ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1079 ¿Quién soy yo para ti

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7226

Actualizado: 2019-05-30 00:07


Gonzalo dijo con voz orgullosa: "¿Por qué le has pedido que se aleje de mí? Ire y yo somos amigos desde la infancia. Ire, ¡ven aquí! ¡Déja que te abrace!"

'¿Cómo te atreves a coquetear con mi esposa delante de mí?' Pensó Daniel, enojado. Su rostro se ensombreció al instante.

Gonzalo estaba en la habitación de espaldas a la puerta, mientras Daniel estaba frente a la entrada. Cuando vio a una mujer aparecer repentinamente allí, Daniel puso una sonrisa astuta y dijo: "Gonzalo, así que compañeros de juegos desde la infancia... Guau, ¡sí que tenéis una buena relación!"

"¡Por supuesto! Hace décadas que nos conocemos, y crecimos juntos desde que éramos bebés. Nuestra relación es tan sólida como una roca. ¡En algún momento, mi madre hasta quiso que me casara con ella!" Era cierto, pero su amistad no se había desarrollado hacia un romance.

Tal vez porque estaban demasiado familiarizados el uno con el otro, se conocían desde siempre.

Solo se trataban como hermanos, no como novio o novia.

"Entonces, ¿por qué no te casaste con Ire?" Preguntó Daniel. Irene estaba confusa con las palabras de Daniel y se preguntó a dónde pretendía llegar con esto.

Gonzalo no sabía que había caído en su trampa. Aún siguió con sus tonterías y se quejó: "Quería casarme con Ire, pero se había enamorado de ti, ¿qué puedo hacer entonces? ¡Ay!"

Acabó sus palabras cubriéndose el pecho de manera exagerada para demostrar su 'tristeza'.

"¿Qué hubiera pasado si yo no hubiera aparecido?" Con el rostro desprovisto de cualquier emoción, Daniel miró a ese pretencioso actor. ...

Gonzalo respondió: "Si no fuera por ti, me habría casado con ella, esta buena chica..."

Cuando Irene se dio la vuelta para mirarlo, vio a la mujer parada en la puerta. Al instante, entendió lo que Daniel estaba haciendo. Se cubrió la boca y gritó: "Estrella..."

Gonzalo se quedó petrificado. '¡Oh, mierda!'

¡Al fin se daba cuenta de que Daniel le había tendido una trampa!

"Daniel, ¡eres un idiota!" Gonzalo estaba tan furioso que le temblaban las manos. Luego, se acercó apresuradamente a su esposa y le dijo: "Estrella..."

Haciendo pucheros, Estrella miró a Gonzal

su rostro. Ignorando el rostro sombrío del hombre, Irene tomó unos trozos de naranja sobre la mesa y los puso en la boca de Daniel.

Le dijo: "¡Cállate la boca! ¡No digas ni una palabra! ¡No te atrevas a enfadarte conmigo otra vez!"

Daniel no se defendió. Aceptó los trozos de naranja en su boca.

Después de meterle unos pocos más dentro, Irene esperó a que él hablara. Se sentía frustrada. 'Hombre malo, ¿por qué callas?' Pensó. Bromeó, "¡Oh, aún no me he lavado las manos! ¡Y acabo de hacer de vientre en el baño!"

...

Daniel dejó al instante de masticar.

Su expresión mostraba disgusto, lo que hizo que Irene se echara a reír.

Cuando Daniel estaba a punto de dirigirse hacia la basura, Irene añadió: "Oh, lo recuerdo. Sí que me lavé las manos con jabón".

... Daniel dudó y se preguntó si debía escupir la naranja o tragársela.

Luego agarró a la mujer, que estaba tratando de controlar su risa.

"Ah... Daniel... Eres repugnante... No quiero comer... Ah... No..." Un trozo de naranja pasó a su boca. Irene se revolvió y escapó de sus brazos. Fue a la basura y lo escupió.

La cara de Daniel finalmente volvió a la normalidad. Irene lo miró con desprecio y dijo: "No te sientas asqueado..."

Daniel la miraba, así que se calló en seguida.

'¡Huh! ¡Lo hiciste a propósito!' Pensó ella.

Irene se sentó de nuevo sobre sus rodillas. Daniel le hizo un gesto para que tomara un pañuelo y le limpiara la boca.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir