ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1043 ¿Quería casarse conmigo

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7699

Actualizado: 2019-05-24 02:41


Si Rafael no supiera cuánto amaba el Jefe Si a Irene, ¡supondría que el Jefe Si debería haberlo amado a él!

Los dos caminaron hacia el auto de Irene en el aparcamiento. Daniel se subió al auto y se sentó en el asiento del conductor, mientras Irene se sentó a su lado. Mientras Daniel le abrochaba el cinturón de seguridad, de repente dijo: "Aparentemente voy a vengarme por darme esa muñeca hinchable".

Umm... Irene se rió. Realmente no podía dejar de pensar en esa muñeca. Entonces tomó su mano y dijo: "No seas tonto. La compré para ti. ¡Deberías agradecérmelo!"

Daniel puso su mano debajo de la barbilla de Irene, arqueó una ceja, miró sus labios y dijo: "¿Estás sugiriendo que puedo tener sexo con otras mujeres?"

Irene le quitó la mano, le miró fijamente a los ojos y dijo: "Por supuesto que no. ¿Estás sugiriendo que quieres tener relaciones sexuales con otras mujeres?"

Qué pregunta más tonta. Si ella quisiera que él tuviera relaciones sexuales con otras, le habría enviado alguna mujer, no una muñeca sexual. No era tan fácil encontrar la muñeca perfecta.

"Ire, recordaré lo que hiciste y debes compensármelo esta noche, o lo lamentarás", dijo Daniel. Irene quería responder, pero Daniel había puesto en marcha el auto y arrancó.

Fueron a un restaurante mexicano. Daniel siguió mirándola mientras comían.

"¿No vas a comer?", preguntó Irene. Parecía que sólo había pedido para ella.

Daniel sacudió la cabeza y respondió: "No, ya he comido".

Habría pedido un poco de vino tinto, pero recordó cómo reaccionaba Irene a la bebida, por lo que recapacitó y no lo hizo.

'Él ya ha comido... Pero, ¿qué comió él para cenar? ¿Comió la comida que le llevé a su oficina?' Irene pensó cuidadosamente. Daniel no llevaba ninguna caja cuando salieron de la oficina.

Después de saber que ya había comido, ella comió más rápido.

"No tienes que darte prisa. Puedo esperar", Daniel la miró a la cara con una sonrisa suave.

Irene asintió con la cabeza, pero aún intentó acabar más rápido.

Eran casi las nueve de la noche cuando salieron del restaurante.

"¿Dónde está Melania?", preguntó Irene. Ella sabía que Jorge había recogido a Melania, pero no sabía a dónde fueron.

A veces, Daniel e Irene olvidaban que tenían hijas porque los abuelos siempre se llevaban a las niñas

ra a Melania cuando durmiera.

...

Entonces, Irene le preguntó cuándo tendría edad suficiente para dormir en su propia habitación.

Daniel dijo: "Sólo puede tener su propia habitación cuando le demos un hermano para protegerla". Entonces, él le guiñó un ojo.

...

Irene puso los ojos en blanco, agarró la bata y entró en el baño.

Daniel la siguió y le impidió cerrar la puerta.

Daniel sabía que quería cerrar la puerta. Comenzó a desabotonarse la camisa y dijo: "¿Estás tratando de ocultarte de mí? No puedes esquivar el castigo".

... Irene miró cómo se desabotonaba la camisa, botón a botón. Luego tiró la camisa a la cesta de la ropa sucia.

Irene no podía dejar de mirar su fuerte y sólido pecho.

"¡Ven aquí!", dijo Daniel. Había dejado de aflojarse el cinturón.

Se acercó juguetonamente a él y le preguntó: "Jefe Si, ¿qué quieres que haga?"

Irene estaba pensando que si le obedecía, podría dejarla tranquila.

"¡Quítalo!", ordenó Daniel.

¿Qué? No podía escaparse ahora, ¿no?

Irene se mordió los labios y tiró su bata al suelo. Entonces, comenzó a bajar la cremallera de su vestido.

Daniel arqueó una ceja y la miró sorprendido. Sólo le estaba pidiendo que le ayudara a quitarse los pantalones. No esperaba que se quitara el vestido.

Pero pensó que eso era mejor. Ambos estaban desnudos.

Irene se estaba sonrojando. Mientras se deslizaba su vestido lentamente, la respiración de Daniel se aceleró. No podía soportarlo más. La levantó del suelo, la llevó bajo la ducha y abrió el agua.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir