ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1014 Puedes pedirles que hagan lo que quieras

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7600

Actualizado: 2019-05-20 00:23


Irene no era nada ordinaria. Había nacido y crecido en una familia adinerada.

Con un bebé en su vientre, se fue de casa para protegerlo. La vida era dura, pero hizo todo lo posible por mantenerse a sí misma.

Tenía que encontrar trabajo y vivir una vida austera. Gaspar realmente sintió pena por ella.

Más tarde, siguiendo las instrucciones del abuelo de Gaspar, Irene se hizo cargo de Puerta Tianye. Gaspar sabía que ese cargo era peligroso. Pero si se atrevía a ir en contra de los deseos de su abuelo, su abuelo no admitiría a su madre en su familia.

Sin embargo, no era culpa de su abuelo. Era una persona que siempre creía en el destino. Irene se presentó con la Cuenta Tianye, lo que el abuelo de Gaspar tomó como una señal de que estaba destinada a ser la jefa de Puerta Tianye.

...

Gaspar hizo todo lo posible por disuadir a su abuelo, pero no tuvo éxito, por lo que se rindió.

Cuando Irene fue secuestrada por primera vez, no se culpó a sí mismo por haber involucrado a Irene. Para él, los conflictos entre facciones eran muy comunes.

Pero las cosas fueron a peor. Irene fue agredida y tuvo que ser ingresada en el hospital. Entonces fue cuando se sintió culpable.

Se comprometió a cuidar bien de Irene y de sus gemelas para compensarla por haberla metido en esos problemas.

Cuando Irene fue secuestrada por cuarta vez, utilizó todos los recursos que disponía, pero aún así no pudo localizarla.

Medio año después, la policía la detuvo y Gaspar la liberó. Cuando se encontraron de nuevo, tenía un aspecto diferente.

Estaba más delgada, fumaba y sabía usar diferentes tipos de armas peligrosas. Lo que era peor, había estado tomando drogas.

Él le seguía preguntando qué había pasado durante esos seis meses, pero no le dijo una palabra. Por su mirada se podía ver que había pasado por cosas indescriptibles.

Sintiéndose culpable por lo que le había sucedido a Irene, Gaspar la acompañó a un centro de rehabilitación. Allí tuvo pesadillas. Gaspar fue el único que se quedó a su lado y la consoló.

Irene era fuerte por naturaleza. Con mucho apoyo de Gaspar y las gemelas, logró estar sobria del todo en pocos meses.

"Gaspar...", Irene pasó su mano por delante del hombre que estaba perdido en sus pensamientos.

Gaspar volvió

Irene, pálido.

Daniel se dio la vuelta y sonrió, "Señor Qiao, ¿hablas en serio? Mi Irene tiene que quedarse conmigo en casa. Todas las que están afuera te cuidarán. Puedes pedirles que hagan lo que quieras. Si necesitas algo más, házmelo saber".

Con eso, Daniel se volvió y abrió la puerta. Después, diez mujeres que esperaban afuera entraron una por una.

Irene había intentado discutir, pero se quedó sin palabras al ver a esas mujeres.

"Señor Qiao, son buenas cuidando a enfermos. Puedes elegir a quien quieras". Con una mirada rápida, Daniel dijo a las mujeres: "Id y cuidad al Señor Qiao". Inmediatamente lo obedecieron, se acercaron y se quedaron alrededor de la cama.

Daniel estaba satisfecho consigo mismo y se fue con Irene.

Desde atrás, Gaspar gritó: "¡Fuera!"

Las mujeres de repente gritaron, "¡Ah! Él se desmayó. Llama a los médicos. ¡Deprisa!"

Irene se separó de Daniel y corrió hacia la sala.

Daniel se adelantó y la atrapó, "¿Qué vas a hacer? No deberías molestar a Gaspar y a las mujeres. No es el momento adecuado para que vuelvas".

Irene lo miró y dijo: "¿No escuchaste lo que dijeron? ¡Gaspar se desmayó! ¿Qué quieres decir con 'molestarlas'? ¿Estás loco?"

Daniel levantó las cejas y asintió, "Sí, estoy loco. Sólo tú puedes salvarme".

Irene insistió en volver a ver cómo estaba Gaspar. Daniel la cargó en su hombro y abandonó el departamento de hospitalización.

Irene le pellizcó la oreja y dijo: "¡Bájame! Necesito ver cómo está Gaspar, o no estaré en paz".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir