ManoBook > Romances > Enamorada del CEO

   Capítulo 1100 Soy tan inteligente

Enamorada del CEO Por Bai Cha Palabras: 8025

Actualizado: 2019-06-02 00:07


Daniel se movió silenciosamente hasta su escritorio, sacó algo del cajón inferior y luego abandonó el estudio.

En el pasillo, llamó a sus guardaespaldas y abrió la puerta de la habitación para asegurarse de que su amada estuviera sana y salva.

Solo una tenue luz del farol exterior atravesaba la ventana del dormitorio. Daniel puso su teléfono en la mesita de noche y envolvió a Irene con una manta. Entonces la cargó lentamente, la llevó al vestidor y la acostó sobre el sofá.

La besó en la frente y salió del vestidor.

En silencio y lentamente, se acercó a la esquina del balcón y vio que, efectivamente, había dos o tres figuras trepando el balcón como expertos.

Pero esa no era la peor parte: no solo subían por el balcón, sino que también había algunas personas que trepaban por el balcón del dormitorio de sus hijas...

¡Daniel comenzaba a darse cuenta de lo grave que era la situación! ¡Cómo se atrevían a acercarse a su mansión!

Los asesinos bien entrenados saltaron a su balcón y abrieron la puerta.

Cuando el primer hombre se acercó a él, Daniel levantó la pistola con silenciador en su mano y apretó el gatillo.

Después de un suave quejido, el hombre se cubrió el pecho y cayó al suelo.

Los demás hombres se sorprendieron y Daniel aprovechó el momento, cambiando rápidamente su ubicación en la oscuridad.

Sacó una daga y apuñaló a otros dos hombres en el pecho, uno tras otro, con precisión.

Los otros asesinos levantaron sus armas con silenciador y apuntaron al dormitorio.

Daniel estaba en la oscuridad, así que no sabían dónde se encontraba exactamente, por lo que dispararon al azar por toda la habitación.

Después de un momento de sonidos bajos y amortiguados, la habitación quedó en silencio. No sabían qué hacer, ya se habían expuesto demasiado. Daniel estaba escondido en algún lugar del dormitorio y ya no podían inmiscuirse más. Uno de ellos instruyó en voz baja: "¡Retirada!"

Sin embargo, cuando los asesinos acababan de deslizarse desde el balcón hasta la planta baja, docenas de guardaespaldas los acorralaron de inmediato y los tuvieron bajo control, sin darles la oportunidad de agarrar sus armas.

Daniel encendió las luces y escaneó el dormitorio:

el tocador de Irene, la mesita de noche y un adorno de cristal estaban dañados.

Algunas balas adornaban la pared, mientras que otras estaban caídas en el suelo.

Ordenó a sus gua

a no había prestado atención a la ruta mientras iban allí la noche anterior.

"Mmm, cuando quieras ir, dímelo. ¡Yo te llevaré allí!", le prometió Daniel.

Irene pensó por un momento, perpleja, y preguntó: "Daniel, ¿qué desayunaste esta mañana?"

"¿Qué? Desayuné lo mismo que tú...", respondió él. Había sido un simple desayuno chino.

"No había miel en nuestro desayuno. ¿Por qué estás siendo dulce en este momento? ¿Le pediste a alguien que te enseñara a decir estas cosas?", bromeó Irene.

El hombre al otro lado de la línea se echó a reír. Irene era, de hecho, su bebé adorable.

"¿Qué quieres decir? ¡Siempre he sido así de dulce cuando te hablo!", dijo él. No necesitaba que le enseñaran al respecto. Cada vez que veía a Irene, le gustaba decirle las palabras más dulces para hacerla feliz.

Ella se sonrojó y dijo: "Pero, Daniel, nunca habías actuado así antes".

Recordó que él siempre era frío y grosero con ella, incluso solía someterla.

"Bueno... Antes subestimé nuestra relación, pero ahora aprecio toda tu belleza, habilidades y tu valía", dijo él. Tenía que cuidar su relación después de todas las dificultades que habían atravesado.

"¡Guau! ¿Quién es este? ¿Qué le has hecho a mi Daniel Si? ¿Por qué estoy hablando con el enamorado Sr. Si?", bromeó Irene, a lo que Daniel respondió: "¿Eso crees? ¡Es un cumplido, entonces!"

"Detente. No quiero hablar más contigo. ¡Tengo que ir a mi pastelería! Volveré temprano para cuidar a nuestras gemelas esta noche". Rio también estaba en el auto e Irene era demasiado tímida para hablarle dulcemente a Daniel por teléfono.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir