ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1062 Mi padre no carece de dinero

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7402

Actualizado: 2019-05-27 11:42


'¿Cómo es capaz de tirar sus tarjetas? ¡Debe haberse vuelto loco!' Pensó Irene.

"¡Ire, debes entender que todo mi dinero es para mi esposa y mi hija!" La miró con cariño. Había querido darle las tarjetas hacía tres años, cuando hablaron de casarse.

Incluso entonces, ya había tomado la decisión de ponerla al frente de las finanzas familiares. También sabía que Irene se negaría, pero tenía un plan para que aceptara.

Sin embargo, desapareció antes de que pudiera hacer nada...

Irene bajó la cabeza y murmuró suavemente: "Pero no soy tu esposa..."

"¡Lo serás, tarde o temprano! ¡Eres mía!"

... ...

Finalmente, su insistencia la hizo cambiar de opinión. Irene tomó las tarjetas y las puso en su bolso, una por una.

Señaló su bolso y dijo: "¿Contento? ¡Ahora, me tengo que ir!"

Daniel se quedó mudo.

Al verla adentrarse en la oscuridad, Daniel negó lentamente con la cabeza, confundido. Se preguntó qué demonios había hecho para asustarla.

'No importa. Déjalo por ahora'.

Daniel le ordenó a su guardaespaldas que la siguiera, mientras él se quedaba en la sala de estar y le enviaba un mensaje de texto que decía: "Ire, de ahora en adelante, ya no tendrás que molestar a tus padres para que te den dinero".

Ire recorría a toda prisa el camino hacia su casa, como si huyera de la de Daniel.

Entonces, escuchó que su celular sonaba, así que lo sacó y leyó el mensaje.

... "¡De todos modos, se lo devolveré!" No se estaba tirando un farol. Tenía la intención de pagarle a su padre todos los gastos que había generado.

"¿Piensas que tus padres aceptarán tu dinero?"

Irene aminoró el paso y caminó por la carretera, pasando por las farolas. Seguía pensando en el mensaje de Daniel. Sus padres nunca habían tocado el dinero que les había dejado antes de huir del País C.

"¡Mi padre no carece de dinero!" Escribió rápidamente el mensaje y lo envió.

Daniel miró su teléfono en silencio. Ire tenía razón. Samuel estaba muy bien situado económicamente hablando.

"Lo sé, pero ahorró su dinero para el futuro de su nieta, ¡no para ti!"

Inmediatamente, recibió una contestación de Irene. Su mensaje decía: "¡Tiene suficiente tanto para mí como para su nieta!"

"¿Por qué t

teléfono. Daniel nunca respondió a su último mensaje.

¿Estaría enojado... porque insistió en irse a casa?

¿Debería llamarle para ver cómo se encontraba? Aún pensaba en él cuando salió del cuarto de baño.

Ya era la medianoche pasada cuando se secó el pelo. Se preguntó si Daniel ya se habría ido a dormir o no.

Estaba extremadamente ocupado durante el día, ¡así que ya debía de estar durmiendo! Irene decidió dejarlo tranquilo.

No sabía que no iba a verlo durante unos días.

A la mañana siguiente, Irene se despertó temprano. Llevó a las gemelas al centro comercial.

"Mis queridas bebés, vuestra tía acaba de dar a luz a un niño. Ahora, ambas tenéis que elegir un regalo para él".

"¡Guau! Mami, ¿dónde está el bebé? ¡Quiero verlo!" Melania giró felizmente sobre sus pies.

"¡Yo también, mami! ¡También quiero verlo!" Michelle abrazó la pierna de Irene, suplicando.

Irene sonrió con ternura a sus gemelas y dijo: "No os preocupéis. Primero, escojamos algo bonito para el bebé, y luego iremos a verlo".

"¡Genial!"

Las niñas aceptaron y comenzaron a mirar los juguetes que había en la tienda.

Melania eligió una gorra azul claro.

Y Michelle un lindo par de zapatos.

Irene lanzó unos pañales en el carrito. Entonces, llevó a las gemelas hacia la caja.

Antes de pagar con su propia tarjeta, recordó lo que Daniel le había dicho la noche anterior. Con una gran sonrisa en su rostro, guardó su tarjeta y, en su lugar, sacó la de Daniel.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir