. Trató de convencerse.

Después de colgar el teléfono, Daniel se apoyó contra la pared, encendió un cigarrillo y caminó hacia la sala de reuniones con ira en su corazón.

Cuando Irene llegó al Grupo SL, una hermosa dama en la recepción intentó detenerla. Pero se detuvo al ver la furia de Irene y a los dos guardaespaldas detrás de ella.

Irene entró en el ascensor reservado exclusivamente para el CEO porque los otros ascensores no estaban disponibles aún.

Al llegar al piso 88, Irene no vio a Rafael ni a Estela. En cambio, una joven secretaria, que vino aquí hace un año, la saludó. Pero no fue con gusto.

"Hola. Esta es la oficina del CEO y no puedes caminar por aquí". Le advirtió a Irene. La secretaria no la conocía porque estaba de vacaciones cuando vino Irene por última vez.

Irene la miró de reojo, pero no quería causarle problemas. Preguntó con frialdad: "¿Dónde está Daniel?"

La sorprendió la furia en sus ojos y la secretaria le respondió de forma inconsciente: "El Sr. Si está en una reunión. ¿Qué haces aquí?"

Irene regresó al ascensor y presionó el botón hasta el piso 22.

En el piso 22.

La secretaria en la recepción también intentó detenerla. "Disculpe, ¿a quién busca?"

"Daniel".

La secretaria la miró y dijo con cierta molestia en su voz. "Nuestro jefe está en una reunión. ¿Tiene una cita?"

"¿Me estás tomando el pelo? ¿En qué sala de reuniones?", preguntó con impaciencia. '¿Reservar una cita? Ahora estoy extremadamente enojada porque Daniel no puede cumplir su promesa', pensó con desprecio.

La secretaria respondió con tono formal: "Por favor, venga aquí otro día, luego de reservar una cita. Lo siento."

Irene la oyó, pero siguió caminando hacia la tercera sala de conferencias; la secretaria trató de evitar que entrara, pero la detuvieron sus guardaespaldas.

"No puede entrar. ¡El Sr. Si está en una reunión!"

Pero los g

ucirlo. Pero según sus palabras, parece que tengo muchas ganas a hacerlo'. Pensó.

Daniel la empujó sobre el escritorio. "Muéstrame".

Se acercó mucho más a ella.

Irene apretó los dientes, cerró los ojos e intentó olvidar toda su ira y humillación.

"Daniel, eres un hijo de perra. ¡Devuélveme a mi hija!" Gritó Irene. Irene al final falló y expuso sus verdaderos sentimientos a Daniel.

Él se limitó a sonreír de forma fría y le dijo: "¿Por qué dejas de fingir ahora?"

'Está tan enojada y aún así lo oculta y pretende seducirme. Irene cambió de verdad. En el pasado, me habría gritado de inmediato con furia'.

Irene se cubrió los ojos para calmarse.

Añadió de forma casual: "Está bien si no me devuelves a mi hija. Después de todo, todavía tengo un hijo con otro hombre. Te la dejo a ti... ¡Oh, cielos!"

De repente, Daniel sujetó su mentón. De forma tan dolorosa que ella quería darle una fuerte mordida.

El hombre la miró con odio y le preguntó: "¿De quién es la criatura?"

"Métete en tus asuntos. Del hombre que amo. No tiene nada que ver contigo". Luchó para liberarse de sus manos, pero él no se movió.

Daniel respondió mientras su rostro enrojecía: "Es Gaspar".

'Mataría a Gaspar si lo admito'. Irene conocía a Daniel.

Para evitar causarle problemas a Gaspar, Irene negó con la cabeza de inmediato y dijo: "Ocúpate de tus propios asuntos. Te dejo la niña. Ahora me voy".

Cambió de parecer. Aunque Daniel no le dijera, todavía podría encontrar a Michelle con la ayuda de la Puerta Tianye.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir