ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 993 Puede hacer pucheros y ser adorable para complacerlo

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7452

Actualizado: 2019-05-16 00:07


Sabina estaba tan furiosa que se mordió el labio inferior, mientras Daniel se quedaba quieto, sin pronunciar una sola palabra.

Después de ver lo que estaban pasando, Estela se acercó a Sabina y le dijo: "Señorita Sabina, primero la llevaré al hotel".

Sabina se sintía resentida, así que abofeteó a Estela en la cara. "¡Jódete!"

Lo que hizo que tanto Estela como Irene se sorprendieran.

Sabina tenía un temperamento más violento que Irene.

"Señorita Sabina, ¿qué está haciendo?" Estela se tocó la mejilla, con los ojos llenos de lágrimas.

Daniel aún guardaba silencio. No quería involucrarse en esta pelea.

Mientras Irene no era golpeada o acosada, no intervendría.

"¿Qué estoy haciendo? ¡No aguanto tu cara!" Dijo Sabina. Estaba furiosa, y si Daniel no hubiera estado presente, le habría hecho lo mismo a Irene.

Cuando vio a Estela ser pegada por Sabina, Irene sintió un poco de pena por ella. Pero negó inmediatamente con la cabeza y descartó ese pensamiento. ¿Por qué iba a compadecerse de ella?

"Señor Si, soy una empleada muy trabajadora de su empresa. ¿Dejará que esta mujer siga tratándome así?" Estela buscaba la ayuda de Daniel.

Daniel quería terminar con todo esto lo antes posible, así que miró a Sabina y a Estela con frialdad y dijo: "Os lo digo por última vez. ¡Salid las dos de aquí!" Dijo.

Estela salió apresuradamente de la mansión, llorando.

De repente, Sabina trató de tirar a Irene, pero esta la esquivó por acto reflejo.

"¡Ven aquí! ¡Voy a darte una lección!" Gritó Sabina.

Irene pensó que quizá Sabina era tan violenta por haberse quedado mucho tiempo junto a su ex esposo.

"¿Quieres darme una lección?" Irene se rió.

Luego miró a Daniel y dijo: "Mírela, Sr. Si. No creo que tenga buen gusto con las mujeres. ¿Cómo le puede gustar alguien tan tonta?"

Molesto, Daniel envolvió sus brazos alrededor de la cintura de Irene y dijo: "¿Qué hay de mis sentimientos por ti? Debo ser tan ciego como un murciélago, ¿verdad?"

"¡Cómo has podido decir eso! No soy tonta. ¡Tú sí!" Gritó Sabina. Apartó a Irene de los brazos de Daniel.

Irene la miró con frialdad y la advirtió con enojo: "¡Si te atreves a tocarme otra vez, lo lamentarás!"

Hacía mucho tiempo, cuando

adre de su hija, ¿verdad?"

Después de que mencionara esto, Irene ya no dijo nada. Parecía derrotada y se dejó caer sobre el hombro de Daniel. No sabía cuándo su guardaespaldas había empezado a traicionarla.

Daniel volvió la cabeza hacia Enrique y dijo: "¡Serás ascendido a líder de equipo!"

Cuando escuchó a Daniel, Enrique estaba extasiado. ¡Acababa de ser ascendido! ¡Qué suerte tenía!

Varios guardaespaldas cercanos le miraron con envidia y también se dieron cuenta de que tendrían un futuro brillante si obedecían al Sr. Si.

Poco a poco, todos los guardaespaldas de Irene comenzaron a obedecer a Daniel.

Irene le dio una palmada en la espalda a Daniel: "¿Quién te dijo que tomaras esta decisión con mi guardaespaldas?"

Daniel la ignoró y la llevó al segundo piso.

"Daniel Si, ¿podrías soltarme? Quiero ir a casa". Cuando se sentó en la cama, Irene hizo todo lo posible por protestar.

"¡No!" Daniel se quitó su camisa deportiva blanca.

Irene estaba furiosa y preguntó: "¿Por qué?"

¡Daniel la miró largamente y pensó que era hora de enseñarle algo!

"Espera aquí. ¡Haré que obedezcas!"

Después de decir eso, caminó hacia su estudio.

En un instante, sacó un documento impreso en papel A4 y se lo entregó a Irene. Confundida, Irene se lo quitó y descubrió que era un contrato.

Después de hojearlo, recordó que era el contrato por más de cien millones en acciones que habían firmado hacía tres años.

"¿Qué pasa con esto?" Lo miró fijamente.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir