ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1044 Mañana podemos divorciarnos

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 6705

Actualizado: 2019-05-25 00:07


"Daniel, ¿podrías por favor salir primero? Quiero darme una ducha rápida y volver con nuestra hija. Se quedó sin supervisión..." Ella bajó la cabeza, dejando que el agua caliente corriera por su cuerpo.

"No te preocupes Ya la acosté. Puedo asegurarte que nunca se caería, ni siquiera si se diera vuelta".

La miró profundamente a los ojos, bajó la cabeza y sopló suavemente en su oído.

"Bebé, trataré de contenerme..." No quería asustarla, pero a pesar de que dijo que se contendría, no pudo resistirse a devorarla centímetro a centímetro hasta que dieron las dos de la madrugada. Entonces, finalmente la soltó, haciendo caso a sus ruegos.

En el Jardín Complejo del Sur

Valentina entró en el dormitorio y abrió los regalos de cumpleaños que había recibido. La bolsa de papel marrón pertenecía a Ángela, y contenía un peine. '¡Es increíble!' Tocó suavemente el cepillo de madera y sintió que tener amigos era realmente bueno...

Luego colocó el cepillo de madera en su cómoda y abrió la bolsa de papel negra que le había dado Irene.

Intentó adivinar de qué se trataba. Después de meter la mano en la bolsa, concluyó que era ropa.

La sacó y descubrió un camisón negro, aunque... era muy corto y... bastante revelador...

La puerta del dormitorio se abrió silenciosamente y Martín, con su abrigo en la mano, observó lo que su esposa estaba haciendo.

Quedándose con la boca abierta, tragó saliva al ver lo que ella tenía en sus manos.

Al sentir sus ojos ardientes posados sobre ella, Valentina rápidamente se dio la vuelta y lo vio en el umbral de la puerta.

Apresuradamente, hizo una bola con la ropa y la puso de nuevo en la bolsa. 'Todo esto es culpa de Irene... '

Evitando los ojos de Martín, entró en su vestidor con la bolsa.

Mientras la colocaba en su armario, él sostuvo su mano y dijo: "Pruébatelo".

Ella, haciéndose la tonta, le preguntó: " ¿Qué?"

Con parsimonia, Martín tomó la bolsa de su mano y le dijo: "Irene te dio esto para que lo uses, así que, ¿por qué

á imaginarse que soy Irene?'

Al pensar en eso, no pudo evitar ponerse un poco triste, pero salió del vestidor tratando de ocultar sus emociones.

Martín se apoyó perezosamente en la cama. Al verla, fijó su vista en su enrojecido rostro del mismo modo que un león observaba a su presa.

Valentina dijo, "Bueno, Ya lo has visto. ¡Ahora iré a cambiarme!", y se volvió para dirigirse al vestidor.

Él saltó rápidamente de la cama y fue tras ella, luego la acorraló contra un armario y la besó.

Su violenta reacción asustó a Valentina, por lo que trató de alejar al hombre que vestía de un uniforme militar, pero su intento fue infructuoso.

Entre bocanada y bocanada en busca de aire, ella dijo, "Martín... Ah... Prometiste dejarme ir..."

Él sonrió, mostrando sus blanca dentadura, y por primera vez en su vida mintió: "¡Nunca dije que sí!"

"..." Ella lo miró con asombro, pero al recordar el diálogo se dio cuenta de que era cierto...

'¡Ahhhhhh! ¡Qué estúpida soy! He caído en su trampa'.

Después del sexo, la única palabra que fue capaz de pronunciar fue "Martín".

Él acarició su rostro y siguió susurrándole en los oídos.

La cara de la mujer estaba roja y brillante, como si se hubiera puesto rubor en ella...

Al día siguiente, Daniel llevó a la oficina a su hija y dejó a Irene sola en casa, durmiendo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir