ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1096 No vuelvas a entrar a la cocina

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 7867

Actualizado: 2019-06-01 01:17


"¡Gerardo! Deja de molestarme y vuelve con tu hijo", Irene asomó la cabeza y le pidió a Gerardo que se fuera.

¡Estaba decidida a aprender a cocinar ese huevo para poder empujarlo dentro de la boca de Gerardo y así callarlo!

"Está bien, me voy. Es una pena... no desayunaré hoy", dijo él sacudiendo la cabeza mientras subía las escaleras.

Al llegar al segundo piso, gritó: "Ire, ¿crees que deba sacar a todos de la casa?"

Lo decía porque había sabido que su hermana casi había prendido fuego a la cocina antes.

Enojada, Irene gritó: "Gerardo, eres un abogado experimentado y profesional. ¿Podrías dejar de actuar como un joven inmaduro?"

Él debía pasar demasiado tiempo con Gonzalo, porque parecía haber adquirido el comportamiento travieso y juguetón de este último.

"¡Puff! No necesito ser profesional frente a ti". Con los juguetes de Félix en la mano, Gerardo volvió a la habitación.

La niñera acababa de terminar de alimentar al niño y estaba jugando con él, mientras que Sally estaba haciendo ejercicios de recuperación postnatal.

"Gerardo, escuché a Irene gritar muy fuerte en la planta baja. ¿Qué está haciendo?"

Él no había cerrado la puerta cuando bajó las escaleras, así que Sally pudo escuchar el alboroto.

"Está cocinando el desayuno. Será mejor que nos preparemos para morir de hambre", respondió al tiempo que le daba los juguetes a su hijo y lo tomaba de brazos de la niñera.

Al escuchar eso, Sally frunció los labios y dijo: "¿Cómo puedes ser tan malo con tu hermana?"

¿Morir de hambre? ¡Incluso si Irene hubiera preparado el desayuno con veneno, él se lo comería sin dudarlo!

¡Todos sabían lo importante que era su hermana para él!

Gerardo no dijo nada y se puso a jugar con su hijo.

A las siete y media de la mañana, las gemelas, que ya estaban vestidas, estaban a punto de llamar a la habitación de sus padres, pero Luna las retiró rápidamente y dijo: "¡Vamos a jugar con su primito!"

La puerta de la habitación de Gerardo estaba abierta, mientras que la de Ire todavía estaba cerrada.

"Pero abuela, ¡quiero ver a papi y a mami!", dijo Michelle mirando a Luna con entusiasmo.

"No se han levantado, todavía. Vamos a dormir un poco más, ¿de acuerdo? Ven".

En ese momento, la puerta del dormitorio se abrió y Daniel, pulcramente vestido, salió de la habitación.

Después de verlas a

n frito.

Cuando le pasó uno a su madre, le dieron un bocado de papilla.

Cuando le pasó otro a su hermano, le dieron otro bocado de papilla.

Cuando le pasó uno más a su cuñada, le dieron un pedazo de omelette.

...

¡Uf! Cuando finalmente peló el último para sí misma, se sentía satisfecha.

Daniel ya la había alimentado hasta dejarla llena.

Entonces echó una mirada a su alrededor y descubrió que todos estaban comiendo la sopa de albóndigas que Samuel había comprado, y se preguntó por qué todos estaban comiendo eso.

Sin embargo, ella optó por comer los huevos que había cocinado.

Después del desayuno, cada quien se dispuso a cumplir con sus obligaciones. Irene y Daniel salieron juntos de la mansión, donde Rafael ya esperaba afuera para recoger a su jefe.

Irene estuvo a punto de llevarse su propio automóvil, pero Daniel insistió en que se fueran juntos. Él le dijo que primero la llevaría a su tienda, y ella no se negó. Lo siguió hasta el auto, que era seguido por un convoy de tres autos más.

Se detuvieron frente a la tienda. Ahí Daniel le dio un beso y le dijo: "Ven a mi oficina a las 5 cinco de la tarde".

"¿Por qué? ¿Qué vamos a hacer?"

"Algo importante. ¡Sólo asegúrate de venir!", dijo Daniel, mirándola seriamente.

Ella se sintió conmovida por su sinceridad y asintió, "Está bien. Iré una vez que termine mi trabajo".

"Bien. ¡Te veré luego!"

Él bajó del auto y le abrió la puerta, y cuando ella bajó, le dijo: "Por favor, cuídate. ¡No te alejes de Rio! ¡Llámame si vas a algún lado, y no confíes en nadie!"

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir