ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1085 Matad a Irene

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 6783

Actualizado: 2019-05-30 04:06


Daniel y Gerardo protegieron a Irene de las balas y la llevaron debajo del mostrador de la caja del restaurante.

Irene tiró Daniel de la manga y dijo: "Dame un arma".

Frente a las balas que le disparaban, el trozo de cerámica era totalmente inútil.

Daniel la miró, sacó una pistola de su bolsillo y se la ofreció.

Sabía lo que tenía en mente. ¡Nunca le permitiría arriesgar su vida! Daniel miró Irene a los ojos y dijo: "¡Sígueme!"

"¡Pum!" Una bala fue disparada y voló hacia ellos. Daniel tomó a Irene en sus brazos y corrió hacia una esquina cercana para ponerse a cubierto.

Luego, apuntó a los hombres armados y apretó el gatillo varias veces.

Varios hombres cayeron mientras se escuchaba el sonido de la pistola, antes de que Irene, totalmente protegida por Daniel, pudiera entender lo que acaba de suceder...

Daniel la había llevado a la cocina, diagonalmente opuesta al mostrador de caja.

La empujó hacia un rincón y luego, cerró la puerta de la cocina, dejando un pequeño hueco.

Ocho de los diez hombres armados habían caído. Los otros dos, que llevaban armaduras y rifles en las manos, se acercaban con precaución.

Daniel cargó rápidamente su arma y les disparó, apuntando a los dos enemigos, que respondieron inmediatamente con agresividad.

La ventana de cristal de la puerta se rompió de golpe.

Irene, agarrando su trozo de cerámica, se levantó de repente y corrió hacia el otro lado de la cocina.

Una bala pasó por encima de su cabeza y se incrustó en la pared, evitándola por un par de centímetros.

"¡Irene!" Daniel frunció el ceño y le lanzó una mirada llena de reproches.

¿Por qué no podía hacer lo que se le ordenaba?

Irene se encogió de hombros y respondió con una sonrisa confiada. Al escuchar el sonido de las armas que se aproximaba, intercambiaron una mirada cómplice y empezaron a contraatacar.

Daniel apuntó con su arma a uno de los hombres y apretó el gatillo, mientras que Irene arrojó su trozo de cerámica al otro.

"¡Ay!"

El primero cayó en cuanto re

Jefe Si solo. Su presencia allí no haría nada más que distraerlo".

"De ninguna manera. Soy buena en artes marciales. Volvamos. ¡Prometo que no dejaré que Daniel me vea!" La mente de Irene se llenó de pensamientos macabros. Aquel hombre era el demonio... Torturaba a la gente hasta la muerte...

"Srta. Irene, si no hubiera saltado del auto y corrido hacia el edificio, el Jefe Si no habría sido herido". Rio trataba de convencerla, mientras mantenía los ojos en la carretera.

El Jefe Si la había contratado para proteger a la Srta. Irene.

Su seguridad era su responsabilidad. Si una de ellas tenía que morir, sería ella, era su deber.

Las palabras de Rio tranquilizaron un poco a Irene. Luego, Irene empezó a pensar en cómo ayudar a Daniel y Gerardo.

En el edificio

Al ver que dos hombres armados cargaban a Hogin, que había sido torturado hasta la extenuación por las prostitutas, Daniel tomó un cuchillo de Gonzalo y se lo lanzó directamente hacia la entrepierna.

Hogin, que estaba a punto de desmayarse, cubrió sus partes íntimas y dejó escapar un grito de dolor: "¡Ayyy!"

Entonces, el sonido de unos frenos chirriantes vino desde el exterior. Daniel le guiñó un ojo a Gerardo, que estaba peleando con Aitor. Gerardo captó la indirecta, y luego, golpeó a Aitor en el vientre con toda su fuerza y se deslizó por la escalera.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir