ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1010 No soy tu esposa

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 6875

Actualizado: 2019-05-19 03:28


Él la besó de nuevo. Irene casi no podía respirar.

...

Al escuchar los sonidos amorosos, el guardaespaldas se alejó de su habitación varios metros.

Al mismo tiempo pensó: '¡El Jefe Si debe ser realmente bueno en la cama! ¡Puedo oírlos incluso a través de las paredes insonorizadas de la suite presidencial!'

Daniel tuvo a Irene en la cama toda la tarde hasta las nueve, y cuando finalmente acabó con ella, se quedó dormida en un instante, agotada.

Daniel salió del baño envuelto en una toalla de baño, miró a la mujer que dormía en la cama y sonrió contento. 'Ahora me pertenece', pensó.

Irene se despertó a última hora de la mañana y afuera hacía un día brillante y soleado.

Mirando la luz del sol afuera, de repente se sentó. '¿Cuánto tiempo estuve dormida?', se preguntó.

Miró a su alrededor, pero no había nadie a su lado.

Después alcanzó su teléfono al otro lado de la cama, pero estaba demasiado débil para levantarlo.

Cuando lo agarró y lo levantó para mirarlo, el teléfono se le resbaló de la mano y cayó sobre su cabeza.

'Mi teléfono estaba apagado. No es de extrañar que haya estado dormida tanto tiempo, nadie pudo despertarme', pensó.

Cuando lo encendió, vio muchas llamadas perdidas.

Casi todas eran de Fonzo, una de un número desconocido, que había llamado tres veces, y otra de Rafael.

Alrededor de las diez de la mañana, Irene tomó un baño.

Una hora más tarde, después de bañarse y salir, encontró dos bolsas de mano en la mesa, en cuyo interior había ropa nueva.

Irene estaba acostumbrada a llevar la ropa nueva comprada por Daniel, y rápidamente se puso una blusa sin mangas de cuello alto y un par de bombachos negros.

También llevaba en sus pies un par de sandalias blancas de tacón alto con dos diamantes de cristal.

Su atuendo era simple y limpio.

Tenía mucha hambre y se dirigió a la puerta, pero el timbre de la puerta comenzó a sonar.

Abrió la puerta y un guardaespaldas se paró frente a ella.

Él cortésmente dijo: "Señorita Shao, el Jefe Si está en el restaurante en el pis

, Irene casi se atragantó con su vaso de zumo.

Bajó el vaso, miró a Daniel con curiosidad y le preguntó: "¿Estás enfermo?" Irene se preguntó: 'De lo contrario, ¿por qué decidió cancelar el compromiso y se disculpó conmigo?'

"Estoy bien, pero gracias por tu preocupación".

...

'¡No me preocupo por ti!', pensó Irene. Ella preguntó: "¿Cuál es tu negocio en el País Z?"

Irene no sabía que se había asociado con algunas compañías en el País Z.

"Estoy planeando crear algunas sucursales de mi empresa aquí". Él había ido allí a investigar las condiciones comerciales locales.

...

Irene miró a Daniel, y parecía que crear sucursales era lo más fácil para él.

"Ya tienes suficientes". Por lo que ella sabía, ¡Daniel tenía más de cien sucursales en todo el mundo!

Daniel dijo: "Eso es cierto, pero para poder ver a mi esposa e hija, tengo que construir más". 'Tú y mi hija siempre estáis en el País Z'.

...

"¡No soy tu esposa!" Después de decir eso, Irene se sonrojó, y bajó la cabeza para seguir comiendo.

Daniel no replicó, sino que dijo: "En cuanto acabes tu comida, vamos al hospital".

"¿Qué? ¿Por qué?", preguntó Irene.

"¿Por qué fuiste ahí?", preguntó Daniel.

"Oh, tuve que cuidar a Gaspar". La razón por la que Irene había ido a País Z era para cuidar de Gaspar. No quería involucrarse en los otros asuntos de Puerta Tianye.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir