ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 967 En realidad quieres que venda mi cuerpo

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7499

Actualizado: 2019-05-10 02:38


Estrella no pudo evitar sonreír. Gonzalo también salió del probador. Se había probado ropa deportiva negra. "Cariño, ¿cómo estoy?", preguntó.

"Es negro. ¿No te dará calor?" Estrella le tiró de las mangas y le ajustó la ropa.

"Está bien", dijo Gonzalo, arqueando una ceja.

Miró a Irene y dijo en broma: "¿Me compro uno blanco? Ire y yo podemos llevar trajes a juego".

Irene sonrió y fingió fruncir el ceño: "¿No tienes miedo de que tu esposa se ponga celosa y te haga arrodillarte en un durián?"

"Está bien, Ire. Déjale que compre el blanco". A pesar de que fue Estrella quien dijo eso, miró a Gonzalo con una mirada asesina.

Gonzalo sostuvo la espalda de Estrella, negó con la cabeza y dijo: "Sólo estoy bromeando. Aunque estés de acuerdo con eso, no creo que pueda salir de esta tienda con seguridad si lo compro".

Irene se dio cuenta de que estaba hablando de Daniel. No pudo evitar mirar a Daniel, que no estaba muy lejos de ellos.

Estela eligió un traje para él con atención. Daniel se fijó en una ropa deportiva gris y estaba a punto de caminar hacia el probador.

Gonzalo miró en la misma dirección, fue hasta Irene y dijo: "No te preocupes. La secretaria no irá mañana".

Irene dejó de mirar a Daniel y dijo: "No me importa".

A ella no le importaba con quién salía. No era de su incumbencia.

Gonzalo observó su indiferencia y suspiró silenciosamente.

Compraron también algunos abrigos ya que la temperatura en la montaña variaba mucho entre el día y la noche. Irene eligió un abrigo rosa claro, como le sugirieron Estrella y Sally.

"Gonzalo, ¿mañana iremos a un hotel o dormiremos en tiendas?", le preguntó Edgar a Gonzalo.

Gonzaló se puso la mano en la mejilla y lo pensó por un momento. Entonces, le preguntó a Daniel, que estaba de pie junto a él, "Daniel, ¿tú qué piensas? ¿Hotel o tiendas?"

Daniel estaba mirando los abrigos. Hizo una pausa y dijo: "Hotel".

De repente, Ángela apareció de la nada y dijo: "Daniel, quedémonos en las tiendas, ¿vale? No he dormido nunca en una tienda de campaña, ni una sola vez".

Sally se hizo eco de la idea de Ángela: "¡Sí, yo también quiero la tienda de campaña!"

La sugerencia de las tiendas de campaña entusiasmó a las mujeres, incluida Irene, ya

la a un lado y dijo con una sonrisa: "Señorita Estela, sentémonos juntos en la primera fila. No hay suficientes asientos en la fila de atrás".

...

Estela se quedó sin palabras. Todavía había varios asientos en la fila de atrás, pero no dijo nada más. Irene, entonces, sugirió que ella y Estela debían cambiarse de asiento. "Puedes sentarte aquí", le dijo brevemente Irene a Estela.

Entonces, Irene se puso de pie y estaba a punto de ir a la primera fila.

Daniel y Estrella estaban sentados junto a Irene. Irene tenía que pasar junto a uno de ellos si quería salir.

Había más personas sentadas al lado de Estrella, así que Irene decidió pasar junto a Daniel.

Daniel se sentó allí en silencio. Parecía que no quería dejarla pasar.

Irene no quería discutir con él, así que se dio la vuelta y se dirigió a pasar por delante de Estrella.

Antes de que pudiera caminar adelante, Irene sintió que alguien le agarraba de la muñeca con fuerza y tiraba de ella hacia atrás. Perdió el equilibrio y cayó sobre las piernas de Daniel.

Todos vieron lo que pasó y se rieron, excepto Estela e Irene.

Sus caras palidecieron al mismo tiempo. Cuando Irene intentó levantarse, su cara se puso roja.

"¿Por qué me odias?"

Dijo Daniel con frialdad.

Mientras tanto, las luces se apagaron, y la película estaba por comenzar.

Daniel sostuvo la cintura de Irene con su brazo derecho para impedir que se levantara, pero Irene aún luchaba por levantarse.

Daniel de repente la soltó.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir