ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1052 Llevaré a Bill al karaoke

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7715

Actualizado: 2019-05-26 00:17


La oyó decir: "Y tampoco iré. Ve tú, yo llevaré a Bill al karaoke". Desde que había perdido un brazo, Bill no tenía ni un solo amigo. ¡Pobre chico!

...

Daniel casi se volvió loco con su idea.

Después de otros dos minutos, dijo: "Si quieres que vea cuánto nos amamos, deja que venga también".

Irene puso los ojos en blanco y repitió sus palabras. "Y tampoco iré. Ve tú, yo llevaré a Bill al karaoke".

¡Bill! ¡Bill! A estas alturas, Daniel quería arrojarlo al mar como alimento para tiburones.

Con tristeza, advirtió a Irene: "Irene, nunca intentes desafiarme".

Se sintió ofendida y dijo: "Te lo dije con antelación, ¿no es así? Además, Bill y yo solo somos buenos amigos. ¿Por qué no lo dejas venir con nosotros?"

"Entonces, por favor, responde a la pregunta que te he hecho antes. ¿Estarías contenta si trajera a una amiga con nosotros?", preguntó de nuevo Daniel.

"No, estaría enojada". Respondió Irene sin dudarlo.

Daniel estaba satisfecho con su respuesta.

"Pero aún así, la dejaría venir si solo tuviera un brazo y ningún otro amigo..."

Daniel se quedó sin palabras.

En ese momento, quería realmente llevar a otra mujer con ellos para que Irene sintiera lo que estaba sintiendo.

Después de entrar en la casa, Daniel subió primero e Irene lo siguió inmediatamente después de cambiarse los zapatos.

"Cariño...", dijo Irene con voz seductora.

Daniel la ignoró y subió las escaleras en silencio. Irene no se rindió y continuó: "Cariño, mi querido Daniel... Amor... Mi vida..."

Finalmente, Daniel se detuvo en la puerta del dormitorio y miró con curiosidad a la mujer que tenía en frente, con una sonrisa sugerente en todo el rostro.

Dijo, juguetón: "Tal vez cambie de opinión si tienes sexo conmigo y me vuelves a hacer feliz".

...

Irene quería... maldecirlo.

Pero era una petición aceptable, ya que Daniel era, después de todo, el padre de sus gemelas. Le sonrió con ternura y luego pasó a abrazarle el cuello.

"¡Tenemos un trato!", dijo.

Daniel agarró su cintura delgada y, con voz profunda, dijo: "De acuerdo".

Por supuesto, no iba a soltar a la encantadora mujer que se ofrecía a tener relaciones sexuales con él, aunque todo fuera por ese maldito Bill.

Irene lo llamó seductoramente: "¡Oh, mi amor!"

Daniel arqueó sus cejas hacia e

Irene sopesó sus palabras un instante, y se rindió.

Un sentimiento de envidia volvió al corazón de Daniel. Sí, estaba celoso de que Irene le obedeciera tanto por Bill.

La torturó intencionadamente, por lo que protestó y gimió mucho.

Daniel tenía una sonrisa siniestra porque eso era lo que quería.

Pero…

A la tarde siguiente, lo primero que Irene hizo al despertarse fue llamar a Bill.

"Bill, vamos a divertirnos esta noche y te llevaré con nosotros", dijo con entusiasmo.

"¿Esta noche?" Dijo Bill.

"¡Sí! Chuck también estará allí, y conoces a la mayoría de los invitados", dijo Irene. Bostezó y luego se dio la vuelta perezosamente en la cama.

Había sido torturada toda la noche para que Bill pudiera acompañarlos.

"Lo siento, Ire, pero voy a otra fiesta", dijo Bill con tristeza. Bill estaba un poco avergonzado. Si esto hubiera ocurrido en el pasado, habría cancelado sin dudarlo sus planes para ir con Irene.

Pero el banquete había sido organizado por su abuelo, y este le había pedido que llegara puntual.

Irene no podía creer lo que estaba oyendo. ¡Había hecho todo aquello para nada!

En ese momento, sintió una infelicidad callada acumulada dentro de ella... Quería llorar...

Irene no lo creyó y le preguntó de nuevo: "Bill, ¿de verdad no quieres venir con nosotros?"

"Ire, quiero. Sabes que sí, pero mi abuelo me amenazó con que si no acudía, rompería todas las relaciones conmigo".

El abuelo de Bill lo conocía bien. Tuvo que amenazarlo para asegurarse de que estaría allí a tiempo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir