ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1025 No le cuentes mi secreto

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8612

Actualizado: 2019-05-22 00:58


'¡Tú, mujer tentadora! Martín se retiró, ¡pero Gaspar todavía andaba por aquí!' Pensó Daniel furiosamente.

Y lo que es más, ¡estaba decidido a hacer que Irene volviera a su antiguo ser arrogante y rebelde!

'Bueno...' Irene le sonrió avergonzada a Gaspar, se volvió y habló con Daniel en voz baja. "Por favor, déjalo. ¡Déjame manejar esto sola!"

Al escucharla, la cara de Daniel se ensombreció por completo.

Gaspar también le sonrió y dijo: "Irene, si realmente te has decidido, por favor, ve y devuélvele la cuenta de la Puerta Tianye a mi abuelo".

"Gaspar, ¿significa esto que estás de acuerdo conmigo?" Preguntó Irene. Miró cuidadosamente a Gaspar, temerosa de su furia.

"Sí, Irene, así es. ¡Por favor, regresa al País C y espérame allí!" Respondió Gaspar. 'Si Daniel puede abrir una sucursal de su compañía en el País Z solo por Irene, ¡por supuesto que puedo hacer lo mismo en el País C!' Pensó.

Sus palabras hicieron que Daniel frunciera discretamente el ceño.

Gaspar lo miró y le preguntó: "Sr. Si, ¿no dijiste que me recompensarías de alguna manera? Voy a abrir una sucursal de mi empresa en el País C. ¿Me apoyarás?"

Hasta entonces, no había podido encontrar el apoyo que necesitaba. Si pretendía abrir una nueva sucursal en otro país, necesitaba primero un socio fuerte con una sólida formación que le ayudara a alcanzar una posición firme en los círculos comerciales del lugar.

Daniel notó su mirada astuta y ¡quiso preguntarle si realmente lo tomaba por un imbécil! ¿Era posible que ayudara a su rival a perseguir a su mujer?

Pero Irene estaba entusiasmada, y antes que Daniel, respondió: "Gaspar, ¿realmente vas a abrir una sucursal en el País C? ¡Es una idea magnífica!"

Tan pronto como terminó sus palabras, alguien le agarró la mano. Al darse la vuelta, vio la mirada infeliz de Daniel. "¡No creo que sea una buena idea!" Gritó.

"¡Creo que es una muy buena idea! ¡No tendré que estar siempre volando entre el País Z y el País C!" Dijo Irene. Ella seguía pensando en cómo podría recompensar mejor a Gaspar.

Luego, antes de que Daniel pudiera decir algo, se aferró a su brazo y dijo: "Daniel, ya tienes una posición firme en el País C; ¿por qué no le das algo de apoyo a Gaspar? ¡No perderás nada! Anoche me prometiste que lo recompensarías, ¿verdad?"

'¡Recompensar! ¡Recompensar!' Ahora, Daniel odiaba esta palabra. Cada vez que la escuchaba, sentía como se volvía loco.

Pero después de pensarlo dos veces, se dio cuenta de que no tenía motivos para temer a Gaspar. Si realmente quería pelear con él por Irene, podría inte

la familia Qiao, seguida por Lucho, Quiller y Fonzo. Todos llevaban una expresión deprimida en sus caras.

Después de meditar tranquilamente sobre los asuntos hablados, Quiller dijo: "Irene, espero que lo reconsideres. No le daremos la cuenta de la Puerta Tianye a nadie, y si la devuelves y te marchas, no habrás vuelta atrás".

Aunque Irene era adulta, todavía era como una niña a sus ojos.

En realidad, no importaba mucho quién ocupaba la dirección de la Puerta Tianye porque tenía cuatro líderes que se encargaban de todo.

Pero estaban seguros de la capacidad y personalidad de Irene, y pensaban que era mejor para ella mantener su posición.

Irene sonrió levemente y miró a los dos hombres mayores. Dijo: "Tío Quiller, Tío Lu, gracias por la confianza que depositaron en mí, pero tengo mi propia familia, mis hijas y simplemente, mi sitio no está en el País Z. Espero que puedan entenderme. Y lo que es más, Gaspar es el único descendiente de la familia Qiao, y es una mejor opción que yo para el liderazgo de la Puerta Tianye. Supongo que eso ya lo tenían claro".

Después de estas palabras, tuvieron que renunciar a convencerla y dijeron: "Como dijo el abuelo, todo depende de ti, y respetaremos tu decisión". Lucho miró en blanco hacia la nada, perdido en sus propios pensamientos. Deseó que Irene pudiera finalmente escapar de todo el tema de las pandillas en el País Z.

"Gracias, Tío Quiller, Tío Lu. ¡De ahora en adelante, vendré a visitarles con mis hijas en cada festivo!" Dijo Irene. Mientras había vivido con los hombres de la Puerta Tianye durante los últimos años, todos las habían tratado muy bien a sus mellizas y a ella. Siempre recordaría su bondad y nunca se olvidaría de ellos.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir