ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1042 Pareces un payaso.

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7839

Actualizado: 2019-05-24 02:15


Antes de que Carlota pudiera terminar de hablar, la Sra. Yi dijo con incredulidad: "Para mí, sería razonable rogarle al Sr. Si que las perdonara, porque, después de todo, es el Director General de una compañía internacional. ¿Pero me estás diciendo que debo suplicarle a Irene Shao? ¿A la hija de una asesina? ¡Qué broma!"

Carlota Yi miró a su cuñada y le dijo: "¡Mira la situación en la que nos encontramos! ¿Qué crees que es más importante? ¿Tu orgullo? ¿O la seguridad de nuestras dos hijas?"

Su pregunta dejó atónita a la Sra. Yi. Su corazón le dolía al pensar en cómo debía encontrarse su hija en la cárcel en ese momento, y en que ni siquiera podía ir a visitarla.

La Sra. Yi no tuvo más remedio que tragarse su orgullo y dijo: "Bien. ¡Vayamos a ver a esa chica!"

Pero Carlota inclinó la cabeza y puso la palma de su mano en su frente. Su hija, Sabina, era la ex novia de Daniel, pero Irene era su novia actual. Le preocupaba que, por ese motivo, Irene no la dejara tranquila tan fácilmente.

Cuando se despertó de su siesta, Irene se vio envuelta en la oscuridad. Jadeó con pánico en busca de aire, pero cuando pensó en Daniel, se tranquilizó.

Abrió la puerta de la sala de estar y la luz brillante del exterior inundó sus ojos. Se sintió incómoda, así que los entrecerró.

"¿Por fin te has despertado?" Sentado frente a su escritorio, el hombre dejó los papeles que tenía en sus manos y se acercó rápidamente.

Daniel notó entonces que Irene se había maquillado un poco. Pero como había llorado, su cara estaba ahora desarreglada y manchada con máscara de pestañas.

Pellizcó su nariz, fingió estar disgustado y dijo: "¡Mira tu cara! Pareces un payaso".

'¿Qué? ¿Un payaso?' Pensó Irene.

Ambos parecían tener un acuerdo para dejar de lado lo sucedido la noche anterior. Daniel temía que recordara los terribles sucesos y volviera a menospreciarse.

En cuanto a Irene, temía convertirse en una carga para Daniel, y no quería parecer patética delante de él.

Poco a poco, ella se había vuelto sensible a los sentimientos de los demás. De vez en cuando, pensaba antes de actuar o hablar, para no ofender ni molestarlos.

Entonces, Daniel tomó su mano y la llevó al baño. Cuando se vio en el espejo, se horrorizó. Las lágrimas habían esparcido su maquillaje por todas partes.

'¡Oh! ¡Qué terrible!' Se había maqu

menos un calzoncillo rojo una vez en su vida. Nunca te he visto usar alguno, ¡así que me preocupaba que no te gustara!"

...

Entró en el baño, sin darse cuenta de cómo el rostro de Daniel se había ensombrecido por completo.

Sacó la caja y la miró mejor. ¡Efectivamente, el color era rojo brillante!

...

Daniel realmente quería tirar la caja en el cubo de la basura. ¿Cómo pudo creer tan fácilmente a la vendedora?

'¡Debo averiguar quién es y despedirla!' Pensó Daniel, enojado.

Cuando Irene salió del baño, Daniel ya había despejado su escritorio y guardado algunos papeles importantes en su caja fuerte.

Luego, salieron juntos de la oficina del Director General.

Todas las secretarias seguían trabajando. Daniel les anunció: "Por favor, idos a casa temprano, esta noche".

"¡Sí, Sr. Si!" Dijeron todas al unísono.

Estela miró distraídamente a la pareja, que iba de la mano. Sintió que estaban realmente destinados a estar juntos...

Rafael miraba a Irene, quien se sorprendió.

Daniel también lo notó, así que le advirtió: "¡Rafael, ve a casa y mira a tu esposa!"

"¡Sí, Sr. Si!" Contestó. Al instante, apartó sus ojos de Irene. Quería tener la oportunidad de verla a solas para poder preguntarle algo.

'¡Oh, no puedo llevarme la muñeca a casa! Mi esposa se enojaría', pensó.

Antes de dejar la compañía, le dio la muñeca a uno de sus compañeros al azar y le dijo: "Esto es un regalo del Sr. Si".

Durante todo el siguiente mes, este hombre se preguntó por qué el Director General le había regalado una muñeca inflable.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir