ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 987 ¿Por qué no tenemos una lucha justa

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8404

Actualizado: 2019-05-14 02:43


La cara de Hogin se ensombreció cuando vio que no le estaban prestando la atención adecuada. ¿No veía Daniel que le estaba appuntando a la cabeza con un arma? ¿Este era momento de preocuparse por Irene?

"Daniel Si, estás realmente a la altura de tu fama. Creo que hoy, te dejaré ir, para que puedas ayudar un poco a la Gris Luna en el País C".

No podía subestimar el poder de Daniel. Se decía que la familia Si estaba en la cumbre de la elite del País C, y también que el tío abuelo de Daniel era Vego Mu.

Era hora de que se calmara. Hogin no se habría atrevido a hacer un movimiento en su contra porque, si hubiera empezado algo allí, tanto el padre de Daniel, Jorge Si, como su tío abuelo, habrían ido y asesinado a toda la pandilla Gris Luna.

"Piensas demasiado". Daniel rechazó su oferta al instante.

Hogin ya se había serenando. Mientras bajaba el arma, sonrió y luego, mirando a Irene Shao, dijo: "Estoy muy interesado en su dama. ¿Por qué no tenemos una lucha justa?"

Entonces, Amy Ji le gritó a todo pulmón: "¡Hogin!"

Pero él solo la miró y le respondió: "¡Cállate!"

Daniel se rió arrogantemente de él, "¿Por qué te crees con derecho a elegir qué hacer?"

Hogin golpeó a su novia y luego puso la pistola en la cabeza de Daniel. ¡Ahora, Daniel tenía el nombre de Hogin Gong grabado en su cerebro!

Sintiendo la furia de Daniel, Hogin dejó de sonreír de inmediato. Sabía que nunca podría vencer a Daniel, pero estaba seguro de que podría empezar con Irene.

Se volvió para mirar a los hombres que la protegían y memorizó sus caras.

"Señorita Irene, escuché que entregaste a algunos miembros de Gris Luna a la policía". Su burla casi la hizo vomitar. No podía entender cómo un hombre de unos treinta años como Hogin podía mostrar esa sonrisa repugnante que le revolvía el estómago todo el tiempo.

Contuvo su aversión y se burló: "¿Qué? Unos miembros de Gris Luna intentaron infiltrarse en la Puerta Tianye, pero ¿resultan ser las víctimas? Hogin, ¿por qué todo lo que haces es una desgracia tan grande?"

Para Hogin, no existía tal cosa como jugar limpio, e Irene tenía razón.

"¡Irene, algún día te haré saber las consecuencias de enojar la Gris Luna!" Le lanzó a Irene una mirada fría antes de irse finalmente con sus hombres.

Este no era su territorio, y no era tan tonto para comenzar una pelea en un lugar donde no tenía absolutamente ninguna ventaja.

Cuando su grupo trató dar un rodeo y pasar delante de los demás, Gerardo Shao levantó el brazo derecho frente a e

iel le dijo severamente: "Aunque Hogin ahora sabe mucho sobre nosotros y puede estar asustado, aún me preocupa que pueda jugar sucio de alguna manera. A partir de mañana, haz que Gonzalo prepare algunas armas para tu defensa personal".

También había planeado instalar rastreadores y mecanismos de autodefensa en todos sus autos, y en distintos dispositivos de comunicación.

Daniel no le tenía miedo a Hogin, pero este no solo era una comadreja peligrosa con la que lidiar, sino que también tenía un cerebro astuto por encima de él.

Irene no duraría mucho.

¡Y Daniel nunca olvidaría que Hogin se había atrevido a ponerle un arma a la cabeza!

Esta vez, Irene no se resistió y asintió. "Vale".

Solo una palabra era capaz de ablandar a Daniel, apretó el moño de su cabello y dijo: "¡Buena chica!"

Luego, la abrazó por los hombros y caminaron juntos hacia el estacionamiento.

No fue hasta que todos se hubieran ido cuando los tenderos de las tiendas cercanas se atrevieron a abrir nuevamente sus puertas. Los guardias de seguridad que se escondían en la oscuridad también se sintieron aliviados de que el peligro hubiera pasado.

Estos solo eran empleados temporales de una empresa de turismo, y generalmente ayudaban a mantener el orden.

Pero cuando las cosas se volvieron tan serias y amenazadoras, se escondieron rápidamente para protegerse.

Incluso después de que Hogin se hubiera metido en el coche de su chófer, Gonzalo seguía hablando junto a la ventanilla de su auto. Finalmente, le advirtió solemnemente: "Y si alguna vez te atreves de nuevo a jugar tus trucos sucios con Irene, ¡estaré a la altura de mi mote de 'El Escalpelo' y te mataré!"

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir