ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1049 ¡Qué novia tan hermosa tiene!

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8738

Actualizado: 2019-05-25 03:42


No era fácil adivinar sus intenciones. Daniel se inclinó hacia ella y selló sus labios de rubí con un beso apasionado...

De repente, no se oyó ruido alguno en los asientos traseros porque algo romántico estaba ocurriendo.

La conductora tuvo que concentrarse en el volante. Había pensado que estallarían en una gran discusión, pero en lugar de eso, terminaron haciéndolo justo detrás de ella.

El ambiente dentro del auto comenzó a calentarse rápido.

Irene dejó escapar un largo suspiro contra los labios de Daniel, y este acabó por soltarla a regañadientes, como si hubiera tenido suficiente de su lápiz labial.

Con una gran sonrisa en su rostro, le susurró al oído: "Cómo desearía ahora mismo apretarte debajo de mí vigorosamente..."

El resto de sus palabras fueron calladas por su suave mano.

"¡Para! ¡De hecho, deberías limpiarte la comisura de tu boca!" Tímidamente, miró cómo estaba manchada de lapiz de labios y se rió.

Daniel tomó un pañuelo del reposabrazos y se lo dio. Con una sonrisa en su hermoso rostro, dijo: "¡Ayúdame en limpiarlo!"

Irene tomó el pañuelo y lo hizo, cuidadosamente.

De alguna manera, las cosas cambiaron a partir de entonces. Sin apenas darse cuenta, Irene estaba recostada en el asiento del automóvil con Daniel encima, mirándola con cariño.

"Jefe Si, hemos llegado". Estela estacionó el auto cuidadosamente en el aparcamiento. Su voz sonaba normal.

Cuando la escuchó, Irene apartó rápidamente al hombre y luchó por incorporarse. Se limpió apresuradamente la boca con las manos y murmuró: "¡Ya es suficiente, estamos aquí!"

¡Qué alivio! De lo contrario, habría terminado siendo "intimidada" por el gran lobo feroz...

Estaban en el JH Grand Hotel. Daniel caminó junto a Irene, a quien abrazaba por la cintura, y cuando llegaron al ascensor del vestíbulo, Estela se acercó para presionar el botón por ellos.

Sólo entró en el ascensor después de que lo hicieran. En su interior, permaneció en silencio detrás de ellos.

Se sintió celosa al mirar sus espaldas, pensando que eran la pareja perfecta.

Irene preguntó casualmente: "¿Con quién nos reunimos hoy? ¿Por qué me has traído?"

"Con algunos socios de negocios". No era necesario llevar a una compañera para la ocasión, pero quería que más personas supieran quién era Irene.

El ascensor llegó a la 8ª planta, donde el gerente del hotel los recibió calurosamente, habiendo sido avisado de su llegada por la recepcionista de la entrada.

Les abrió el camino hacia el Salón 888.

Estaba casi lleno, con solo tres asientos libres.

La silla principal y la de al lado estaban vacías.

a había tenido un mal presentimiento sobre ella. Se había dado cuenta de que Emma la miraba constantemente, estudiándola.

"Hola..." Para aliviar la tensión, Irene rompió el silencio con un saludo.

Para su sorpresa, Emma respondió a su saludo con una única pregunta: "¿Cómo están las cosas entre tu padre y tu madre?", dijo.

Irene hizo una pausa antes de afirmar lentamente: "Están bien. Sra. Gu. ¿Conoce a mis padres?"

Sin embargo, no contestó. Como si estuviera sola allí, Emma se miró en el espejo, examinando cuidadosamente las arrugas de su cara. 'Está claro que he envejecido', pensó Emma, mientras una sonrisa amarga se extendía por su cara.

Irene comprendió de inmediato que esta mujer debía haber tenido algo que ver con sus padres. Parecía el tipo de persona que tenía historias interesantes que contar.

Irene tiró a la papelera la toallita para secarse las manos y se despidió educadamente de Emma. "Me voy ahora".

Pero rápidamente, Emma la tiró de la muñeca y dijo: "Escucha, niña, hace años, le hice algo horrible a tu madre. ¡Por favor, no menciones mi nombre a tus padres!"

Aún tenía miedo de Samuel.

Le preocupaba que hiciera de su vida una pesadilla si pensaba que podría lastimar a su familia de nuevo.

Había pasado mucho tiempo en la cárcel, y lamentaba sinceramente lo que le había hecho a Luna...

'¿Le hizo algo horrible a mamá?' Irene estaba confundida por sus palabras y miró detenidamente a la mujer que tenía delante. Parecía más joven que su edad real, porque la gruesa base de maquillaje cubría todas sus arrugas.

Sin embargo, Irene podía ver que Emma era mucho mayor que su madre...

"De acuerdo". Irene aceptó la petición de Emma, porque parecía no tener ninguna mala intención.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir