ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1038 De compras con Valentina

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 6482

Actualizado: 2019-05-24 00:17


'Sr. Si... ¡No! ¿Cómo Irene ha podido enviarme esto?' Se preguntó Rafael.

...

Ángela estaba libre, por lo que Irene le había pedido que fuera de tiendas con ella.

"Ire, ¿qué vas a hacer con todos estos cosméticos?" Ángela la miró pagar la factura, preguntándose por qué le haría falta, ya que su piel no necesitaba nada de esto.

"¡Voy a usarlo!" Contestó Irene con indiferencia.

Nunca había sido una fanática del maquillaje, pero de ahora en adelante comenzaría a utilizarlo.

"Bien, entonces... De todos modos, ¡el maquillaje que la vendedora te hizo está genial!" Ángela sonrió con asombro.

Para que Irene probara los productos, la vendedora hizo una breve demostración en su cara, utilizando lo más vendido de la tienda.

Y como Irene respetaba su propio plan, compró todos los productos que la vendedora le había recomendado.

"Sí. Funciona bien sobre mí". Tomó las bolsas y arrastró a Ángela hacia la siguiente tienda.

Si el maquillaje no se viera bien, no habría perdido el tiempo comprando.

Había planeado comprar algunos bolsos, ropa y zapatos, pero al ver el armario que Daniel le había preparado, no tenía que comprar nada más.

Mientras caminaban, una tienda de pintalabios llamó su atención. "¡Ángela, mira! ¿Qué color es mejor?"

Acababa de comprar dos lápices labiales. Pero Irene nunca había sido capaz de resistirse a las cosas bonitas.

La tarjeta que tenía ahora era la que le había devuelto a sus padres. Samuel nunca usó el dinero. En cambio, depositó más en la cuenta.

Mientras Ángela se concentraba en seleccionar barras de labios para Irene, una voz de hombre dijo: "Irene, ¿te gustan?"

Irene asintió, pensativa. Le gustaba el diseño de su empaque.

"Disculpe, ¿podría empacar estos por, favor? Voy a pagarlos".

Cuando Irene se dio cuenta de lo que estaba pasando, se dio la vuelta, "¡Martín!"

Este, aún con su uniforme militar, le dio su tarjeta a la vendedora y le sonri

ulsivamente.

Irene decidió explicarse: "Sra. Valentina, estoy saliendo con Daniel Si. Nosotros... vamos a casarnos también. ¡Salgamos cuando estás disponible!"

No estaba presumiendo. Simplemente lo dijo para aclarar cualquier malentendido.

La sonrisa de Martín desapareció al escuchar eso.

Valentina entendió lo que estaba haciendo Irene. Y dijo suavemente, "Ciertamente. ¡Os deseo todo lo mejor! Por favor, invitadnos a vuestra boda, si os parece bien".

Martín era un soldado. Fue su aspecto hermoso y su virilidad los que atrajeron a Valentina desde el principio.

"¡Absolutamente! ¿Puedo llamarte Valentina?" Irene tomó su mano. No tenía nada en contra de ella, ya que había descubierto que no había nada entre Valentina y Daniel y que su padre solo la había manipulado.

Valentina sonrió y asintió, "Por supuesto. ¡Entonces, te llamaré Irene!"

El ambiente tenso se esfumó, y rápidamente, se hicieron amigas. Irene llamó a Ángela y se la presentó.

Las tres mujeres salieron de la tienda riendo y hablando. Martín las siguió, observándolas yendo de la mano.

La amistad de las mujeres es única.

Diez minutos después, Irene tomó una bolsa y se la dio a Valentina. "No sabía que era tu cumpleaños. Así que, ¡aquí tienes! Es mi regalo para ti. ¡Feliz cumpleaños!"

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir