ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1027 EQ bajo

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8831

Actualizado: 2019-05-22 01:20


"¡Por supuesto que sí! Tan pronto como Gaspar se recupere, ¡volveré!" Podría pedirle a Daniel que regrese primero.

Pensándolo bien, ¡esto podría no ser una idea inteligente ya que las gemelas podrían verse expuestas!

Cuando escuchó el nombre de Gaspar, Samuel dijo seriamente: "Cuando sea conveniente para él, por favor tráelo a nuestra casa. A tu madre y a mí nos gustaría cenar con él, porque le debemos mucho".

"¡Claro papá! Él va a venir al País C para establecer una nueva sucursal. ¡Tendrán muchas oportunidades de verlo entonces!" Irene apartó la mano inquieta que se movía por su cintura y se movió más hacia la izquierda del sofá.

"Bien. Eso es todo. Hasta pronto entonces", dijo Samuel.

"Claro papá. ¡Nos vemos!"

Tan pronto como colgó la llamada, Daniel se inclinó y besó sus labios rubí. Al momento siguiente, la presionaba sobre el sofá.

¿Por qué la estaba besando de nuevo?

Daniel la advirtió, diciendo sin rodeos y con celos: "¡Ire, no te permito ver a Gaspar sin mi permiso!"

Le preocupaba que una vez que estuviera en el País C, Irene saliera con él a sus espaldas.

"¡Bien, bien, bien!" Irene asintió rápidamente con la cabeza. Conocía bastante bien su carácter, y también sabía que mientras él estuviera cerca, se pondría muy celoso si ella miraba por un segundo a Gaspar.

Irene aceptó su regalo con una sonrisa de aprobación. La miró con cariño, y le preguntó: "¿Te gustaría quedarte por aquí sola o debería hacerte compañía?"

Irene era lo suficientemente inteligente como para leer entre líneas.

Contestó rápidamente: "Sigue adelante con tu trabajo, ¡estaré bien sola!"

Una gran sonrisa apareció en el rostro de Daniel. Besó sus labios otra vez y luego la dejó ir.

El nuevo celular tenía algunas características sorprendentes, e Irene jugó con él en la cama por un tiempo. Incluso hizo una videollamada con Melania.

Daniel, por otro lado, estaba en una videoconferencia con los ejecutivos de su compañía. Ambos estaban concentrados en sus propios asuntos.

Mientras pudieran sentir la presencia del otro en la habitación, no importaba que estuvieran haciendo lo mismo o no.

En el Acantilado de Wangfeng

Dentro de la cueva sombría, un anciano de pelo gris convocó a varios asesinos y les dio sus órdenes. "¡Tenéis que traerme a Irene, cueste lo que cueste!"

¡Daniel e Irene firmaron su sentencia de muerte cuando se atrevieron a tocar a su nieto!

Uno de los sicarios dijo audazmente: "Pero tiene a Daniel a su lado todo el tiempo, por no hablar de los guardias de seguridad..."

El anciano tiró un hueso hacia una esquina de la cueva y, con voz malvada, dijo bruscame

a y tener a Daniel para siempre!"

Luna le lanzó una mirada a su silenciosa hija. Tenían una relación complicada. Habían estado que sí y que no durante un tiempo, y ahora que las cosas se estaban aclarando, parecían estar bien.

'¿Tomar la iniciativa? ¿Para siempre?' Irene se sorprendió con sus palabras. ¿Qué quiso decir con 'tomar la iniciativa'? ¿Estaba insinuando que debería proponerle matrimonio a Daniel?

"Por supuesto. ¡Adelante! ¡Te apoyaremos! Siempre que lo necesites, ¡te ayudaremos siempre sin condiciones!" Lola estaba realmente interesada en que pudieran casarse, al menos por el bien de las niñas.

Jorge apoyó a su esposa al estar de acuerdo con ella y dijo: "¡Sí, adelante! Ire, ¡te apoyamos!"

...

"¡No quiero acelerar las cosas! ¡Acabamos de volver juntos!" Ahora, estaba pensando en la posibilidad de declararse a Daniel en primer lugar. ¿Debería realmente tomar la iniciativa, al menos pensando en sus niñas?

Lola estaba realmente preocupada. Siguió molestándola y le dijo: "Ire, Daniel realmente te ama, y nunca debes dudar de él acerca su amor. Es un poco terco cuando se trata de sentimientos. Creo que le viene de su padre, ambos se calientan lentamente y tienen EQ bajo..."

"¡Oye!" Jorge fingió toser cuando escuchó que su esposa lo estaba criticando. ¿Cómo podía decir algo así en público?

Sin embargo, Lola lo ignoró por completo y siguió convenciendo a Irene, diciendo: "Mi hijo es muy bueno en su trabajo. Tiene un coeficiente intelectual alto de 200. Sin embargo, su cociente emocional es muy bajo. ¡Por favor, que no te importe que sea terco a veces!"

...

A Irene le resultó muy difícil no echarse a reír. Se preguntaba si Lola estaba tratando de ensalzar a su hijo, o de ponerlo a caer de un burro.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir